Cualia.es

«Antes de Watchmen: Rorschach» (2012-2013), de Brian Azzarello y Lee Bermejo

Si quieren una discusión densa y prolongada, planteen a un admirador de Alan Moore la necesidad de publicar un cómic como Antes de Watchmen. Créanme: a veces, nuestra admiración por los grandes artistas está tan llena de supersticiones como una tienda de amuletos. De ahí que convertir una novela gráfica como Watchmen en un tótem intocable me parezca inoportuno, sobre todo cuando uno descubre un spin-off de tanta calidad como el que hoy nos ocupa.

Ideada por DC Comics en 2012, Antes de Watchmen es, como indica su nombre, una serie de precuelas que centra cada una de sus entregas en un personaje concreto de la saga original. El propio Moore tanteó la idea en 1985, pero ya sabemos que el mundo editorial es lento en sus decisiones, y aquello que a Moore le parecía interesante hace treinta años dejó de atraerle en 2010. A pesar de su desdén, el proyecto siguió adelante, fomentando esa controversia mediática que suelen generar las secuelas que no cuentan con la bendición del creador original.

El debate sobre esa continuidad ‒ya lo advertí‒ sería largo, y excede los márgenes de esta reseña. En todo caso, dejo aquí esta reflexión: desde sus orígenes, la historia del cómic se compone de sagas interminables, relanzamientos, secuelas y retornos. Hablamos de tinta y de cultura pop, y no de relieves de mármol blanco, custodiados en un museo y venerados como algo que ha de inmortalizarse sin generar derivaciones. De hecho, el cómic es derivativo por naturaleza, y no caben excepciones.

En la entrega que motiva estas líneas, Antes de Watchmen: Rorschach (octubre de 2012-enero de 2013) el guionista Brian Azzarello y el dibujante Lee Bermejo nos trasladan a la Nueva York ucrónica de 1977. Un escenario sórdido y peligroso, donde prospera, entre otros maleantes, un depredador sexual.

Con tiempo y delirios suficientes como para reaccionar ante esa podredumbre humana, Rorschach emprende una oscura cruzada, hecha a la medida del noir de los setenta. Por eso mismo, este cómic tiene un cierto aire de familia con las novelas de escritores de la época, al estilo de Edward Bunker o George V. Higgins, y con películas como Harry el Sucio (Don Siegel, 1971), La piel en el asfalto (James William Guercio, 1973) o Manos sucias sobre la ciudad (Peter Hyams, 1974).

El espíritu fugitivo de Rorschach, distorsionado por toda esa corrupción de su vecindario, ocupa el centro de la narración, marcada en todo momento por la maldad glacial que muestran sus adversarios.

Respetuoso con la creación de Moore, Azzarello evita los experimentos, y opta por contenerse para darnos lo esperado: una tenebrosa peripecia de Rorschach, lanzado a la caza del hombre. Si añadimos a ello la espectacular labor de Bermejo, valoraremos en su justa medida esta dignísima precuela, congruente con el universo del Watchmen original.

Sinopsis

Brian Azzarello y Lee Bermejo (Batman: Fuego cruzadoLex LuthorJoker) se reúnen para relatar la historia de Walter J. Kovacs, más conocido como Rorschach. El brutal justiciero procedente de las páginas de Watchmen protagoniza en solitario esta exitosa miniserie, ahora recuperada a través de un tomo imprescindible.

Antes de Watchmen: Rorschach nos traslada a la sórdida Nueva York de 1977. Es la ciudad del crimen cotidiano, la del gran apagón y la de un asesino en serie, “el Bardo”, que parece actuar impunemente contra jóvenes indefensas. En la misma época en que entró en vigor la Ley Keene, destinada a prohibir comportamientos como el suyo, Rorschach debe enfrentarse al implacable Rawhead mientras intenta resolver el enigma del Bardo y proteger a Nancy, desconocida por la que quizá sienta un poco más de afecto que por cualquier otro ser humano.

EDICIÓN ORIGINAL: Before Watchmen: Rorschach núms. 1 a 4 USA || FECHA PUBLICACIÓN: Enero de 2016 || GUIÓN: Brian Azzarello || DIBUJO: Lee Bermejo || FORMATO: Cartoné, 112 págs. A color.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © DC Comics, ECC Ediciones. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.