Cualia.es

«Una historia alucinante» (1972), de John Llewellyn Moxey

Una historia alucinante (The Night Stalker, 1972) y El estrangulador de la noche (The Night Strangler, 1973) son dos telefilms protagonizados por el periodista Carl Kolchak, un detective de lo oculto que luego inspiró una de las series de televisión con mayor éxito y calidad de la historia del medio: Expediente X. Ambos títulos se deben a la fantasía de un escritor excepcional, Richard Matheson.

Hay un personaje importante en la vida profesional de Matheson. Me refiero a Dan Curtis, quien se había labrado una reputación en los años sesenta realizando documentales sobre golf, lo cual le permitió encarar un ambicioso culebrón gótico que le reportaría gran fama: Dark Shadows.

Lo cierto es que muchos de los guiones más memorables escritos para televisión por Richard Matheson durante la década los setenta se deben a colaboraciones con este productor y director.

Curtis debía toda su reputación a Dark Shadows. Aquella serie constó de 1.225 episodios, emitidos entre 1966 y 1971, además de dos películas estrenadas en 1970 y 1971. En 1991 comenzó una nueva versión de la serie, pero fue cancelada tras la realización de trece episodios, ya sin la participación de Curtis.

Cansado por la duración de esta franquicia, Curtis decidió asumir nuevos retos y buscó un guión en el que asumiría también la función del director. Y ahí es donde entra en escena Matheson.

Curtis consiguió el manuscrito de una novela inédita del periodista Jeff Rice, titulada The Kolchak Tapes. En ella, Rice narraba las cacerías nocturnas de un vampiro en Las Vegas, y cómo el caso es destapado por un periodista. Curtis compró los derechos y contrató a Richard Matheson, el autor de Soy leyenda, para escribir el guión, aunque finalmente no dirigió el telefilm, que fue realizado por John Llewellyn Moxey.

La emisión de Una historia alucinante (también traducida como El vampiro de la noche) tuvo lugar en enero de 1972 en la cadena ABC, y consiguió un récord de audiencia mantenido durante años.

El argumento sonará a muchos aficionados. Carl Kolchak (Darren McGavin) es un periodista de sucesos en Las Vegas. Investiga una serie de asesinatos en los que los cadáveres de las víctimas están desangrados. Su teoría de que el asesino actúa como un vampiro choca con la versión de las autoridades… Y la realidad supera todas sus expectativas. Pero paga un alto precio personal y profesional a cambio de esclarecer el caso y acabar con el asesino.

Inmediatamente la cadena pidió una secuela, materializada en 1973. Fue dirigida por Curtis, y lo cierto es que supera en calidad al primer telefilm.

En El estrangulador de la nocheMatheson sitúa a Kolchak en Seattle, donde investiga unos asesinatos tras los que se encuentra un alquimista cuya edad supera los trescientos años. El móvil de los crímenes consiste en crear un suero que asegure la longevidad del asesino.

Pese a contar con una audiencia menor que la del primer telefilm, los resultados propiciaron que se encargase a Matheson un tercer guión, que no llegó a ser filmado. Escrito en colaboración de William F. Nolan y con el título provisional de The Night Killers, narra la investigación de Kolchak de los crímenes de importantes políticos, que son sustituidos por dobles robóticos.

La cadena ABC perseveró con Kolchak y se embarcó en una serie de televisión, aunque sin contar ni con Matheson ni con Curtis. Protagonizados por McGavin, llegaron a rodarse veinte episodios, entre los que se cuenta una secuela del primer telefilm.

La relación entre Curtis y Matheson siguió cosechando resultados. Por ejemplo, el thriller Dying Room Only (1973). Luego llegó Scream of the Wolf (1974), dirigida por Curtis, sobre un cazador tras la pista de un hombre lobo. También cabe citar Dead of Night (1977), con dirección de Curtis. Pero destaca en particular una película televisiva, Drácula, realizada también por Curtis y protagonizada por Jack Palance.

Matheson adapta en este caso la novela de Bram Stoker con relativa fidelidad argumental, aunque no es fiel al espíritu de la obra. La importancia del guión de Matheson estriba en que introduce elementos que, casi veinte años después, retomó Francis Ford Coppola en Drácula de Bram Stoker (Bram Stoker`s Dracula, 1992), lo que le valió a este último los elogios de la crítica.

El telefilm de Curtis es el primero en relacionar al personaje de la novela de Stoker con el histórico Vlad el empalador. También es pionero a la hora de plantear una historia de amor entre el vampiro y una de las protagonistas femeninas, que resulta ser la reencarnación del amor medieval del conde. Como ven, algo idéntico a lo propuesto años después por Coppola.

Rodado en Gran Bretaña, el film obtuvo el suficiente éxito como para ser estrenado cinematográficamente en Europa. La verdad es que no pasa desapercibido el origen televisivo de la cinta, pese a que sus limitaciones están bien resueltas.

No obstante, posee algunos de los defectos del film de Coppola, como el lastre argumental de la historia de amor del vampiro. Al igual que Gary OldmanPalance construye un Drácula suave, alejado del cruel original literario.

Curiosamente, el rostro de Jack Palance había sido el referente que el dibujante Gene Colan utilizó para caracterizar al protagonista de la serie de cómics La tumba de Drácula, publicada por Marvel Comics en Estados Unidos entre 1971 y 1979.

Artículos relacionados

El doctor Hesselius, investigador de lo oculto

El hechizo de Carmilla

Bram Stoker, el ocultista que nunca llegó a serlo

Drácula (1897), de Bram Stoker: un mito y unas cuantas mentiras

«El invitado de Drácula» (1914), de Bram Stoker

¿Planeó Bram Stoker una secuela de Drácula?

Nosferatu (F.W. Murnau, 1922). Sombras en los Cárpatos

Nosferatu (F.W. Murnau, 1922). Ocultismo, sectas y vampiros

La casa del horror (London after Midnight, 1927). Lon Chaney y los vampiros

Drácula (Tod Browning, 1931). Transilvania en Hollywood

Drácula (George Melford, 1931). En Transilvania hablan español

Christopher Lee, el hombre que fue Drácula

El vampirismo en el cine de habla hispana

Soy leyenda (I Am Legend, 1954), de Richard Matheson

El último hombre… vivo (The Omega Man, 1971), de Boris Sagal

Una historia alucinante (1972), de John Llewellyn Moxey

Copyright del artículo © José Luis González. Reservados todos los derechos.

José Luis González Martín

José Luis González Martín

Experto en literatura, articulista y conferenciante. Estudioso del cine popular y la narrativa de género fantástico, ha colaborado con el Museo Romántico y con el Instituto Cervantes. Es autor de ensayos sobre el vampirismo y su reflejo en la novela del XIX.