Cualia.es

Thorgal: El Ciclo del País Qa (1985-1988), de Van Hamme y Rosinski

Los arqueros (Les Archers, septiembre de 1985), es el noveno álbum de la serie de Thorgal, y con él empieza el llamado Ciclo de Qa.

Dos aventureros, la hermosa Kriss de Valnor y su compinche Sigwald, roban de una aldea su piedra de sangre, un gran rubí sagrado, y huyen bajo las amenazas del chamán. En otro lugar, Thorgal está pescando cuando le sorprende una tormenta y mientras trata de sobrevivir al oleaje, su bote es arrollado por una embarcación mayor cuyo ocupante, el joven Tjall, lo salva y lo lleva a la casa de su tío, el maestro armero Arghun Pie de Árbol, especializado en arcos y flechas. Hasta allí llegan también Kriss y Sigwald para comprar armas, demostrándose todos ellos mutuamente su talento con el arco.

Una vez se han ido sus clientes, Arghun le propone a Thorgal que le acompañe a él y a Tjall a una competición de tiro con arco que se va a celebrar en Umbria y en la que el ganador se llevará una jugosa recompensa. El vikingo accede, esperando ganar y poder así adquirir un nuevo bote con el que volver a la isla donde le aguardan Aaricia y Jolan. Por el camino, se encuentran a Sigwald, que les cuenta que Kriss ha sido hecha prisionera por un grupo de guerreros –procedentes de la aldea que robaron-, sin especificar las razones de ello. Todos juntos, liberan a la muchacha y matan a los secuestradores, pero Sigwald resulta herido en un brazo, lo que le va a impedir participar en la competición a la que también ellos se dirigían. Thorgal le propone entonces a Kriss formar equipo con él. Las pruebas son muy difíciles y requieren de todo el talento y sangre fría de los participantes pero, al final, Kriss, Thorgal, Tjall y Arghun quedan finalistas…

Sin duda, la principal aportación de este álbum es la creación de Kriss de Valnor. Se le atribuye a Hitchcock aquella frase de “cuanto mejor el villano, mejor la película” y este es un buen ejemplo de lo certera que es esa afirmación. Desde la primera escena, la primera página, Kriss se apodera de la historia; una mujer carismática, inteligente y valerosa, pero también codiciosa, cruel, sin escrúpulos y egoísta. Como le sucede a Tjall, el lector se enamora de Kriss sabiendo que es una criatura salvaje, inaccesible y peligrosa, pero que son precisamente esos rasgos lo que la hacen irresistible. Van Hamme nos deja claro que Kriss es una mujer con una rabia interior y una determinación inquebrantable que le permite sobrevivir a la violación múltiple de sus captores –momento éste no explicitado gráficamente, pero sí sugerido–, levantarse, obligar a sus salvadores a pelear por sus vidas y acuchillar a todos sus agresores como venganza.

Esta especie de reverso oscuro del propio Thorgal y opuesto físico y espiritual de la otra gran mujer en la vida del protagonista, Aaricia, es un personaje brillante que ocupará un lugar central en la saga de El País Qa y que, después de su conclusión, seguirá apareciendo de vez en cuando en la colección hasta protagonizar su propia serie derivada a partir de 2010.

Kriss es sólo uno más de los elementos que hacen de este álbum una obra, quizá no tremendamente original pero sí redonda dentro de su clasicismo. Tiene una trama absorbente y perfectamente medida, un plantel de personajes bien caracterizados, un dibujo excelente con todas las virtudes artísticas y narrativas de Rosinski que ya he ido glosando… Puede que las nuevas generaciones de lectores, más acostumbradas a las piruetas gráficas, encuentren estas páginas poco estimulantes, pero un examen atento y equilibrado nos mostrará que no se le puede poner en realidad ninguna pega. Como muestra de la pericia de Rosinski, basta revisar las planchas que le dedica a la competición, todas magníficas y en las que utiliza múltiples recursos para jugar con el tempo narrativo y crear tensión.

