Cualia.es

Crítica: «Ambulance. Plan de huida» (2022)

Fiel al estilo que se fijó sus comienzos, Michael Bay nos ofrece, una vez más, un espectáculo vertiginoso, que arranca astillas en cada plano. Sus admiradores disfrutarán con esta descarga de adrenalina, artificiosa y trepidante, donde el argumento es lo de menos.

Incapaz de aflojar el paso, Bay también cuenta con una legión de detractores, que no agradece tanto su ya tradicional éxtasis de explosiones, derrapes y locura, o su estilo de montaje cortante y videoclipero. Por supuesto, la película de la que les hablo no está hecha para ellos.

Ambulance. Plan de huida nunca abandona ese formato que es típico de Bay: una puesta en escena electrizante, fragmentaria, bulliciosa, que aprovecha cualquier disculpa para agitar la cámara o lanzarla (de forma literal) desde una azotea. Habrá quien piense que este lenguaje visual es ajeno a la disciplina y mecánica del cine clásico, y no le faltará razón. Ahora bien, reconozco que tras ver la película, he sentido de forma física esa agresividad nerviosa y ese ritmo desbocado que persigue el director.

Los protagonistas de Ambulance son dos hermanos adoptivos. Will Sharp (Yahya Abdul-Mateen II), veterano de guerra, es un padre ejemplar y está empeñado en obtener el dinero que necesita para pagar la cirugía experimental de su hijo. En cambio, el irresponsable Danny (Jake Gyllenhaal), está acostumbrado a los asuntos turbios y ha diseñado un plan sin fisuras para robar un banco.

El título del film ya anticipa lo que va a pasar: ambos hermanos tienen que huir en una ambulancia en compañía de dos rehenes, un policía herido (Jackson White) y una técnica de emergencias médicas (Eiza González).

Aunque no lo parezca, la orquestación visual de Ambulance prescinde de los típicos artificios digitales. La intervención de auténticos pilotos y especialistas es aquí algo deliberado. Esto último sumerge al espectador en el caos de una persecución que solo se detiene cuando hay tiroteos o emboscadas. Por otro lado, el empleo de drones permite a Bay encuadres imprevisibles, desbordantes de energía, espoleados por una prisa creciente.

No les negaré que hay tramos de este juego del gato y el ratón en los que uno alza las cejas, por incredulidad o por saturación. Pero queda claro que esta es la historia que Bay quiere contarnos, y lo hace con total convencimiento, sabiendo que hay un público que se divertirá a lo grande con esta retahíla imparable de ataques de ansiedad y accidentes automovilísticos.

En segundo término, la cinta maneja bien la motivación de los personajes, y dentro de lo que cabe, sabe desarrollarla a pesar del continuo y apabullante rugido de los neumáticos.

Sinopsis

En el transcurso de un día por las calles de Los Ángeles, tres vidas cambiarán para siempre.

En este thriller del director y productor Michael Bay, el condecorado veterano Will Sharp (el ganador de un Emmy Yahya Abdul-Mateen II, Candyman y Matrix Resurrections) desesperado por conseguir dinero para pagar las facturas médicas de su esposa, le pide ayuda a la única persona a la que sabe que no debería recurrir: su hermano adoptivo Danny (el nominado al Oscar® Jake Gyllenhaal, Zodiac y Spider-Man: Lejos de casa), un carismático delincuente profesional. Este le hace una propuesta: participar en el mayor atraco a un banco de la historia de Los Ángeles, para hacerse con un espectacular botín de 32 millones de dólares. Con la vida de su esposa en juego, Will no puede decir que no.

Pero cuando todo se tuerce en la huida del robo, los hermanos secuestran a la desesperada una ambulancia que lleva a un policía debatiéndose entre la vida y la muerte, y a la increíble técnico de emergencias Cam Thompson (Eiza González, de Fast & Furious: Hobbs & Shaw, Baby Driver) a bordo del vehículo. En una vertiginosa e incansable persecución, Will y Danny deberán huir de un inmenso dispositivo de fuerzas de seguridad desplegado por toda la ciudad, mantener a sus rehenes con vida y, de algún modo, tratar de no matarse mutuamente, todo ello afrontando la huida más espectacular que jamás haya tenido lugar en Los Ángeles.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Bay Films, 5150 Action, Endeavor Content, New Republic Pictures, Universal Pictures. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.