Cualia.es

Thorgal: «La espada-sol» (1992) y «La fortaleza invisible» (1993), de Van Hamme y Rosinski

Las dos siguientes aventuras de Thorgal en solitario ‒incluidas en los álbumes 18 y 19 de la serie‒ enfrentan a su protagonista, todavía perseguido por su fatal destino, a una serie de peripecias especialmente crueles y violentas, al término de las cuales la situación va a experimentar un nuevo y trágico giro.

En La espada-sol (L’Épée-soleil, abril de 1992), Thorgal rescata en un bosque a una niña del ataque de un oso, pero la chiquilla, que acaba de sobrevivir a una emboscada en la que han fallecido todos sus escoltas, huye asustada. Thorgal continúa su camino y llega a la granja de una familia de campesinos cuyo padre le explica que toda la región está gobernada con mano de hierro por Orgoff el Invencible, gracias a que posee un arma formidable, La Espada Sol. A él se oponen unos rebeldes, desheredados del régimen feudal anterior, que se esconden en los pantanos cercanos.

Por la mañana, Thorgal, denunciado por su anfitrión, es cogido prisionero por los hombres de Orgoff y llevado a las obras de una fortaleza para que trabaje como esclavo. Pero cuando el líder llega al lugar, Thorgal lo desafía, le vence y huye con uno de sus camaradas esclavos, quien le guía hasta los rebeldes. El jefe de éstos resulta ser nada menos que Kriss de Valnor. Resulta que la joven quiere recuperar la Espada Sol, un arma que ella le robó a Ogotai en el País Qa y que le fue sustraída por Orgoff. Sin embargo, la alianza de Thorgal, el hijo del granjero que le traicionó (y que tiene más principios que su padre) y la niña que salvó del oso, dará un vuelco a toda la situación, al final de la cual, el vikingo y Kriss se convertirán en compañeros de aventuras.

Es esta una historia de transición entre etapas cuyo argumento no es particularmente original, recuperando el cliché del noble héroe enfrentándose al tirano usurpador que tiene subyugado a su pueblo. Pero no está ni mucho menos exenta de méritos: suceden muchas cosas, tiene muy buen ritmo y es absorbente dentro de su clasicismo formal, esto es, una narración lineal y sencilla cuyos giros van sucediéndose unos a otros sin dejar momentos muertos pero sin tampoco aportar grandes sorpresas ni personajes particularmente memorables (el villano en esta ocasión es casi un estereotipo). La pequeña historia de amor entre el joven campesino y la princesita, en absoluto ñoña, nos recuerda que incluso en las aventuras menos sobresalientes de Thorgal siempre hay espacio para alguna pequeña perla.

El auténtico plus de este entrega, por supuesto, es el regreso de Kriss de Valnor, la perversa y astuta guerrera que marcó a toda una generación de fans del personaje con su atractivo, fiereza, sensualidad y amoralidad desde su presentación en Los arqueros y, sobre todo, en el Ciclo del País Qa. No es de extrañar que Van Hamme quisiera recuperarla y lo hace sin que haya perdido ni un ápice de su carisma de mujer fatal. De hecho, será Thorgal quien pague el precio convirtiéndose en su juguete a partir del siguiente álbum.

La fortaleza invisible (La Forteresse invisible, noviembre de 1993) comienza cuando Thorgal y Kriss son atacados por dos hombres mientras acampan junto a un lago. La guerrera mata a uno de ellos pero el otro escapa y da la alarma en el cercano poblado. Mientras tanto, exasperado por Kriss, Thorgal decide abandonarla pero ella, en un arranque de ira y resentimiento, mata a su caballo obligándole a caminar y haciéndole vulnerable al asalto de los iracundos hombres del mencionado pueblo.

Al caer la noche, Thorgal encuentra a una anciana, Alayin, que parece conocerle muy bien. Le dice que podría levantar la maldición que pesa sobre él entrando en la Fortaleza Invisible de la valkiria Taimyr y borrando su nombre, que los dioses dejaron tallado allí. Alayin desaparece justo cuando los hombres del poblado atacan y capturan a Thorgal. Mientras lo torturan, la anciana reaparece y le ayuda a escapar.

En su huida, reencuentra a Kriss, herida en el tobillo a resultas de una caída del caballo, y tras salvarse por los pelos de la muerte se refugian en una caverna que resulta ser la entrada a la Fortaleza de Taimyr. Allí, el vikingo debe superar una serie de pruebas que consisten en enfrentarse y matar o ver morir a todos aquellos que jugaron un papel en su pasado: la maga Silve, Vlana, Shardar, Gandalf el Loco, Ewing, Shaniah, la Guardiana de las Llaves, la serpiente Nidhogg, Tjall, Argun y, por último, Aaricia, Jolan y Loba… Cada vez que éstos desaparecen de su vista, su mente los olvida para siempre. Los recuerdos, buenos y malos, son demonios interiores que corroen el espíritu. Por eso, para escapar del destino, hay que borrarlos y así poder empezar de nuevo.