Aunque Los arqueros (Les Archers, septiembre de 1985) a menudo se incluye como parte de lo que se ha venido en llamar el Ciclo del País Qa, lo cierto es que esa aventura era autoconclusiva en origen. Sí es cierto, sin embargo, que en ella se presentan personajes (Kriss de Valnor, Tjall, Pie de Árbol) que iban a jugar un papel fundamental en la saga que arrancaba en el álbum inmediatamente posterior, El País Qa (Le Pays Qâ, abril de 1986) y que se prolongaría nada menos que a lo largo de tres entregas más: Los ojos de Tanatloc (Les Yeux de Tanatloc, abril de 1987), La ciudad del dios perdido (La Cité du dieu perdu, octubre de 1987) y Entre tierra y luz (Entre terre et lumière, noviembre de 1988).

Tras las peripecias narradas en Los arqueros, Thorgal regresa a su isla junto a Aaricia y Jolan, acompañado de Argún Pie de Árbol y el joven Tjall. Al comienzo del invierno, cuando su visita toca a su fin y mientras Pie de Árbol enseña a Jolan el arte del tiro con arco, ambos son secuestrados por un grupo de hombres que resultan estar a las órdenes de Kriss de Valnor. Ésta les informa de que sólo volverán a verlos si acceden a ayudarla en una arriesgada misión: viajar a una tierra muy lejana más allá del océano para robar el casco de Ogotai, considerado un dios por la tribu de los Cham y del que se dice tiene extraños poderes. Aaricia insiste en acompañar a Thorgal y Tjall, este último enamorado a su pesar de la pérfida Kriss. Todos realizan el viaje en unos barcos voladores pilotados por una raza extraña.

Mientras tanto, Jolan y Arghun son recibidos por el responsable del plan, Variay, sacerdote de los Xinjins, una tribu amenazada por el agresivo expansionismo de Ogotai y que está liderada por el anciano ciego Tanatloc, también dotado de misteriosos poderes mentales y que resulta ser el abuelo de Thorgal. Esa relación es la que explica a su vez los poderes que el propio Jolan había demostrado en álbumes anteriores y que designan a éste como sucesor del moribundo anciano al frente de los Xinjins. Jolan y Arghun, por tanto, son rehenes que garantizan la cooperación de Thorgal, Aaricia y Tjall, si bien ni Tanatloc ni Variay son personajes villanescos. Todo lo contrario. Amenazados por el ejército que está preparando su enemigo y siendo esencialmente un pueblo pacífico, no han tenido más remedio que buscar guerreros sin escrúpulos que les hagan el trabajo sucio cerrando los ojos a las argucias de las que se sirvan.

Tras sobrevivir a un combate aéreo entre su nave y otras enviadas por los Cham, Thorgal, Aaricia, Kriss y Tjall han de cruzar a pie la densa jungla del País Qâ (en lo que hoy vendría a ser algún punto de Centroamérica), una ordalía en la que unos estarán a punto de morir, otros enfermarán y se formarán dos bandos enfrentados. Finalmente, llegan a su destino, el territorio Cham y su capital, Mayaxatl. Es difícil contar más de la trama sin entrar en el terreno del spoiler y desvelar los giros de guion que van sucediéndose. Valga decir que como en las mejores aventuras, habrá peleas, rescates, violencia, amor correspondido y traicionado, intrigas políticas, redención, sacrificios, riquezas, emboscadas, muertes, reencuentros, paisajes exóticos y mucha emoción.

La saga de El País Qâ se publicó hace ya la friolera de treinta y dos años, pero sigue manteniendo intacta su capacidad para entretener, la emoción de su trama y la fuerza de sus personajes. El tiempo la ha tratado excepcionalmente bien tanto en el plano argumental como en el gráfico.

Jean Van Hamme es un guionista que ha escrito abundantemente, recurriendo a veces a su oficio y talento para enmascarar propuestas no particularmente originales ni brillantes (como es el caso de XIII, un concepto copiado sin reparos de la serie de novelas de Bourne escritas por Robert Ludlum) y reformularlas como productos tremendamente entretenidos que han cautivado a millones de lectores. Siendo como es extensísima su obra, quizá El País Qâ pueda contarse entre aquellas que constituyen el culmen de la misma. Su sentido de la épica y la aventura (que puede extenderse a los álbumes anteriores y varios de los posteriores), su excelente ritmo, los abundantes giros y revelaciones y el reparto de personajes memorables, hacen de esta saga un clásico atemporal del cómic europeo de aventuras.

