Cualia.es

«Universo Sandman / Locke & Key: Al Infierno» (2021)

No fue fácil decir adiós a Morfeo, rey de los sueños, no solo por la densidad artística que Neil Gaiman empleó para crear el mundo de los Eternos, sino por la fuerza que poseen sus personajes, tanto los protagonistas como los innumerables secundarios.

Nada parece definitivo en los cómics DC, y por eso, enseguida fueron apareciendo nuevos títulos que prolongaban la hazaña de Gaiman. Así, en 2018, surgió una nueva línea de tebeos: Universo Sandman. Ligada a ella encontramos este atractivo crossover que entrecruza una de las cabeceras emblemáticas de IDW Publishing, Locke & Key, con el Sandman de DC.

Al estar escrito por Joe Hill y dibujado por el chileno Gabriel Rodríguez, el tebeo que nos ocupa reúne al mismo equipo artístico que realizó Locke & Key entre 2008 y 2013. Y por consiguiente, también se parte aquí de la misma premisa: un mundo en el que existen portales a otras dimensiones, cuyo acceso depende del forjado de llaves mágicas.

«En algún momento, en torno a 2012 ‒cuenta el propio Hill‒, habíamos hecho una historia titulada ‘Abre la Luna’, donde nuestros héroes de Locke & Key visitan el Más Allá. Empezamos a hablar sobre el tema: habíamos visto el Cielo, pero ¿y el Infierno? Y uno de nosotros dijo: ‘¿Qué pasaría si la llave que Lucifer le da a Morfeo en Estación de nieblas estuviera hecha con el hierro de Locke & Key?’. Y de ahí partió una historia más grande».

A nadie se le oculta que la obra de Hill y Rodríguez tiene paralelismos con la de Gaiman, así que resulta muy natural que fluya, a medio camino, este nuevo relato.

El punto de partida no puede ser más cautivador. El anciano Chamberlain Locke se acerca al final de sus días. Está destrozado por la pena que le causó el muerte de su hijo John, y ya en el plano sobrenatural, por el hecho de saber que su alma se consume en el infierno.

La heroína de esta aventura es la hija de Chamberlain, Mary Locke, quien decide viajar a los dominios de Lucifer para liberar a John. Para ello, entra en contacto con Morfeo, que en este momento es el cautivo del infame Roderick Burgess. Gracias a los instrumentos mágicos del silencioso prisionero, Mary logra trasladarse al reino del Sueño y emprende así una peripecia en la que participan algunas de las figuras más recurrentes y reconocibles de la saga escrita por Gaiman: Caín, Abel, Lucien, El Campo del Violín, El Corintio…

El guion de Joe Hill mantiene con brío ese impulso inicial y, en última instancia, escapa de los caminos más trillados, logrando que este retorno a la creación de Gaiman sea consistente, dramático e incluso emotivo. Añádase el atractivo visual de este cómic: la pureza de líneas de Gabriel Rodríguez y su admirable capacidad compositiva brillan aquí con toda su potencia. No creo que haga falta mucho más para atraer a los seguidores de ambas series.

Sinopsis

John “Jack” Locke lleva diez años muerto, pero eso no ha evitado que enviara alguna carta a casa… desde el Infierno. Ahora, Mary Locke hará lo que sea para salvar el alma de su hermano. Su misión para rescatarle del Averno requerirá que sea más astuta que Roderick Burgess (el hombre más malvado de Inglaterra), que se abra camino por la Casa del Misterio y que se arriesgue a toparse con la pesadilla andante conocida como el Corintio en un Reino de los Sueños que se está desintegrando.

¡Si crees que puedes abrir las puertas del Averno y colarte allí sin más, debes de estar soñando! Bienvenido a Universo Sandman / Locke & Key: Al Infierno, épico crossover firmado por Joe Hill y Gabriel Rodríguez que propicia el encuentro de dos de los universos de fantasía más queridos del mundo del cómic.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © ECC. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.