Cualia.es

«Batman: Gotham después de la medianoche» (2008-2009), de Steve Niles y Kelley Jones

No hace falta que nos vayamos a 1927 para encontrar los principales referentes de este cómic. No obstante, algo de eso hay, porque entre sus pequeñas recompensas figura una alusión a London after Midnight, aquella mítica película de Lon Chaney, rodada ese año y perdida en las brumas del tiempo.

Editada originalmente entre 2008 y 2009, Gotham después de la medianoche representa una conquista personal para dos autores, Steve Niles y Kelley Jones, empeñados desde hace tiempo en ubicar a sus personajes en escenografías expresionistas, más próximas al terror que al mundo de la novela negra o la ciencia-ficción.

Luego entraré en algún detalle del guión, pero conviene empezar con una advertencia. Esta es una obra para admiradores de Kelley Jones, un artista con un estilo muy definido, sin preocupaciones realistas, capaz de transformar a Batman en una criatura que parece surgir de las sombras, como si fuera una caricatura infernal o vampírica, o como una pesadilla más de su recordado Sandman. Sin duda, esa identidad gráfica es muy particular, y queda estrechamente asociada al tipo de relato que acá se nos va a contar.

La carga referencial de este cómic es inmensa, y los homenajes a otros dibujantes que se han ocupado de Batman es constante, pero eso no lo convierte en el típico tebeo para nostálgicos o entendidos. El mérito de esto último hay que atribuirselo a Niles, un guionista que parece trabajar en un eterno Halloween.

La gran virtud de esta novela gráfica no es tanto la creación de un nuevo y aterrador villano ‒en el fondo, otro justiciero con una idea desestructurada de la moral‒, sino la atención que presta a los personajes secundarios. En particular, Alfred, quien, como siempre, aparece como la brújula ética de un Bruce Wayne acostumbrado a asomarse al abismo y a coquetear ‒lo digo desde un punto metafórico‒ con cierto punto de esquizofrenia.

Como sucede en las grandes sagas del Hombre Murciélago, los enemigos habituales del protagonista hacen también su aparición, conformando esa galería familiar que los seguidores de Batman aprecian desde hace décadas.

Inquietante, sólida y de ágil lectura, Batman: Gotham después de la medianoche no requiere que el lector lleve en su mochila grandes conocimientos sobre el nuevo universo gothamita. Este acercamiento ‒digámoslo así‒ clásico resultará especialmente grato para aquellos que preferimos los viejos esquemas del panteón DC.

«Kelley Jones (Sacramento, California, EE.UU.; 1962) –escribía David Fernández a propósito de la edición que, hace años, realizó Planeta DeAgostini– saltó a la fama gracias a la especial química mantenida con el guionista Doug Moench, cuyos frutos más evidentes fueron las miniseries Lluvia rojaTormenta de sangre y Niebla carmesí, recopiladas por Planeta DeAgostini Cómics en el tomo Batman & Drácula. Además de estas tres historias, desarrolladas dentro de la línea Otros Mundos de DC Comics, coincidió de nuevo con Moench en Batman: Dark Joker The Wild y en una longeva estancia al frente de la serie regular protagonizada por el Hombre Murciélago, donde durante casi tres años confirió a Batman un aspecto muy alejado de los cánones clásicos del personaje. En su extenso currículo también destaca su aportación a The Sandman, obra magna del guionista británico Neil Gaiman. De este modo, secundado por dibujantes como Mike Dringenberg y Matt Wagner, se encargó de poner su peculiar e inconfundible estilo al servicio del arco argumental titulado Estación de nieblas. Tras participar en el relanzamiento de Deadman y prestar sus servicios a la editorial Dark Horse –Conan: The Book of ThothThe MessengersZombieWorld–, Jones se ha encargado de ilustrar la serie The Crusades, publicada dentro del sello Vertigo. Teniendo en cuenta el estilo y los intereses de ambos autores, parecía tan solo cuestión de tiempo que su talento convergiera en un proyecto común. Y la oportunidad llegó cuando Niles propuso a Jones dibujar sendos arcos argumentales de las aventuras del detective de lo sobrenatural Cal McDonald, protagonista de la serie Criminal Macabre. Sentadas las bases de su colaboración y puesta de manifiesto una evidente complicidad, recibieron la oportunidad de dirigirse a una audiencia mayor cuando, mediando las oportunas gestiones del editor Mike Singlain, se embarcaron en un proyecto tan atípico como Batman: Gotham después de medianoche

Sinopsis

Cuando cae la noche, Gotham City es un lugar peligroso. Después de medianoche, Gotham City es el Infierno en la Tierra. Hay una nueva clase de lunático suelto en Gotham, y está dispuesto a robar el corazón de la ciudad. El monstruo llamado Medianoche está convencido de que puede hacer el trabajo de Batman, solo que mucho mejor que él. Cuando la ciudad se adentra en la locura, Batman se ve en la obligación de detener a Medianoche. Pero el recién llegado ha conseguido manipular a un Joker extraordinariamente desequilibrado, a un gigantesco Clayface y a unos cuantos villanos más para que destruyan al Caballero Oscuro…

Los maestros de lo macabro Steve Niles (30 días de nocheSimon Dark) y Kelley Jones (Batman: Vampiro) nos ofrecen un apasionante misterio que transcurre en los rincones más oscuros de Gotham City.

EDICIÓN ORIGINAL: Batman: Gotham After Midnight núms. 1 a 12 USA || FECHA PUBLICACIÓN: Junio de 2018 || GUIÓN: Steve Niles || DIBUJO: Kelley Jones || FORMATO: Cartoné, 296 págs.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © DC Comics, ECC Cómics. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.