Cualia.es

Crítica: «Doctor Sueño» (Mike Flanagan, 2019)

La novela de Stephen King que sirve de base a esta película sorprendió no sólo por ser una inesperada secuela de El resplandor, sino porque, más que una historia de terror, es un thriller sobrenatural.

En el libro de King, distintos personajes con poderes psíquicos se enfrentan entre sí en el plano mental, casi como en un tebeo de la Patrulla-X. Las excusas telepáticas hacen que la trama esté plagada de atajos narrativos y sorpresas algo caprichosas, lo cual le resta algo de tensión, ya que puede pasar casi cualquier cosa sin justificación aparente.

Lo que sí tiene la novela son buenos personajes y candor humano. Dan Torrance lucha para no convertirse en su padre, víctima del alcoholismo y el remordimiento. Y eso es lo más importante, en realidad.

Como sucede en tantas otras creaciones de King, se repite en esta novela la eterna lucha entre el mal y el bien (sin que los “buenos” sean una panda de babosos o santurrones). La amistad de Dan con la niña Abra resulta emotiva, al igual que la manera en que el protagonista utiliza sus poderes para ayudar a su comunidad y, especialmente, para lograr que el tránsito a la muerte de enfermos terminales no resulte terrorífico y doloroso.

Mike Flanagan, uno de los mejores cineastas en el género de terror actual, vuelve a adaptar a King tras el excelente telefilm El juego de Gerald, emitido en 2017 por Netflix. En esta misma plataforma, Flanagan desarrolló asimismo su aplaudida reinterpretación de la novela de Shirley Jackson La maldición de Hill House (1959). Una obra que, por su parte, fue la principal influencia de Stephen King a la hora de escribir El resplandor en 1977.

En el libro de King, el hotel Overlook es un recinto enfermo que se alimenta de maldad, esclaviza las almas de sus inquilinos y se apropia de ellas para siempre. El autor de Maine aprovechaba este entorno para hablar de sus propios demonios personales: las adicciones, las cargas familiares, el peso de la vida de un escritor que no sabe si realmente lo es…

En El resplandor el terror era paranormal y psicológico a la vez, y por eso los personajes eran lo importante, más que los setos con vida propia o las mangueras-serpiente. Contra todo pronóstico, Kubrick realizó una celebérrima adaptación, con una impresionante, por no decir magistral, puesta en escena. La cinta es todo un referente cinematográfico, sin duda, pero también es más fría que un témpano.

A Kubrick le interesaba la atmósfera y experimentar con el entorno en el que se desarrolla la historia de King. En cambio, los personajes le importaban un pimiento. Nunca entendió de qué trataba El resplandor, y no se esforzó en hacerlo. La tirria que Stephen King le tiene a esa película es bien conocida por todos, y no parece injustificada.

Mike Flanagan, además de adaptar con gran eficiencia Doctor Sueño, consigue que el film funcione como una secuela de la película de Kubrick. Sin llegar a la imitación fetichista de su estilo, sí deja claro que es una continuación de la famosa cinta de 1980. Quizá lo más flojo de Doctor Sueño sea la similar utilización de música y sonidos ominosos de El resplandor, una constante tabarra acústica que ya era un truco barato en la película de Kubrick, y que en esta secuela, en muchas ocasiones, no casa en absoluto con lo que se está mostrando.

Buen cineasta y mejor montador, Flanagan sale airoso a la hora de trasladar a imágenes los extraños enfrentamientos mentales de los protagonistas, con alguna escena realmente brillante (la “pelea” en el supermercado). En todo caso, no se pierde en meros alardes estéticos.

Al contrario que Kubrick, Flanagan sí que está interesado en los personajes, y dirige con sensibildad a un excelente reparto, encabezado por Ewan McGregor, la jovencísima Kyliegh Curran y una hipnótica Rebecca Ferguson en el papel de Rose the Hat, tan imposiblemente bella como inquietante (quizá por eso mismo). Sin duda, Rose pasa directamente a formar parte de la galería de grandes villanos de las películas-King.

En papeles secundarios, nos alegramos al ver rostros habituales en el cine de miedo: el niño Jacob Tremblay, la siempre sufrida Jocelin Donahue o el veterano Carel Struycken.

Sí, Doctor Sueño rinde pleitesía a la película de Kubrick, pero también ajusta cuentas con ella, por no decir que, especialmente en su climax, le suelta una patada en la entrepierna. O, al menos, sí que arregla determinados aspectos negativos del film de 1980. Si Dan Torrance tiene un asunto pendiente que arreglar en el hotel Overlook, la propia película comparte ese objetivo.

Mike Flanagan es un nuevo talento del cine de terror. Se trata de un innovador, pero no de un posmoderno. En el fondo, realiza terror clásico, a su manera y explorando nuevos caminos, pero sin desechar el legado previo. No en vano, lo que en principio podría haber sido un pobre clon de Kubrick ‒o un ejercicio de mímica similar a la simpática escena de Ready Player One (Steven Spielberg, 2018) en la que los protagonistas se meten dentro de la película El resplandor‒, comienza con una escena que remite por igual al Frankenstein de James Whale y a los films de John Carpenter.

Doctor Sueño es una nueva buena película en la carrera de un director que ya ha pasado de ser prometedor a un imprescindible dentro del género de terror. Quizá, junto a Frank Darabont, el que mejor a entendido a Stephen King.

Y recuerden, el ka es una rueda.

Sinopsis

Dan Torrance lucha por encontrar algo de paz a pesar de seguir irremediablemente marcado por el trauma que sufrió de niño en el Hotel Overlook. Pero esa paz se quiebra cuando conoce a Abra, una valiente adolescente dotada de un poderoso don extrasensorial, conocido como el «resplandor». Abra reconoce instintivamente que Dan comparte su poder y, desesperada, le pide ayuda para enfrentarse a la despiadada Rose the Hat y a sus seguidores, The True Knot, que se alimentan de los niños que poseen el don del resplandor en su búsqueda de la inmortalidad.

Dan y Abra forman una extraña alianza y emprenden una batalla a vida o muerte contra Rose. La inocencia de Abra y su valor a la hora de aceptar su resplandor obligan a Dan a recurrir a sus propios poderes como no lo había hecho nunca. Deberá enfrentarse a sus miedos a la vez que revive los fantasmas del pasado.

Doctor Sueño es la continuación de la historia de Danny Torrance 40 años después de su aterradora estancia en el Hotel Overlook en El resplandor. Ewan McGregor, Rebecca Ferguson y la debutante Kyliegh Curran protagonizan este thriller sobrenatural, dirigido por Mike Flanagan, a partir de su propio guión basado en la novela de Stephen King.

Trevor Macy y Jon Berg producen la película, y Roy Lee, Scott Lumpkin, Akiva Goldsman y Kevin McCormick son los productores ejecutivos.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Intrepid Pictures, Vertigo Entertainment, Warner Bros. Pictures. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario", "La diligencia. El libro del 80 aniversario" y "El universo de Howard Hawks".