Cualia.es

«Punisher: Bienvenidos al Bayou» (2009), de Victor Gischler y Goran Parlov

Lo que viene ahora debe agradar a quienes, en su momento, disfrutaron con la saga de Frank Castle escrita por Garth Ennis. Aunque es pura ficción, esta aventura del Castigador, escrita por Victor Gischler y dibujada por Goran Parlov, provoca una extraña inquietud, como si la trama no resultase del todo imposible.

En el volumen que presentamos se reúne el ciclo Bienvenidos al Bayou, editado originalmente entre agosto y octubre de 2009. Esta vez, Frank Castle tiene que vérselas con un clan de salvajes, aislado en el pantanoso corazón de Louisiana, entre cipreses carcomidos, mosquitos y caimanes que han probado la carne humana en más de una ocasión.

Su autor, el novelista Victor Gischler, conoce bien la zona, y sabe que quienes cruzan la cuenca Atchafalaya por la Interestatal 10 suelen contarse leyendas sobre hechos terribles cuyas pruebas se ocultan en las ciénagas. La lenta corriente de bayous como el Plaquemine, el Vermilion o el Nezpiqué es todo un síntoma en el que se pone de manifiesto la naturaleza prehistórica e inhóspita de la zona.

Obviamente, no se puede imaginar un escenario más adecuado para comprobar el estado de forma del Punisher. Con un retorcido humor negro, el guión recurre a una fórmula conocida pero siempre grata: un grupo de viajeros jóvenes son secuestrados por una familia caníbal y amante de las viejas tradiciones.

Las referencias de Gischler son obvias, y nos remiten a películas como La matanza de Texas (1974) y Las colinas tienen ojos (1977), inspiradas a su vez en aquel solitario paleto de Wisconsin, Ed Gein, quien pasó de cazar ciervos a convertirse en un despiadado asesino.

Con todo, la mayor fuente de inspiración de este relato es la legendaria familia Sawney Bean, un clan vicioso y endogámico, cuyos miembros –en torno a medio centenar– asesinaron y devoraron a unas mil personas en la Escocia del siglo XVII.

Como buen cinéfilo, Gischler tambien recorre parte del trayecto que exploró Walter Hill en La presa (Southern Comfort, 1981), aquella cinta en la que unos cuantos soldados de la Guardia Nacional de Louisiana eran convertidos en piezas de caza por tramperos cajun. De hecho, hay una fiesta bastante atroz en Bienvenidos al Bayou en la que uno parece oír aquella canción, «Parlez nous à boire», que marcaba el punto culminante en la cinta de Hill.

A Gischler le conocen los aficionados a la novela negra en Estados Unidos por títulos como Gun Monkeys, candidata al premio Edgar, Shotgun Opera y Go-Go Girls of the Apocalypse.

Como guionista de la Casa de las Ideas, firmó otras aventuras de Punisher (Little Black Book, agosto de 2008) y un buen puñado de historias de Masacre, el mercenario bocazas (Deadpool: Merc With a Mouth, desde septiembre de 2009), además de inauguar una nueva etapa de la Patrulla X (X-Men #1, desde septiembre de 2010).

El volumen que publicó Panini en 2010 se completa con unas cuantas historias breves, en lo que viene a ser una antología que homenajea al personaje en el cierre de un largo ciclo (recogida en Frank Castle: The Punisher #75, diciembre de 2009).

Aunque se sitúan por delante dos de las entregas, Morbo (Ghouls, con guión de Duane Swierczynski y dibujo de Tomm Coker) y El día del padre (Father’s Day, con guión de Peter Milligan y dibujo de Goran Parlov), también resultan muy atractivos los relatos Muñecas (Dolls, guión de Tom Piccirilli, dibujo de Laurence Campbell) y Entrada (Gateway, guión de Greg Hurwitz, dibujo de Das Pastoras).

Dentro del buen tono medio, resulta algo más decepcionante la última historia, El fragmento más pequeño (Smallest Bit of This, guión de Charlie Huston, lápiz de Ken Lashley, tinta de Rob Stull).

Sinopsis

Frank Castle ha viajado hasta Luisiana, a una estación de servicio perdida en el borde de los pantanos… Y es allí donde encuentra un mundo oculto, de horror indescriptible.

En todos estos años en los que ha patrullado por las profundidades del infierno, El Castigador ha encontrado tipos verdaderamente desagradables, pero no hay palabras para describir la depravación a la que deberá enfrentarse ahora.

Y además, un especial realizado por algunos de los mejores autores de Marvel, que analizan desde su perspectiva la historia personal de Frank Castle.

Contiene MAX: Frank Castle, The Punisher 71-75 USA

Copyright del texto © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de sinopsis e imágenes © Marvel Comics. Cortesía del Departamento de Prensa de Panini Comics. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.