Cualia.es

«Hellblazer» (1988-1991), de Jamie Delano

Encuentren a John Constantine, y si él da en el clavo con sus conjuros, podrán disfrutar de un combinado de humor, miedo, sátira social, magia negra y realismo sucio. Esta es la promesa que cumple Jamie Delano en su magnífica etapa (enero de 1988-abril de 1991) al frente de esa serie indispensable que es Hellblazer.

Los más veteranos ya conocen la historia. Hellblazer comenzó a imprimirse bajo el sello Vertigo, y no ha dejado de reponerse en las estanterías comerciales desde entonces. Toda una proeza para tratarse de un spin-off.

Al fin y al cabo, John Constantine nos sedujo como un secundario destacado en La Cosa del Pantano, de Alan Moore. Aunque es un brujo moderno, capaz de embutir un centenar de diablos en el bolsillo de su gabardina, en el fondo es el heredero de los muchos detectives de lo sobrenatural que poblaron la literatura fantástica durante el primer tercio del siglo XX.

Cuando le encomendaron a Jamie Delano que pusiera en marcha Hellblazer, éste quiso colaborar con dos aliados de excepción. El dibujante John Ridgway supo captar la atmósfera opresiva y tenebrosa de aquellos guiones por medio de un estilo veraz, con sabor a tabaco, cerveza negra y pócimas vudú (Posteriormente, Richard Piers Rayner y Mark Buckingham siguieron ocasionalmente su estela, pero sin la misma intensidad).

Por su parte, el diseñador Dave McKean realizó para la saga algunas de las mejores portadas de su carrera. Lo cual –casi sobra añadirlo– son palabras mayores.

Un pequeño análisis del Hellblazer ideado por Delano puede llevarnos a considerar el thriller sobrenatural como un género tan elástico y permeable como la novela negra.

Me explicaré. Tanto los cineastas como los escritores se han servido de las convenciones del noir para describir la sociedad de su tiempo. Ver Scarface (1932) o leer a Chandler y compañía equivale a embaularse un editorial periodístico, un ensayo político o un estudio sociológico.

De igual modo, mientras gozamos de Hellblazer vamos comprendiendo que Delano nos quiere describir la Inglaterra de los ochenta, con toda la carga de decepciones, críticas y denuncias que ello implica.

Fue la editora Karen Berger quien eligió a Delano para este cometido, y sin duda aquella fue una excelente decisión. El guionista sabe ligar la demonología con la especulación financiera, y las maldiciones con la deriva política, añadiendo siempre a cada relato una ironía inteligente que rara vez se nos ofrece en los cómics de terror.

Al fin y al cabo, las conspiraciones, la quiromancia, las fuerzas negras, los poderes extrasensoriales, el sueño de los alquimistas, las sociedades secretas y la brujería son solo una disculpa. O al menos, así me lo parece.

Más allá de todos esos estereotipos y maleficios, lo cierto es que Hellblazer brinda una afilada lectura, con mucha materia gris, tan brillante y divertida como impredecible.

Como saben, Delano fue el guionista elegido por Moore para escribir la nueva serie protagonizada por el mago urbano John Constantine. Fiel a sus orígenes, ubicó al personaje en el corazón de Londres y le dio un perfil bohemio y hardboiled que resulta fascinante.

En cierto sentido, los guiones de Delano vienen a ser un cóctel en el que se mezcla una medida de novela negra, unas gotas de fantasía new wave –al estilo de Ramsey Campbell y J.G. Ballard–, el chamanismo de Carlos Castaneda, bastante violencia, mucha política, los espantos de la Nueva Carne reflejados por Clive Barker y David Cronenberg, y por supuesto, el terror sobrenatural de la novela gótica.

Por las fechas de esta primera aproximación del guionista al mundo de Constantine –Hellblazer nº1-24, 28-31, 33-40, 84 (Vertigo/DC, 1988-1991)–, no ha de sorprender que la alegoría política de la que les hablaba tenga como objetivo de sus afiladas puyas a Margaret Thatcher, quien gobernó desde el 10 de Downing Street entre 1979 y 1990.

La presencia de un cómic tan específicamente británico en el seno de la industria estadounidense tiene que ver con una decisión tomada por Jenette Kahn, presidente de DC Comics.

