Cualia.es

Schoenberg y Berio traducen a Brahms

Johannes Brahms, aparte de ser uno de los grandes de la música en los últimos mil años, ha sido siempre considerado como un artista conservador, sólidamente asentado sobre herencias, tradiciones y demás virtudes consabidas. Lo opuesto era, en su tiempo, el wagnerismo, que proponía la revolución, el arte del porvenir y la redención musical de la humanidad. Nada más que eso, tampoco exageremos.

Massimo Mila, hace medio siglo, se encargó de mostrar en qué medida –talentos aparte, porque son imponderables– Brahms había sido inconvencional sin resultar inconveniente. Y recordó, en su apoyo, un artículo de los años 1940 firmado por Arnold Schoenberg.

El nudo explica la trama. Porque, cabe preguntarse, ¿a qué viene ese doble homenaje de los vanguardistas Schoenberg y Berio al tradicionalista Brahms? Es cierto que se trata, a su vez, de dos vanguardias distintas. Una intentó liquidar la tonalidad y la otra, jugar al pastiche, la cita apócrifa y la caricatura. Lo cierto es que, ante Brahms, se pusieron serios, respetuosos y afectivos. Y así ambos hicieron, para orquesta, arreglos que son auténticas traducciones de obras de cámara. Lo que resultó es el mayor homenaje que se pudo hacer a Brahms: no convertir un cuarteto y una sonata en sendas sinfonías sino quedarse a medio camino, como el propio Brahms lo hizo en sus serenatas.

Amén, aleluya.

Disco recomendado: JOHANNES BRAHMS (1833-1897): Cuarteto para piano op. 25 en Sol menor (arreglo para orquesta de Arnold Schönberg); Sonata para clarinete y piano op. 120 (arreglo para orquesta de Luciano Berio) Karl Heint Steffens, clarinete. Staatsorchester Rheinische Philharmonie. Daniel Raiskin, director / CPO / Ref.: 777356-2 (1 CD)

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo se publica en Cualia por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista. Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de "La Opinión" y "La Razón" (Buenos Aires), "Cuadernos Noventa" (Barcelona) y "Vuelta" (México, bajo la dirección de Octavio Paz). Dirigió la revista "Cuadernos Hispanoamericanos" entre 1996 y 2007, y entre otros muchos libros, es autor de "La ciudad del tango; tango histórico y sociedad" (1969), "Genio y figura de Victoria Ocampo" (1986), "Por el camino de Proust" (1988), "Puesto fronterizo" (2003), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)
En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por "Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina". (Fotografía publicada por cortesía de "Scherzo")