Cualia.es

Crítica: «La vida de David Gale» (Alan Parker, 2002)

La pena de muerte es una perversa manifestación de la ley del “ojo por ojo”. Que esta práctica se lleve a cabo dentro de los Estados Unidos es todavía más doloroso, al tratarse de la democracia más antigua. Una democracia que, en principio, se basa en el reconocimiento de unos derechos aplicables a todo ser humano.

Pero bueno, no estamos aquí para dar discursos, sino para hablar de cine. La vida de David Gale habla sobre la pena de muerte de manera rigurosa y denuncia –quizá no tanto como nos hubiera gustado– este recurso legal.

Alan Parker, otrora autor de culto y ahora eficiente artesano, dirige este thriller con gran corrección y detalle. El film, sin duda, ofrece un gran trabajo de investigación, desde el funcionamiento del corredor de la muerte (sin las estridencias típicas) a detalles tan nimios como la familiar voz de “Telefónica informa” que se llega a escuchar cuando el protagonista llama a España.

En su primera mitad, el film se muestra como un serio drama sobre la lucha contra la pena capital, y sobre el derrumbamiento profesional e íntimo de un gran individuo cuando es acusado injustamente de cometer una violación.

Desgraciadamente, hacia la mitad de la película se opta por llenar el argumento de sorprendentes giros de guión, dejando de lado la seriedad para sustituirla por resortes propios de un thriller rocambolesco. Bien es cierto que al final se intenta –ustedes juzgarán si con éxito– dar un sentido a tanto retruécano, tratando de recuperar el tema central, que aparte de la pena de muerte, es, sobre todo, el espíritu de sacrificio.

La película se beneficia de un reparto de campanillas. Parker cuenta con algunos de los mejores intérpretes de la actualidad: Kevin Spacey borda al protagonista echando mano de sus inacabables registros, necesarios para encarnar a un personaje polifacético, de esos que todos los actores desean para hacerse con el Oscar (marca registrada).

Kate Winslet vuelve a demostrar que es una de las mejores actrices del mundo dando cuerpo y alma a la periodista Bitsey, a la que se le va cayendo el cascarón a medida que avanza la película. Entrada en kilos, libre de retoques quirúrgicos y magistral en su trabajo, Winslet gana en atractivo al 99 % de los sex symbols de plástico que invaden el mundo de la imagen.

Laura Linney, por su parte, ofrece uno de sus mejores trabajos como la sacrificada víctima de la película, acosada por las desgracias. Aquí encarna su papel con credibilidad y sin estridencias.

La vida de David Gale es una película correcta, pero demasiado tramposa y con esa ambigüedad que se suele dar en Hollywood a la hora de tratar temas tan espinosos como este.

Sinopsis

A 3 dias de su ejecución, David Gale, eminente catedrático y activista en contra de la pena de muerte, ahora acusado de violación y asesinato, accede a dar su primera entrevista. Las condiciones son una sustanciosa suma de dinero y que la entrevista sea realizada por Bitsey Bloom, una joven periodista conocida por su audacia e integridad. Durante estos 3 días Gale dará su visión de los hechos, una historia en la que no todo es lo que parece.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).