Cualia.es

«El decálogo» (2001-2003), de Frank Giroud

Lo reconozco. Pocas veces he logrado resistirme a los grandes del tebeo francobelga. Venciendo suspicacias, y para fortuna de quienes no comparten esta afición mía, Frank Giroud viene a seducir a propios y extraños con este hito del cómic galo que es El decálogo.

El orgullo cultural que suele implicar la expresión «obra maestra» es infrecuente en el cómic actual, y la reservamos habitualmente para las glorias del pasado. Sin embargo, El decálogo es una obra redonda, sin fisuras, tan apasionante como una buena novela. Y eso nos permite destacar la maestría de una serie en la que el guión de Giroud es ilustrado –ahí es nada– por artistas de la talla de Joseph BéhéTBCGiulio De VitaJean-François CharlesBruno RoccoAlain MounierPaul GillonLucien RollinMichel Faure y Franz.

Formado en l’École des Chartes, Frank Giroud fue catedrático de historia, y esto es algo que ya salió a relucir en colecciones como La Découverte du Monde en Bandes Dessinées L’Histoire du Far West, donde colaboró con Alarico Gattia, el gran José Antonio de HuescarPierre Frisano, mi admirado José Bielsa y Paolo Eleuteri Serpieri.

Gracias a sus conocimientos del pasado, Giroud ha brillado en otras creaciones –Les Oubliées d’AnnamLa Fille aux IbisAzrayen, etc.–, pero creo que es en El decálogo donde mejor se combinan sus talentos como guionista e historiador.

El primer álbum de la serie salió de imprenta en junio de 2001, y en él se ponían las bases de un poderoso drama que abarca varios siglos y un repertorio coral de personajes.

La intriga gira en torno a un extraño libro, el Nahik, cuya posesión no trae buena suerte y suele brindar un desenlace fatal a cada uno de sus dueños.

En ese manuscrito, firmado por el misterioso Alan D., figura un decálogo recitado por Mahoma justo antes de su muerte. Dicho decálogo fue escrito sobre un omóplato de dromedario, y su contenido, reproducido por un acuarelista del XVIII, Fernand Desnouettes.

Contraviniendo los principios de la Yihad, esos diez mandamientos tienen el poder de apaciguar el avispero religioso que bulle entre las religiones monoteístas.

Cada capítulo de El decálogo es una historia que concluye. La saga arranca en Glasgow en 2001 y se cierra en la Medina del año 622. Entre ambas fechas, y mientras el Nahik pasa de mano en mano, Giroud nos traslada –por citar cuatro escenarios– a la Revolución Francesa, a la campaña napoleónica en Egipto, al genocidio armenio y a la postguerra de lo que fue Yugoslavia y ahora es un ajedrez balcánico.

Denso, apasionante, colorista y escrito con inteligencia, El decálogo es uno de esos cómics que uno no desea terminar y que garantizan el placer de cualquier aficionado al noveno arte.

Sinopsis

Un misterioso manuscrito llega a las manos de Simon Broemecke, un joven director editorial que, por otra parte, sueña con la gloria literaria. Este documento, que viene directamente del pasado, hará que varios destinos se tambaleen, entre los cuales el de Simon y el de Gwen, la mujer que lo abandonó y a la que sigue amando locamente. El nombre del manuscrito: Nahik.

Un relato de acción, intriga y aventura a través de las eras en un integral que recopila los 11 álbumes originales de esta obra maestra del cómic europeo.

Tomo 1: Le Manuscrit (enero de 2001) (Béhé)

En este primer número, nos encontramos en el Glasgow actual. Un misterioso manuscrito llega a las manos de Simon Broemecke, un joven director editorial que, por otra parte, sueña con la gloria literaria. Este documento, que viene directamente del pasado, hará que varios destinos se tambaleen, entre los cuales el de Simon y el de Gwen, la mujer que lo abandonó y a la que sigue amando locamente. El nombre del manuscrito: Nahik.

