Cualia.es

«Violent Cases», de Neil Gaiman y Dave McKean

Cuando Escape Books publicó la primera edición de Violent Cases en 1987, los nombres de Neil Gaiman y Dave McKean se hicieron un hueco en ese mundo darwinista y un tanto enloquecido que es la industria del cómic.

Era su primera novela gráfica. Un trabajo de artesanía, en el que la narrativa posmoderna de Gaiman quedaba plasmada en las viñetas de McKean, un diseñador experimental y juguetón, con la elegancia enredada en sus genes.

Todo hay que decirlo: aquella edición en blanco y negro lanzada por Escape no hacía justicia al oficio de McKean. De ahí que las posteriores tiradas en color reforzasen aún más la impresión de sorpresa que causó su original grafismo.

Gaiman, cuya imagen representa al protagonista en su edad adulta, nos relata la historia de un crío de Portsmouth. Un niño cuyo padre, después de dislocarle el brazo, le lleva a un osteópata que, décadas atrás, fue empleado por Al Capone.

Los recuerdos de narrador en su infancia –como los de cualquiera con sangre en las venas– no pueden enumerarse con gran lujo de detalles, precisamente porque la memoria flaquea y a veces duele demasiado para ser sincera. En cualquier caso, descubrimos lo suficiente para saber que este chaval tuvo una compleja relación con su padre.

Guiado por la curiosidad, el niño le pide al osteópata que le hable de los gangsters, y a través de esos relatos, la violencia y los secretos mal guardados se convierten en temas cotidianos para el pequeño.

Tanto en Violent Cases como en Mr. Punch (1994), Gaiman y Dave McKean plantean un retrato sugerente sobre el modo en que el pasado puede interpretarse como una mitología multiforme y enrevesada, que nos aturde con súbitos flashbacks, o con arreglos improbables que cubren ciertos vacíos (Por ejemplo, ese personaje idéntico a Einstein, o el que es igual que el compañero de Humphrey Bogart en El Halcón Maltés).

Por otro lado, se trata de una obra adulta, que Gaiman escribió después de sorprenderse en 1986 con la publicación de Watchmen, de Alan MooreMaus, de Art SpiegelmanBatman: el regreso del Caballero Oscuro, de Frank Miller, y Superman: The Man of Steel, de John Byrne.

Por aquellos días, muchos descubrieron que los cómics no son sólo un entretenimiento infantil, y Violent Cases venía a confirmarlo con su reevaluación del pasado, su narrativa fragmentaria y sus ilustraciones expresionistas, que encuentran un equivalente estilístico en otra obra igualmente poderosa, Elektra: Assassin, de MillerBill Sienkiewicz.

Todo ello convierte este álbum en un pequeño clásico, tan singular en lo narrativo como ambicioso en lo artístico.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.