Cualia.es

«Veil» (2014), de Greg Rucka y Toni Fejzula

La estela de los personajes de Veil parece una versión abreviada de los grandes momentos del terror contemporáneo: olvidos intrigantes, revelaciones, violencia urbana y el rugido ensordecedor de lo sobrenatural.

El creador de este cómic, Greg Rucka, exploró un nuevo territorio en su carrera con un relato cuya premisa no puede ser más sugerente. Una mujer sufre amnesia, y a la vista de los acontecimientos que van desencadenándose a su paso, todo parece indicar que, si sale de ese estado de olvido, el destino se va a cobrar más de una deuda de sangre.

Gracias a la personalidad del artista que acompañó a Rucka en este empeño creativo, Toni FejzulaVeil conjuga dos dimensiones, la del cómic independiente, con todas las señales de la originalidad, y la del clásico relato de corte diabólico.

¿Dije diabólico? Cada vez que revienta una cañería en el infierno, en nuestro mundo surge una buena historia. Al fin y al cabo, el satanismo y los escalofríos son la causa y la consecuencia de este subgénero que Rucka domina aquí con impecables resultados.

Es curioso que un guionista curtido en el noir y en las peripecias oscuras no se hubiera aventurado hasta ahora en un espacio tan propicio para él como el terror. En todo caso, aunque Veil usa el horror sin edulcorantes, el trasfondo del guión puede ser ubicado sin demasiada dificultad en ese tipo de intrigas negras con las que tan familiarizado está su autor.

Si hubiera que buscarle un lejano aire de familia a Veil, pensaría en obras como Hellboy y en otras herencias contemporáneas de Lovecraft, con la matización de que aquí el humor o las efusiones pulp brillan por su ausencia. Veil es una historia mucho más seca, ambientada con los murmullos de una ciudad enfermiza y dominada por una ominosa maldad que no se desvanece en ningún momento.

En todo caso, hay algo que conecta a este cómic con el gótico victoriano, y es la presencia de un personaje femenino de inciertos orígenes que, a pesar de su aparente vulnerabilidad, trae el dolor y la muerte a quienes intentan acceder a su intimidad ‒o a su verdadera naturaleza‒ con malas intenciones.

En realidad, si hacemos caso a unas declaraciones de RuckaVeil tiene algo de alegoría femenina, con unos cuantos toques de tragedia griega. Y ese punto me parece del todo fascinante, porque nos permite ver a la protagonista como una mujer que se descubre a sí misma en un mundo hostil, y que va adquiriendo su verdadera e inevitable identidad a través de su inquietante relación con los hombres.

Sinopsis 

Una hermosa mujer surge deambulando de un túnel de metro abandonado sin recordar quién es o cómo llegó hasta allí. Y ahora, mientras se revela su pasado, Veil debe averiguar en quién confiar y qué es, un objeto de deseo o una fuerza a tener en cuenta.

Greg Rucka nació en San Francisco y creció en la costa central de California, en una zona conocida habitualmente como “Steinbeck country”. comenzó su carrera como escritor en serio a los 10 años al ganar un concurso del condado de historias cortas, y no ha aflojado desde entonces. se graduó en el Vassar College con una licenciatura artística en lengua inglesa, y en el master de escritura profesional de la University of Southern California con un master en Literatura.

Es el autor de casi una docena de novelas, seis protagonizadas por el guardaespaldas Atticus Kodiak, y dos por Tara Chace, la protagonista de su serie Queen & Country. Ha escrito además muchas historias cortas, innumerables cómics y el ocasional ensayo de no ficción. en los cómics ha tenido la oportunidad de escribir historias protagonizadas por algunos de los personajes más reconocidos del planeta, Superman, Batman y Wonder Woman, así como otras series de creación propia como Whiteout Queen & country, ambas publicadas originalmente por Oni Press.

Su trabajo ha optado muchas veces a ser llevado al cine, y Whiteout, protagonizada por Kate Beckinsale, es la primera que se hizo realidad. Greg vive en Portland, con su esposa, la escritora Jan Van Meter, y sus dos hijos. Cree que el mayor problema que tiene el mundo es que la gente no presta suficiente atención.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Planeta Cómic. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.