Entre los elementos a destacar de esta larga historia se encuentra, por supuesto, la revelación del pasado de Thorgal, que descubre –o, mejor dicho, recuerda– quiénes eran su padre y su abuelo, ahora enfrentados en una sangrienta guerra y cuya enemistad y relación con sus descendientes tienen tintes shakesperianos: el dramático nacimiento, la locura que se apodera del padre, el antagonismo con su suegro…y atrapados entre ambos, Thorgal y Jolan. Este choque colosal de parientes enemistados que traen su guerra desde las estrellas hasta la Tierra y que engullen en su odio a sus descendientes; así como el de las civilizaciones que les adoran como dioses y que han sido modeladas de acuerdo a sus respectivas visiones, es lo que constituye el principal núcleo emocional de una historia cautivadora de principio a fin, y que se desarrolla sobre el decorado de las civilizaciones vikinga, maya y anasazi. En mayor medida incluso que en entregas anteriores de la colección, Van Hamme mezcla aquí la pseudoHistoria con la fantasía más desbocada, la mitología de diferentes culturas y la ciencia ficción.

Por supuesto, no podemos olvidar a Kriss de Valnor. A Hitchcock se le atribuye esa frase que reza: “Cuanto mejor el villano, mejor la película”. Pues bien, El País Qâ lo ejemplifica a la perfección. Desde la primera escena en que la habíamos visto en Los arqueros, Kriss había dejado claro que era una mujer tan carismática, valiente, inteligente y hábil guerrera como traicionera, despiadada y codiciosa. En buena medida, es ella la que sirve de motor a la historia dado que elige a Thorgal y Tjall como “aliados” forzosos en su misión y sus actos posteriores provocan reacciones que impulsan y condicionan la trama en una u otra dirección. Como Tjall, es fácil que el lector se enamore de Kriss de Valnor sabiendo que es una criatura inaccesible y peligrosa, pero es que son precisamente esos rasgos los que la hacen irresistible. Tan protagonista como lo es Thorgal, Van Hamme se dio cuenta de su potencial y en lugar de hacerla morir víctima de su codicia como parecía que iba a ser su destino, la recuperaría para posteriores álbumes.

Este conjunto de cinco álbumes constituye una obra completa en sí misma. Cada episodio cumple su función narrativa dentro del conjunto de la saga manteniendo al mismo tiempo su propio orden y coherencia internos: el primero sirve para exponer lo que va a ser la aventura y sus personajes y colocar a éstos en su punto de partida; el segundo y el tercero desarrollan el meollo de la acción mientras que el cuarto, Entre tierra y luz, sirve para cerrar los flecos pendientes y conjurar un nuevo peligro tras haber acabado con el que inicialmente parecía el más peligroso. Aun sin haber leído las entregas precedentes de la colección (con la excepción de Los arqueros), la historia es perfectamente comprensible y disfrutable; y una vez se termina, no es necesario continuar leyendo entregas posteriores para atar cabos sueltos. La densidad de la saga (los numerosos acontecimientos y localizaciones, los temas que se abordan, la gran cantidad de personajes) se hace perfectamente digerible por el ritmo, la intensidad de muchas escenas y la facilidad con que Van Hamme va insertando y dosificando toda esa información sin confundir ni saturar al lector.

Si El País Qa es la cima de Van Hamme como guionista, algo similar puede decirse del dibujante Grzegorz Rosinski cuyo refinado y detallado estilo naturalista alcanza aquí su mejor versión. Los personajes están extraordinariamente retratados, cada uno con un apariencia propia, coherente, verosímil y memorable. Si Thorgal es el arquetipo de héroe aventurero (atractivo, atlético, de pelo oscuro y largo y con una carismática cicatriz en su mejilla), el físico de aquellos que le rodean está pensado para calar en el lector desde la primera vez que se les presenta. Naturalmente, Kriss de Valnor sobresale de forma especial. Y ello no sólo porque Rosinski la dibuje como una mujer sexy y dominante, sino porque ni la lastra con el arquetipo de la sex bomb de formas exuberantes ni duda a la hora de maltratarla físicamente cuando el guion así lo exige.

