Cualia.es

Crítica: «Scary movie 3» (David Zucker, 2003)

En esta nueva entrega de Scary Movie, el blanco de las bromas son principalmente SeñalesThe Ring (la americana, dudamos de que los responsables o el público potencial de este film conozcan la existencia del film original) y 8 millas. Por lo demás, ya saben: chistes de trazo grueso que, por acumulación, resultan graciosos ocasionalmente.

Nos hallamos ante un producto que vende idiotez sin negar su naturaleza, y que sería tan estúpido como el chiste de la reducción de las moléculas de silicona intentar juzgarla desde una perspectiva seria y analítica.

El debate sería este: ¿existe la batalla del humor inteligente Vs el estúpido o sólo el humor gracioso Vs el no gracioso?

Hay momentos en esta infame Scary Movie 3 en los que uno suelta risotadas con sabor a culpabilidad. Llegados a este punto debemos aclarar que el director de esta secuela es nada menos que David Zucker, un genio caído en desgracia responsable (junto a su hermano Jerry y Jim Abrahams) en sus buenos tiempos de obras maestras de la comedia como Top Secret o Aterriza como puedas. Imitadas hasta la saciedad, estas maravillas del absurdo fueron retomadas por los hermanos Wayans como referencia para las anteriores Scary movie, con lo que Zucker se convierte en algo así como imitador de sí mismo.

De este modo, y entre montones de gags físicos sin demasiada gracia, hay destellos de genialidad surreal, sobre todo los referidos a los standards de la narrativa en el cine comercial americano, uno de los fuertes de este realizador.

En la película también aparecen dos actores protagonistas de anteriores sagas de Zucker, a los fans les sonarán los nombres de Topper Harley o Frank Drebin. Bien es cierto que este último, es decir, el actor Leslie Nielsen, está bastante desaprovechado en el personaje de Presidente de los Estados Unidos, que resulta una copia pobre del Lloyd Bridges de Hot Shots 2. Los más freaks reconocerán el auto-homenaje que se hacen director y actor casi al final de la película.

Poco más se puede decir de esta cinta, salvo que lo “políticamente incorrecto” ya empieza a dar muestras de cansancio y falta de frescura.

Como en South Park, lo que al principio resultaba hilarante y provocador se empieza a convertir en una serie de forzados chistes sobre minorías étnicas y demás alardes humorísticos de matón de la clase, que ya cada vez llama menos la atención. Hora de cambiar el repertorio, señores.

Sinopsis

Sidney Campbell (Anna Faris), reportera de televisión, se interesa por los misteriosos dibujos aparecidos en el campo de maíz del granjero Tom (Charlie Sheen), un ex-sacerdote traumatizado por la muerte de su esposa. Sidney se siente atraída por George (Simon Rex) el hermano de Tom que lucha por ser un rapero blanco en un mundo reservado a los afroamericanos. Mientras tanto, se suceden extrañas muertes relacionadas con una cinta de vídeo.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).