Ante la deriva del tebeo de superhéroes americano a comienzos de los ochenta, Kahn y sus colaboradores –en particular, la ya citada Karen Berger– decidieron buscar nuevos talentos al otro lado del charco, y los hallaron en publicaciones como 2000 AD o Dr Who Magazine. Ello explica el desembarco en Estados Unidos de tipos tan recomendables como Moore, Gaiman o el propio Delano.

Ese toque británico impulsó al sello DC en aquella década prodigiosa, y aún hoy seguimos recordando el enorme talento que se acumuló en muchos de sus comic books.

Esta serie de tebeos contiene tres ejemplos de esa fabulosa aportación británica: Primer aviso y Cómo aprendí a amar las bombas («Early Warning / How I Learned To Love The Bomb», Hellblazer #25-26), con guión de Grant Morrison y dibujo de David Lloyd, y Abrázame («Hold Me», Hellblazer #27) con guión de Neil Gaiman y dibujo de Dave McKean.

Sinopsis

En 1988, el guionista Jamie Delano escribió las primeras entregas de Hellblazer, sentando las bases de la mítica colección. Con este tomo iniciamos la recopilación de toda su obra relacionada con John Constantine, incluyendo La Horrorista, miniserie dibujada por David Lloyd (V de Vendetta) hasta ahora inédita.

A lo largo de 300 números y diversos especiales, Hellblazer contó con la colaboración de los mejores autores de la industria, destacando la aportación de guionistas de la talla de Garth Ennis, Jamie Delano, Warren Ellis o Brian Azzarello, entre otros. Una colección fundamental que ahora recuperamos íntegramente a través de una lujosa y completa edición bimestral, integrada por 17 tomos.

Hellblazer: Jamie Delano vol. 01 de 3

EDICIÓN ORIGINAL: Hellblazer núms. 1 a 13 USA, Hellblazer Annual núm. 1 USA, The Horrorist núms. 1 y 2 USA, Swamp Thing núms. 76 y 77 USA || FECHA PUBLICACIÓN: Enero de 2016 || GUIÓN: Dean Motter, Jamie Delano, Rick Veitch || DIBUJO: Brett Ewins, Bryan Talbot, David Lloyd, Dean Motter, Jim McCarthy, John Ridgeway, Mike Hoffman, Richard Piers Rayner, Rick Veitch, Tom Mandrake.

Hellblazer: Jamie Delano vol. 02 de 3

Continúa nuestra edición integral de Hellblazer, con un tomo que además de recopilar diferentes números en los que Jamie Delano colabora con dibujantes cono Mark Buckingham o Sean Phillips, contiene historietas firmadas por autores de la talla de Grant Morrison, David Lloyd, Neil Gaiman y Dave McKean.

EDICIÓN ORIGINAL: Hellblazer núms. 14 a 35 USA || FECHA PUBLICACIÓN: Mayo de 2016 || GUIÓN: Dick Foreman, Grant Morrison, Jamie Delano, Neil Gaiman || DIBUJO: Dave McKean, David Lloyd, Dean Motter, Mark Buckingham, Mike Hoffman, Richard Piers Rayner, Ron Tiner, Sean Phillips, Steve Pugh.

Hellblazer: Jamie Delano vol. 03 de 3

El presente tomo pone punto final a la etapa de Jamie Delano como guionista de John Constantine reuniendo en un solo volumen los episodios del 36 al 40 y del 84 al 88 de Hellblazer (incluyendo la magnífica etapa escrita por Eddie Campbell). Como colofón, esta recopilación incluye la serie limitada Hellblazer: Bad Blood (2000), de Jamie Delano y Philip Bond, y la novela gráfica Hellblazer: Pandemonium (2010), de Jamie Delano y Jock.

EDICIÓN ORIGINAL: Hellblazer núms. 36 a 40, 84 a 88 y 250 USA, Hellblazer: Bad Blood núms. 1 a 4 USA, Secret Files USA, Hellblazer: Pandemonium USA || FECHA PUBLICACIÓN: Septiembre de 2016 || GUIÓN: Eddie Campbell, Jamie Delano || DIBUJO: Dave McKean, David Lloyd, Jock, Philip Bond, Sean Phillips, Steve Pugh.

Copyright del texto © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de sinopsis e imágenes © DC Comics, ECC. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.