Cualia.es

«El soldado español», de Fernando Martínez Laínez

España, como todo el mundo sabe, es un país viejo. Y sin embargo, a pesar de la riqueza y densidad de su historia, practica la desmemoria con una persistencia casi suicida. Quiero decir con esto último que las lecciones del pasado ‒muchas, y además valiosas‒ pierden importancia cuando nos entregamos, casi exclusivamente, a engordar rencores y diferencias irreductibles.

Demasiadas veces, cuando la fraternidad nacional se anuncia con algún gesto, queremos verla, pero no está. Y además, esa fraternidad se acaba disipando con discusiones sobre esto y sobre aquello. Es triste, pero no me sorprende, porque quienes fomentan esa división hace mucho que dejaron de creer en este país, si es que alguna vez lo hicieron.

En este sentido, produce auténtico entusiasmo leer un libro de un autor contemporáneo que, además de conocer el significado histórico de nuestra tierra, analiza ese devenir con inteligencia. Fernando Martínez Laínez hilvana un relato que abarca muchos siglos, consciente de que hace falta una seria labor interpretativa para añadir lo que no aparece en otros ensayos más livianos. En este caso, cada episodio ‒cualquiera de orden significativo‒ queda expuesto con rigor y claridad, con ese empeño educativo que siempre distingue a los buenos libros de divulgación.

Hay algo que no he destacado hasta ahora, y es que este es un ensayo de historia militar. Mejor dicho, es un libro de historia que se centra en nuestros militares y guerreros para explicar lo que fuimos y lo que somos. La ambición de la empresa es evidente. No en vano, el autor recorre un periodo que va desde la época prerromana hasta la actualidad.

Tras completar la lectura, uno comprende que Martínez Laínez nos habla de un patrimonio que nos pertenece, en el más amplio sentido del término. Al fin y al cabo, esta historia, rebosante de dramas, hazañas y tragedias, dibuja un camino de encuentro hacia lo que somos.

Lejos de oscuridades hiperbólicas y mentiras negrolegendarias, la obra de Martínez Laínez responde a preguntas que, a mi modo de ver, van más allá de lo estrictamente militar: ¿Por qué nos reconocemos, o podemos reconocernos, en esos combatientes de los que nos habla en este libro? ¿Qué tienen en común los españoles de hoy y los de antaño? ¿Cuál es la naturaleza de esta comunidad de la que formamos parte? Todas estas dudas, a pesar de su aparente vaguedad, creo que se despejan muy bien con este ensayo, repleto de documentación y maravillosamente sintetizado.

Dándole vueltas a ese enigma de nuestra identidad, me quedo con este párrafo del autor, que arroja luz sobre inquietudes muy actuales: «España, básicamente ‒escribe‒, ha sido un pueblo más de guerreros que de soldados, y quizá por eso llevó a su máxima expresión el ejemplo del combate irregular por excelencia: la guerrilla, una palabra española extendida en todo el mundo. Pero, además, en muchos casos, nuestros soldados fueron arrojados a la guerra sin jerarquía dirigente capaz de vertebrar el conjunto del país, algo que también se refleja en el hecho de que hayamos tenido, en conjunto, una apabullante escasez de grandes líderes políticos desde el siglo XVII, por lo menos».

Además de un volumen imprescindible en la biblioteca de los interesados por la historia militar, El soldado español es, sin lugar a dudas, una lectura muy recomendable para cualquiera que desee comprender el alcance y la dimensión de España desde su origen hasta nuestros días.

Sinopsis

El soldado español forma parte inseparable del pasado y el presente de España. Es una memoria marcada por los avatares bélicos en los que intervinieron combatientes españoles a lo largo de los siglos: desde los celtíberos que se opusieron a la dominación romana o los legendarios tercios a las actuales Fuerzas Armadas, pasando por los guerreros medievales o los conquistadores de América. Fueron capaces de las mayores proezas y supieron sufrir en los momentos aciagos.

Como hijos del pueblo del que proceden han sido un fiel reflejo de las virtudes y defectos del conjunto social a través del tiempo. Constituyen una herencia de nuestra realidad histórica y un arquetipo que define nuestra propia existencia acumulada en el tiempo. Sus actuaciones son el rastro de lo que nos caracteriza como país frente al resto de las naciones.

Este libro supone una síntesis del imaginario colectivo de España, un país de trayectoria intensa y cambiante que dispuso de un gran imperio y selló con su impronta un tramo importante del devenir de la humanidad.

Más de 100 ilustraciones originales ponen rostro y dan forma a los soldados del pasado y convierten a esta obra en un libro único en su género.

Fernando Martínez Laínez

Escritor y periodista de muy amplia y variada trayectoria. Experto en política internacional, en especial de Europa del Este y la antigua URSS. Colaborador asiduo en publicaciones de historia y de la Revista Española de Defensa. Autor de novelas y ensayos divulgativos de historia, con especial incidencia en el mundo de los tercios, entre los que destacan Una pica en Flandes; Vientos de gloria;  Fernando el Católico, crónica de un reinado o Como lobos hambrientos (sobre las guerrillas en la Guerra de la Independencia). Entre sus novelas históricas recientes destacan El Náufrago de la Gran Armada y la trilogía La senda de los Tercios. Es uno de los iniciadores de la novela negra y de espías en España.  En la actualidad es presidente y cofundador del Club Le Carré, dedicado a promocionar la cultura de inteligencia, Periodista de Honor de la APM, y miembro de la junta directiva de la Asociación de Amigos del Camino Español de los Tercios.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Arzalia. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.