Cualia.es

Crítica: «The Amazing Spider-Man» (2012), de Marc Webb

A muchos ni se nos había pasado por la cabeza que el cine de superhéroes heredase esta costumbre de los cómics: renovar la dimensión de un personaje cambiando de guionistas y de equipo artístico. Así, cuando aún lanza sus redes en nuestra memoria el Spiderman de Sam Raimi, Marc Webb nos presenta una película en la que el trepamuros hace borrón y cuenta nueva.

Una cosa condujo a la otra. Primero, el proyecto de Spider-Man 4 se desplomó en un despacho de Columbia. Luego Sam Raimi fue amistosamente despedido por los ejecutivos de Sony Pictures, y la compañía decidió relanzar la saga con un nuevo planteamiento.

Reboot: así llaman a esa operación cosmética que, sin duda, tendrá efectos muy benéficos en la franquicia y en sus aledaños comerciales. Eso es algo de lo que siempre estuvo seguro el presidente de Marvel Studios, Kevin Feige: «Existe una enorme cantidad de cómics y material disponible –declaró– para inspirar un enfoque fresco e irresistible de Peter Parker y su viaje como Spidey, y tenemos muchas ganas de ver cómo este cobra vida en la pantalla».

La elección como director de Marc Webb, artífice de esa joya indie que es 500 días juntos, sorprendió a más de un crítico. Tanto es así, que el propio Webb quiso dejar clara su ilusión ante el proyecto: «Este es un sueño hecho realidad –dijo–. Y soy muy consciente del desafío, la responsabilidad y la oportunidad que significa. La excelente interpretación que Sam Raimi ha hecho de Spiderman es un precedente aleccionador a seguir y sobre el cual construir. Existen muy buenas razones para que a todo el mundo le gusten los tres primeros filmes. Pero creo que la mitología de Spiderman trasciende no solo generaciones sino también a los directores. Acepto este trabajo no para ‘reemplazar’ a Sam. Eso sería imposible. Por no decir, arrogante. Estoy aquí por la oportunidad que se presenta para que las ideas, los relatos y las historias añadan una nueva dimensión, perspectiva y voz creativa a Spiderman».

Para evitar suspicacias, el propio Stan Lee animó a Webb desde su oficina en Marvel: «Me entusiasma que Sony haya elegido a un director con una verdadera predilección y comprensión del personaje. Esta es una valiente y arriesgada dirección para la franquicia y estoy ansioso por ver lo que Marc hará con ella».

Mientras James Vanderbilt tecleaba su primer borrador del guión, se dio a entender que la película se centraría en la etapa estudiantil de Peter Parker. La noticia, qué duda cabe, interesó a quienes seguimos viendo a Peter como el torpe de la clase.

Para alejarse de la ligereza y el humorismo de Raimi, el nuevo equipo creativo quiso tomar como modelo el caso de Batman Begins, de Christopher Nolan. Con el fin de contentar a los fans, un peso pesado de Marvel Comics, Brian Michael Bendis, explicó a Vanderbilt las claves de la serie Ultimate Spider-Man.

Al realizador Marc Webb le interesaba especialmente esa reunión con Bendis, porque su propósito siempre ha sido el de oscurecer a Spiderman, centrándose en su faceta más trágica. Una vez dicho esto, no sé si hace falta añadir que dos personajes con un dramático destino, el Capitán George Stacy y su hija Gwen, son figuras clave en esta nueva aventura.

El reparto de The Amazing Spider-Man es otra cuestión interesante. Entre otras cosas porque el proceso de casting ha implicado a medio Hollywood. Para encarnar a Spiderman hicieron pruebas Jamie Bell, Josh Hutcherson, Frank Dillane, Alden Ehrenreich, Andrew Garfield, Aaron Johnson, Anton Yelchin, Logan Lerman y Michael Angarano.

Al final, fue Garfield, el protagonista de La red social, quien se hizo con tan goloso papel. Una vez desvelado el secreto, Marc Webb declaró: “A pesar de que su nombre puede ser nuevo para muchos, aquellos que conocen el trabajo de este joven actor saben de su extraordinario talento. Tiene una excepcional combinación de inteligencia, sensatez y humanidad. Recordad mis palabras, os encantará Andrew Garfield como Peter Parker.”

Matt Tolmach, presidente de Columbia Pictures, remachó ese mismo clavo: “Spiderman es un superhéroe clásico, un joven que equilibra su responsabilidad de servir a la humanidad y destruir el mal con la timidez y la normalidad de alguien que lucha por encontrarse a sí mismo. El papel requiere un actor extraordinario. Se necesita a alguien que mágicamente pueda transformarse de Peter Parker en Spiderman. Un actor que refleje la vulnerabilidad de la juventud y la fortaleza y confianza de una figura legendaria, todo al mismo tiempo. Hemos encontrado a ese actor en Andrew Garfield”.

En cuanto a Gwen Stacy, la lista de candidatas incluyó a Imogen Poots, Ophelia Lovibond, Lily Collins, Teresa Palmer, Emma Roberts, Emma Stone, Mia Wasikowska, Dianna Agron, Georgina Haig y Dominique McElligott. La premiada fue, como ya saben Emma Stone.

Poco a poco, la lista de intérpretes se enriqueció con secundarios tan interesantes como Rhys Ifans (Dr. Curt Connors / El Lagarto), Martin Sheen (Tío Ben), Sally Field (Tía May), C. Thomas Howell (Ray Cooper) y Denis Leary (George Stacy).

La cinta comenzó a filmarse en Los Ángeles el 6 de diciembre de 2010 con una notable innovación tecnológica, y es que se trata de la primera cinta en 3D rodada con la nueva cámara RED Epic, que permite una resolución de 5K (13,8 Megapíxeles), tiene un peso mínimo y una sensibilidad ISO variable de 200 a 12800.

El encargado de comentar la novedad técnica fue Jeff Blake, director general de Sony Pictures Worldwide Marketing & Distribution: «Spiderman es la máxima experiencia para los espectadores de cine veraniego y nos hace mucha ilusión que los realizadores presenten esta próxima entrega en 3D. Spiderman es uno de los personajes más populares del mundo y sabemos que el público está ansioso y entusiasmado por descubrir la fantástica visión que tiene Marc de Peter Parker y la franquicia».

Como ven, la apuesta de Sony ha sido clara, y no esconde otra intención que la espectacularidad.

Sin duda, con este esfuerzo se pretende no desilusionar a quienes recibieron el cine en 3D con una confianza que otras producciones –no me pidan que mencione títulos– han ido debilitando.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes y las declaraciones de los personajes entrevistados © 2011 Marvel Comics, Columbia Pictures. Cortesía de Sony Pictures Releasing de España. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.