Cualia.es

Christopher Lee, el hombre que fue Drácula

Cuando Christopher Lee fue nombrado Comandante del Imperio Británico (CBE) en 2009, título que otorga el derecho de anteponer la fórmula Sir al nombre, no le concedí importancia alguna a ese hecho. Yo me dirigía a él por el título nobiliario que se había ganado a pulso en 1958, más de cincuenta años atrás: conde. Conde Drácula, por supuesto.

Sin duda alguna, Lee ha sido quien mejor ha encarnado al vampiro creado por Bram Stoker. Su interpretación de Drácula en la cinta dirigida por Terence Fisher en 1958 es, sin duda alguna, definitiva: elegante, rodeado de un aura de oscura majestuosidad y cargado de lúbrico magnetismo animal.

Cierto es que, por razones puramente crematísticas –el presupuesto no daba para más–, no es la fiel representación del argumento literario original, pero sí es la versión que mejor se aproxima al espíritu de la novela, gracias al concurso de talentos como los del mencionado Fisher, el productor Anthony Hinds o el guionista Jimmy Sangster, entre otros.

Lo sé, hay quien dirá: «¿Y qué sucede con Bela Lugosi?». Bien, Lugosi hizo de su Drácula el estereotipo del vampiro en la cultura popular, ahí es nada, pero su vampiro, a diferencia del de Lee, no es el de Stoker.

En Drácula, Lugosi fue un villano melodramático, adornado por la patina grotesca de su acento húngaro, su dicción al ralentí y los movimientos de sus manos. Y quien quiera perder el tiempo comparando la versión interpretada por Lugosi y dirigida por Tod Browning en 1931 –»la mala película más influyente de la historia» (David J. Skal dixit)– con la de Lee/Fisher, es libre de perder el tiempo.

El Drácula de Christopher Lee es la encarnación del Mal. Sucumbir al vampirismo supone la muerte física, el tránsito al mundo de los no-muertos, condenados eternamente a diseminar ese mismo Mal. En este sentido, Lee puede pasar por un atento anfitrión, pero que nadie se lleve a engaño: se trata de un ser demoniaco.

Por otro lado, Lee plasma a la perfección la naturaleza sexual implícita de la figura del vampiro y de la que el propio Stoker hizo extenso uso, intencionado o no, en su novela: la mordedura del vampiro como metáfora de la penetración, las connotaciones eróticas de la sangre o la reacción anhelo/repulsión de las víctimas ante el ataque del no-muerto.

Es verdad que ambas películas están separadas por un lapso de casi treinta años y se puede achacar a la evolución de las leyes de censura que la más moderna fuera más explícita, pero este argumento puede ser refutado al ver la versión rodada en español en 1931, con distinto equipo y reparto, en paralelo a la de Browning.

Lugosi sólo interpretó dos veces a Drácula en el cine, de manera oficial y dejando aparte imitaciones y otros remedos del conde. En cambio, Lee lo hizo más de diez veces, con distintas aproximaciones, tanto de tono como apariencia: de las producciones Hammer a la bufonada de Drácula, padre e hijo (1976), pasando por El Conde Drácula (1970), aquel vano intento de adaptar fidedignamente la novela de Stoker al cine, perpetrado por Jesús Franco, en la que Lee sí consigue el aspecto del vampiro literario, o En busca de Drácula (1975), documental que desarrolla la teoría artificial de que el vampiro de Stoker está inspirado en el gobernante valaco del siglo XV.

A posteriori llegaron a este legendario papel Jack Palance, el lánguido Frank Langella,  el polifacético Gary Oldman –todos ellos enfermos de mal de amores–, Gerald Butler y Luke Evans. Podríamos añadir alguno más, pero lo cierto es que ninguno ha llegado a la altura de Lee.

Artículos relacionados

El doctor Hesselius, investigador de lo oculto

El hechizo de Carmilla

Bram Stoker, el ocultista que nunca llegó a serlo

Drácula (1897), de Bram Stoker: un mito y unas cuantas mentiras

«El invitado de Drácula» (1914), de Bram Stoker

¿Planeó Bram Stoker una secuela de Drácula?

Nosferatu (F.W. Murnau, 1922). Sombras en los Cárpatos

Nosferatu (F.W. Murnau, 1922). Ocultismo, sectas y vampiros

La casa del horror (London after Midnight, 1927). Lon Chaney y los vampiros

Drácula (Tod Browning, 1931). Transilvania en Hollywood

Drácula (George Melford, 1931). En Transilvania hablan español

Christopher Lee, el hombre que fue Drácula

El vampirismo en el cine de habla hispana

Soy leyenda (I Am Legend, 1954), de Richard Matheson

El último hombre… vivo (The Omega Man, 1971), de Boris Sagal

Una historia alucinante (1972), de John Llewellyn Moxey

Copyright del artículo © José Luis González. Reservados todos los derechos.

José Luis González Martín

José Luis González Martín

Experto en literatura, articulista y conferenciante. Estudioso del cine popular y la narrativa de género fantástico, ha colaborado con el Museo Romántico y con el Instituto Cervantes. Es autor de ensayos sobre el vampirismo y su reflejo en la novela del XIX.