Cualia.es

Crítica: «Los perdonados» («The Forgiven», 2021)

¿Qué sucede cuando se enfrentan dos actitudes morales diametralmente opuestas? La respuesta no es fácil, al menos para mí. En su novela Los perdonados, publicada en España por Gatopardo Ediciones, Lawrence Osborne desarrolla con osadía e inteligencia un dilema de estas características.

Por un lado, nos encontramos con unos europeos cínicos y hedonistas, inmersos en los placeres que les procuran los dueños de una villa en el desierto marroquí. Por otro, descubrimos lo que piensan los criados mientras sirven cócteles a esos occidentales que les miran por encima del hombro. Y sobre todo, acompañamos a dos de los invitados, David y Jo Henniger, responsables del mortal atropello de un muchacho marroquí mientras conducían hacia la villa.

Dicen que Osborne se inspiró en una historia real a la hora de escribir su novela. En todo caso, quédense con esta opinión de otro lector de Los perdonados, el novelista Lionel Shriver. «En retrospectiva ‒dice este último‒, me pregunto si el choque entre los lugareños y los intrusos occidentales en esta novela surge no porque no se entiendan, sino justamente porque se entienden».

Esto mismo es lo que uno siente al ver la impecable adaptación cinematográfica de John Michael McDonagh: una película brillante, perturbadora y descarada, que además de proponernos retos morales, plantea un diagnóstico desolador de la condición humana.

Como tiene perfectamente asumidas las características de todos los personajes, McDonagh consigue que incluso acabe importándonos el destino de dos figuras tan poco edificantes como David y Jo Henniger, interpretadas con sabiduría y convicción por Ralph Fiennes y Jessica Chastain.

Sorprende comprobar que el cineasta desarrolla esta historia sin ahorrarle al espectador opiniones incómodas. Los europeos no son buenas personas. A ninguno de ellos lo salva ni la inteligencia ni la sofisticación. Pero el director tampoco idealiza a los marroquíes. El retrato que hace de ellos la película es igualmente crudo, y está bien que así sea. En su trato con los occidentales, los lugareños oscilan entre la ironía, el desprecio y la envidia.

Como si fuera un árbitro entre ambos mundos, Hamid, el mayordomo de la villa (Mourad Zaoui), protagoniza momentos magníficos. Lo mismo sucede con el bereber Anouar (Saïd Taghmaoui), otro personaje ambiguo, con varias capas, muy bien definido e interpretado.

Los perdonados podría catalogarse como una estupenda película de crítica social, pero es mucho más que eso. Como indica su título, es un relato sobre la esquiva naturaleza del perdón y la compasión.

Sinopsis

David y Jo Henninger (Ralph Fiennes y Jessica Chastain), un médico y una autora de libros infantiles, viajan desde Londres a Marruecos para asistir a un fin de semana a todo lujo en el suntuoso hogar sahariano de Richard (Matt Smith) y su amante Dally Margolis (Caleb Landry Jones). Tras una comida tardía acompañada de demasiado alcohol, David, cansado y somnoliento, insiste en ponerse al volante para conducir el largo trayecto desde Tánger a la fiesta, discutiendo con Jo durante todo el camino. Pero, cuando dos jóvenes aparecen inesperadamente entre la oscuridad, David pierde el control del vehículo y acaba con la vida de uno de ellos, un adolescente local llamado Driss (Omar Ghazaoui).

La pareja, presa del pánico, decide cargar el cadáver en el asiento trasero y seguir conduciendo hasta la casa de Richard con la esperanza de que su amigo los ayude a evitar las consecuencias. Ante el aparente desinterés de la Policía local por investigar lo ocurrido, la fiesta sigue adelante según lo planeado. Pero cuando Abdellah (Ismael Kanater), el desolado padre de Driss, se presenta para reclamar el cuerpo de su hijo, insiste en que David lo acompañe a su pueblo para darle sepultura.

Reticente, David acepta acompañarlo en un viaje de dos días por carretera rumbo al hogar familiar en el corazón del Atlas, donde Abdellah, sus esposas y su único hijo Driss se ganaban la vida buscando fósiles y vendiéndoselos a occidentales adinerados. A solas con Abdellah, David niega toda responsabilidad en el accidente, pero la humilde dignidad del marroquí lo conmueve de un modo totalmente inesperado. Entretanto, en la casa de Richard, un breve coqueteo de Jo con otro invitado, Tom (Christopher Abbott), le permite soñar con una vida diferente para sí misma.

Basada en la inolvidable novela de Lawrence Osborne, Los perdonados combina ardiente sensualidad, destreza cinematográfica y giros inesperados en un encuentro entre Oriente y Occidente en el que la responsabilidad de otros tiempos choca drásticamente con la indiferencia moderna.

Escrita y dirigida por el aclamado cineasta John Michael McDonagh, Los perdonados cuenta con un reparto encabezado por el nominado al Oscar® Ralph Fiennes (El Gran Hotel Budapest, El paciente inglés), la oscarizada Jessica Chastain (Los ojos de Tammy Faye, La noche más oscura (Zero Dark Thirty)), Matt Smith (The Crown, Última noche en el Soho), Saïd Taghmaoui (G.I. Joe, John Wick: Capítulo 3 – Parabellum), Abbey Lee (The Neon Demon, Mad Max: Furia en la carretera), Mourad Zaoui (El espía, Zanka Contact), Caleb Landry Jones (Tres anuncios en las afueras, Déjame salir), Ismael Kanater (La reina del desierto, The Honourable Woman), Christopher Abbott (Possessor Uncut, Black Bear), Alex Jennings (The Crown) y Marie-Josée Croze (Munich).

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © House of Un-American Activities, Brookstreet Pictures, Head Gear Films, Metrol Technology, Assemble Media, Kasbah-Film Tanger, Lipsync Productions, Universal Pictures. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.