Aaricia experimenta aquí un nuevo paso en la evolución que ya se había apuntado en Alinoe: una mujer de hermosura serena y actitud maternal que, no obstante, es muy capaz de encontrar en su interior el espíritu combativo de una guerrera vikinga digna de su linaje cuando se trata de defender a sus seres queridos. La transición que vemos en ella en estos álbumes está bien descrita por Van Hamme, situándola en trances en los que ha de matar o morir y haciéndola recorrer un auténtico carrusel emocional. Su interacción con Kriss, especialmente, constituye un interesante choque de personalidades y valores tan bien reflejado por el guionista como dibujado por el artista.

Arghun, con su pata de palo, barba roja, gran barriga y aspecto de abuelo picarón; Tjall y su fogosa juventud; Jolan como niño todavía inocente; la ambigüedad del sacerdote Variay; la firme bondad de Xanatloc o la locura de Ogotai… todos ellos están perfectamente retratados gracias a un cuidadoso estudio de sus figuras y rostros.

Tanto como con el dibujo anatómico, Rosinski destaca aquí por su capacidad para crear y dotar de textura y color a entornos naturales y urbanos exóticos, espectaculares con un toque de excentricidad y rebosantes de vida y atmósfera, desde las asfixiantes selvas pantanosas de Cham, la ciudad de Mayaxatl, el pueblo excavado en la roca de los Xinjin, la Boca del Sol (una idea maravillosa para una prisión letal), las sublimes aeronaves, los tórridos desiertos… No importa que esos escenarios sean fruto más de la imaginación que de la Historia, todos ellos son creíbles y sugerentes. Siempre hay detalles que admirar en sus viñetas, ya sean los diversos uniformes regimentales de los ejércitos de Ogotai, los multitudinarios sacrificios humanos en la cima de la pirámide de Mayaxatl o la sutileza de las escenas tranquilas y cotidianas en la ciudad de los Xinjins.

Unos tebeos, en fin, admirables, imaginativos, dinámicos, escritos con talento y dibujados con brillantez. Un clásico, como decía, que no ha envejecido, que está considerado el punto más alto de una serie de ya de por sí emblemática y que puede disfrutarse incluso por aquellos que no conozcan al personaje con anterioridad.

Artículos relacionados con la serie Thorgal

Thorgal: La maga traicionada (1980), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La isla de los mares helados, de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Los tres ancianos del país de Arán (1981) de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La galera negra (1982), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Más allá de las sombras (1983), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La caída de Brek Zarith (1984), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: El hijo de las estrellas (1984), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Alinoe (1985), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: El Ciclo del País Qa (1985-1988), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Aaricia (1989), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: El señor de las montañas (1989), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Loba (1990), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La guardiana de las llaves (1991), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La espada-sol (1992) y La fortaleza invisible (1993), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: La marca de los desterrados (1995) y La corona de Ogotai (1995), de Van Hamme y Rosinski

Thorgal: Gigantes (1996) y La jaula (1997), de Van Hamme y Rosinski

Copyright del artículo © Manuel Rodríguez Yagüe. Descubre otros artículos sobre cine, cómic y literatura de anticipación en nuestra sección Fantaciencia. Publicado previamente en Un universo de ciencia ficción, y editado en Cualia con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Manuel Rodríguez Yagüe

Manuel Rodríguez Yagüe

Como divulgador, Manuel Rodríguez Yagüe ha seguido una amplia trayectoria en distintas publicaciones digitales, relacionadas con temas tan diversos como los viajes ("De viajes, tesoros y aventuras"), el cómic ("Un universo de viñetas"), la ciencia-ficción ("Un universo de ciencia ficción") y las ciencias y humanidades ("Saber si ocupa lugar"). Colabora en el podcast "Los Retronautas".