«Tal y como reza al comienzo de cada uno de los tomos que componen esta colección –escribe Rafa Tenorio–: “El Decálogo es el nombre que se da a los Diez Mandamientos que, según la Biblia, Dios transmitió a Moisés en el monte Sinaí. Normalmente este término se usa como nombre propio, ya que sólo existe UN Decálogo… por lo menos oficialmente”. Partiendo de dicha premisa, Frank Giroud, guionista de esta magnífica serie, nos presenta una encarnación ficticia de El Decálogo, pero retratada con tanto cuidado y detalle que podría pasar perfectamente por una revisión de hechos reales. El autor hace aparecer este Decálogo en distintos momentos de la historia, de su propia historia, y de la historia de la humanidad, con el doble propósito de relatarnos por una parte el devenir del propio texto religioso, y por otra la relación de unos seres humanos corrientes, escogidos al azar, con los preceptos morales que componen este catecismo. De este modo, si seguimos el orden normal de lectura de los diez volúmenes en los que se divide la serie, según su numeración oficial, partiremos del momento actual, en el que se nos presenta un fiel reflejo de lo que podría ser la postura de cualquier persona contemporánea a nosotros ante el hallazgo de un texto de este tipo, en el que se mezclan tradición, superstición, religión y ficción. Con la sucesiva lectura de los volúmenes iremos retrocediendo en el tiempo, hasta encontrarnos con el origen del llamado Nahik, y más allá, hasta sus más profundas raíces.

«Pero esta ‒añade‒ es sólo una de las múltiples lecturas que esta obra permite. Como hemos visto, cada libro, cada capítulo, relata la relación de una persona normal y corriente con cada uno de los mandamientos, el dilema moral que plantean las situaciones extremas a las que el guionista les expone, y las dudas existenciales que estos contextos les generan, sea cual sea su credo religioso o posición social. Porque este es otro de los mensajes que podemos aprehender de este tebeo, que el Decálogo es un código de conducta moral, y que es un factor común a cualquier creencia, o a la falta de ella. Otra posible lectura es en el sentido inverso a la publicación, comenzando por el último número, pudiendo asistir de este modo a la historia del Nahik, pero desde su génesis hasta la actualidad. Y por último, también podemos realizar una interesante lectura de cada libro individualmente, ya que cada uno de ellos constituye un excelente relato cargado de suspense, intriga, y un montón de cualidades que denotan el buen saber hacer de los autores, que narran su historia con tales dosis de verismo que da la impresión de que estén relatando versiones noveladas de pasajes reales.»

Tomo 2: La Fatwa (enero de 2001) (Giulio De Vita, Patricia Faucon)

Merwan y Aline se aman. Ella es bailarina, ama la vida, las fiestas y viajar. Él es musulmán, y desde hace poco, milita en un movimiento integrista. La ruptura tiene lugar en la Gare de l’Est.

Mientras el joven observa, humillado, impotente y desgarrado, como su amiga sube al mítico Orient Express, cree reconocer entre los viajeros al escritor Halid Riza, sobre el cual pesa una fatwa de dos millones de dólares. Instintivamente, Merwan sube al tren, aunque ignora que en la maleta del escritor hay un libro misterioso y terrible que cambiará su destino.

«El artífice de esta intrincada obra –escribe Rafa Tenorio– es Frank Giroud, uno de los más famosos escritores de la Bande Dessineé francesa contemporánea. En obras como Eva K, Mandrill, o en esta misma, El Decálogo, da rienda suelta a su reconocido amor por el medio en el que trabaja y a sus amplísimos conocimientos sobre historia general, no en vano se formó para desempeñar la labor de profesor de historia. Otra particularidad más de esta obra es que, para enfatizar el carácter de independencia de cada capítulo o sura, el autor se ha acompañado de un dibujante distinto, eso sí, todos ellos espléndidos, como lo son Joseph Béhé, Giulio de Vita, TBC, o los otros siete que completan el plantel, aunque desgraciadamente, en nuestro país no hemos tenido todavía demasiadas oportunidades para poder disfrutar de sus obras».

Tomo 3: Le Météore (mayo de 2001) (Jean-François Charles)

Tomo 4: Le Serment (mayo de 2001) (TBC, Patricia Faucon)

Tomo 5: Le Vengeur (febrero de 2002) (Bruno Rocco, Patricia Faucon)

Tomo 6: L’Échange (febrero de 2002) (Alain Mounier, Patricia Faucon)

Tomo 7: Les Conjurés (octubre de 2002) (Paul Gillon, Marie-Paule Alluard)

Tomo 8: Nahik (octubre de 2002) (Lucien Rollin, Jean-Jacques Chagnaud)

Tomo 9: Le Papyrus de Kom Ombo (febrero de 2003) (Michel Faure, Jean-Jacques Chagnaud)

Tomo 10: La Dernière Sourate (febrero de 2003) (Franz)

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de sinopsis e imágenes © Glénat. Cortesía de Planeta DeAgostini. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.