Cualia.es

«Realworlds: Superman» (2000), de Steve Vance y José Luis García-López

Al igual que «Superman: Kal» (1995), de Dave Gibbons y José Luis García-López, y «Superman, Inc.» (1999), de Steve Vance, también dibujada por García-López, «Realworlds: Superman» (2000) nos plantea otra historia alternativa ambientada en el universo del Hombre de Acero.

Guionizada por Vance, «Realworlds: Superman» se centra no en Superman, sino en el poder de su símbolo para influir –no necesariamente para bien, como es este el caso–en la vida de las personas. Técnicamente, no puede ser clasificada como un Otros Mundos porque no aparece Superman y, de hecho, la historia está ambientada en lo que sería nuestra propia corriente temporal, aquella en la que el Hombre de Acero no es más que un personaje de cómics. Así, el título que utilizó DC fue el de Realworlds, una línea que también tuvo volúmenes dedicados a Wonder Woman y Batman.

La acción se sitúa en Estados Unidos durante los años cincuenta del pasado siglo. Eddie es un joven huérfano, ingenuo y apocado pero honrado, que sufre los abusos del jefe de la tienda en la que trabaja y la banda de delincuentes del barrio liderada por el carismático Pete. Una noche, las bromas contra Eddie van más allá de lo esperado y Pete y sus secuaces, después de emborracharlo hasta la inconsciencia, le tatúan en el pecho el símbolo de Superman, su héroe favorito.

A partir de ese momento, la vida de Eddie empeora todavía más. Se convierte en blanco de las burlas de todo el mundo, su jefe le despide y no encuentra trabajo. Atrapado en una situación límite, entra en la casa de Pete para robarle el dinero producto de sus delitos, pero es atrapado por la policía y encarcelado. La experiencia en prisión lo transforma física y mentalmente. De trasunto de Clark Kent pasa a ser un gigantón musculado, arrogante y vengativo cuyo comportamiento al cumplir su condena y salir libre parece burlarse de lo que representa el tatuaje de su pecho, que ahora luce orgulloso.

Es esta una aventura mucho más oscura que «Superman, Inc.», pero también menos emocionante. No es ya que el protagonista reciba un verdadero maltrato psicológico sino que el uso del símbolo de Superman no tiene una justificación sólida y permanece siempre en un segundo plano. Éste en ningún momento inspira al protagonista ni es lo que le mueve a su acto de redención final. De hecho, aparte de unas muchachas que vagamente recuerdan a Lois y Lana –pero que no llevan sus nombres–, el tatuaje de Eddie y su gusto por los juguetes de Superman, no hay más conexión con el Hombre de Acero.

Tampoco la trama de los mafiosos está particularmente bien desarrollada, recurriendo a tópicos y desenlaces previsibles.

En este caso, además, José Luis García-López parece menos inspirado que de costumbre. Sigue siendo un artista muy por encima de la media de lo habitual en el género de superhéroes y en todo momento mantiene su maestría anatómica y expresiva, pero su composición de página y viñeta es aquí más convencional, menos dinámica y atrevida.

Artículos relacionados

«Aventuras de Superman» (1952-1958)

«Superman contra el mundo» (1975-1978), de José Luis García-López

«Superman» (1978), de Richard Donner

El Superman de Alan Moore (1985-1986)

«Crisis en Tierras Infinitas» (1985-1986), de Marv Wolfman y George Pérez

«Superman: El hombre de acero» (1986), de John Byrne

«Superman» (1987), de John Byrne

«Action Comics» (1987), de John Byrne

«El mundo de Krypton» (1987), de John Byrne y Mike Mignola

«El mundo de Smallville» (1988), de John Byrne y Kurt Schaffenberger

«El mundo de Metrópolis» (1988), de John Byrne y Win Mortimer

«Los ladrones de la Tierra» (1988), de John Byrne, Curt Swan y Jerry Ordway

«Superman» de John Byrne: la última etapa

«Superman / Batman: Los mejores del mundo» (1990), de Dave Gibbons y Steve Rude

«La muerte de Superman» (1992-1993)

«Superman: Kal» (1995), de Dave Gibbons y José Luis García-López

«Kingdom Come» (1996), de Alex Ross y Mark Waid

«La boda de Superman» (1996)

«Superman: Las cuatro estaciones» (1998), de Jeph Loeb y Tim Sale

«Superman: Paz en la Tierra» (1999), de Paul Dini y Alex Ross

«Superman, Inc.» (1999), de Steve Vance y José Luis García-López

«Superman y Batman: Generaciones» (1999-2004), de John Byrne

«JLA: Tierra 2» (2000), de Grant Morrison y Frank Quitely

«Realworlds: Superman» (2000), de Steve Vance y José Luis García-López

«Superboy: Legión» (2001), de Mark Farmer y Alan Davis

«Superman: Hijo rojo» (2003), de Mark Millar, Kilian Plunkett y Dave Johnson

«Superman: Identidad secreta» (2004), de Kurt Busiek y Stuart Immonen

«JLA: La Nueva Frontera» (2004), de Darwyn Cooke

«Crisis de identidad» (2004-2005), de Brad Metzler y Rags Morales

«Superman: Ruina» (2005), de Greg Rucka

«All-Star Superman» (2005-2008), de Frank Quitely y Grant Morrison

«Superman Returns» (Bryan Singer, 2006)

«Superman: La caída de Camelot» (2006-2008), de Kurt Busiek y Carlos Pacheco

«Superman: Último hijo» (2006-2008), de Geoff Johns y Richard Donner

«Superman y la Legión de Superhéroes» (2007-2008), de Geoff Johns y Gary Frank

«Superman: Action Comics nº 1» (2011), de Grant Morrison

«Superman: Man of Steel» (Zack Snyder, 2013)

«Superman: American Alien» (2016), de Max Landis

Copyright del artículo © Manuel Rodríguez Yagüe. Descubre otros artículos sobre cine, cómic y literatura de anticipación en nuestra sección Fantaciencia. Publicado previamente en Un universo de ciencia ficción, y editado en Cualia con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Manuel Rodríguez Yagüe

Manuel Rodríguez Yagüe

Como divulgador, Manuel Rodríguez Yagüe ha seguido una amplia trayectoria en distintas publicaciones digitales, relacionadas con temas tan diversos como los viajes ("De viajes, tesoros y aventuras"), el cómic ("Un universo de viñetas"), la ciencia-ficción ("Un universo de ciencia ficción") y las ciencias y humanidades ("Saber si ocupa lugar"). Colabora en el podcast "Los Retronautas".