Y, efectivamente, Alayin, que resulta ser la valkiria Taimyr, le permite finalmente borrar su nombre de la losa de granito cósmica en la que están grabados los recuerdos de los dioses de Asgard. Éstos, por intercesión de la diosa Frigga, accedieron a liberar a Thorgal y olvidarlo, siempre que éste hiciera lo mismo con su propia memoria. Totalmente amnésico, regresa al mundo real, a los brazos de Kriss, que lo engaña respecto a su identidad y lo vincula a sus proyectos de conquista.

En este punto y aunque podemos imaginar que Thorgal no permanecerá para siempre alejado de su familia, el lector no sabe cuánto tiempo se prolongará la situación de amnesia del personaje y qué pasará durante ese periodo. Van Hamme “sólo” escribirá diez álbumes más (Yves Sente heredará la serie en el número 31), los suficientes como para considerar La espada-sol y La fortaleza invisible como parte de un nuevo ciclo.

Este último álbum es más interesante que el precedente, adaptando el mito del Golem al mundo nórdico (la idea de que se puede engañar a los dioses y el Destino borrando el nombre), pero también el que contiene más referencias al pasado de Thorgal de toda la serie. De hecho, la aparición de multitud de amigos y enemigos de anteriores aventuras hace que el guión resulte incomprensible para quien no sea un veterano seguidor de la colección. Por supuesto, para los fans la experiencia es la contraria porque siempre es un placer reencontrarse con aquellos personajes que tan buen recuerdo dejaron en lecturas pasadas. Es una historia, en resumen, muy ágil con abundantes dosis de fantasía y un tono trágico que culmina en otro punto y aparte para el personaje.

Van Hamme introduce una interesante escena en la que cuestiona los motivos por los que Thorgal abandonó a su familia e, inesperadamente, le da una capa adicional de ambigüedad que nunca antes se había apuntado. Kriss, que siente una evidente atracción por él –como todas las mujeres que aparecen en la saga, por otra parte‒, intenta equivocada y bruscamente atraerle a su mundo de escaramuzas y violencia tratando de convencerle de que en realidad él no está hecho para la vida doméstica. La reacción de Thorgal es la contraria a la esperada pero cabe preguntarse si ello es debido a que le desagrada encarar los argumentos de Kriss por tener éstos ciertos visos de verdad. La extraña decisión de apartarse de Aaricia y sus hijos –habida cuenta de lo que sabíamos del personaje– podría entonces entenderse como una mera excusa, consciente o inconsciente, para regresar a la libertad y la aventura. De hecho y en los siguientes álbumes, Kriss pasará a ser una especie de amante, resolviendo así la tensión sexual entre ambos.

En cuanto a Rosinski y a pesar de que ha simplificado un tanto su dibujo y hay algún que otro atajo, sus páginas siguen siendo notables y su maestría a la hora de retratar ambientes y paisajes permanece intacta. No ha perdido tampoco el pulso a la hora de saltar del campo del realismo a la fantasía, como sucede en La fortaleza invisible.

Tras el álbum anterior de transición, esta entrega, claramente impregnada de atmósfera onírica, anuncia un giro de ciento ochenta grados para la serie que promete ser de gran interés.

Artículos relacionados con la serie Thorgal

Thorgal: La maga traicionada (1980), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La isla de los mares helados, de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Los tres ancianos del país de Arán (1981) de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La galera negra (1982), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Más allá de las sombras (1983), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La caída de Brek Zarith (1984), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: El hijo de las estrellas (1984), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Alinoe (1985), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: El Ciclo del País Qa (1985-1988), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Aaricia (1989), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: El señor de las montañas (1989), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Loba (1990), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La guardiana de las llaves (1991), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La espada-sol (1992) y La fortaleza invisible (1993), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La marca de los desterrados (1995) y La corona de Ogotai (1995), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Gigantes (1996) y La jaula (1997), de Van Hamme y Rosinski

Copyright del artículo © Manuel Rodríguez Yagüe. Descubre otros artículos sobre cine, cómic y literatura de anticipación en nuestra sección Fantaciencia. Publicado previamente en Un universo de ciencia ficción, y editado en Cualia con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Manuel Rodríguez Yagüe

Manuel Rodríguez Yagüe

Como divulgador, Manuel Rodríguez Yagüe ha seguido una amplia trayectoria en distintas publicaciones digitales, relacionadas con temas tan diversos como los viajes ("De viajes, tesoros y aventuras"), el cómic ("Un universo de viñetas"), la ciencia-ficción ("Un universo de ciencia ficción") y las ciencias y humanidades ("Saber si ocupa lugar"). Colabora en el podcast "Los Retronautas".