Cualia.es

Conan, c’est moi

“Ahora es un asunto que se ha difuminado bastante, pero durante años la crítica insistía en resaltar las bondades de Barry Windsor-Smith, ninguneando la aportación de (John) Buscema. El inglés representaba la calidad, era el artista íntegro que no podía permanecer mucho tiempo haciendo un trabajo de encargo, sin alma. A Buscema se le adjudicaba el papel de mercenario, el hombre de la empresa…” (Big John Buscema, de Florentino Flórez).

Hace casi dos décadas, con menos de 20 años, acudí por vez primera a un Salón del Cómic de Gijón en calidad de modesto reportero radiofónico, y durante una cena oficial con todos los invitados, recibí una bronca formidable por parte del director de dicho evento, al ocurrírseme desvelar que el Conan de John Buscema me gustaba muchísimo más que el de Barry Smith. “¡Buscema es un mediocre artesano, un repetidor de posturas!”, recuerdo que me soltó con tono especialmente desdeñoso y sorprendentemente virulento, dejando al pobre artesano a la altura del betún.

Por eso me sorprende abrir ahora Big John Buscema (2009) y encontrarme que el mismo tipo que echaba pestes de Buscema, ahora firme el solemne prólogo de este libro-catálogo-homenaje, afirmando que “sus planchas rezuman Arte por cada uno de los poros del papel que utilizó para expresarse” y loando sus infinitos méritos, aunque muchos críticos “en su miopía o selección caprichosa, no hayan sabido reconocerlos”. Él sabe de lo que habla, desde luego.

Supongo que no hay ninguna convicción que unas sidrines con el bueno de “Johnny” y un Asturias patria querida desentonado a coro no puedan modificar.

Big John Buscema es el mejor regalo que me he traído de Palma de Mallorca. Editado con la ayuda del Ayuntamiento de Palma, el catálogo reúne reproducciones de todos los originales incluidos en la exposición homónima (1). Su autor, Florentino Flórez, parece que me conoce personalmente, a juzgar por lo visceralmente que me odia. ¡Guau, muchacho, así se construyen los mitos! No sé quién es este crítico, pero no puedo sino felicitarle por el estupendo librazo sobre Buscema que ha conseguido levantar.

Flórez esboza mediante anécdotas y opiniones la vida de Buscema, desde la trinchera de la defensa apasionada. Para cualquier fan del dibujante italoamericano, este libro es una maravilla. Yo no sé si se trata de un artesano o un artista y, la verdad, me importa muy poco, así como el hecho de si amaba u odiaba la historieta, pero Buscema dio con el diseño idóneo del personaje pulp que más me ha influido en mi vida, otro mercenario como él.

Conan, en los cómics, es Buscema: la mirada torva, el músculo insomne. El Conan de Barry Smith era de ojos civilizados, o sea, una bárbara contradicción.

Cada vez que leo los maravillosos cuentos originales de Robert E. Howard, siguen asaltándome la mente ‒y el corazón‒ los fieros ojos y la melena corvina del cimmerio buscemano.

Gracias, Florentino.

Artículos relacionados

Conan el Bárbaro (1970-1973), de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith

Conan el Bárbaro (1973-1979), de Roy Thomas y John Buscema

Red Sonja, la diablesa de la espada

Conan el Conquistador (1974-1979), de Roy Thomas, Gil Kane y John Buscema

Conan Rey (1980-1989), de Roy Thomas, John Buscema, Doug Moench y Alan Zelenetz

La Espada Salvaje de Conan (1974-1995), de Roy Thomas, John Buscema, Alfredo Alcalá y Tony de Zúñiga

(1) «Big John Buscema», comisariada por Florentino Flórez y Joan Roig, celebrada en el centro Casal Solleric de Palma de Mallorca entre septiembre y noviembre de 2009.

Copyright del artículo © Hernán Migoya. Previamente publicado en Comicsario, un blog para la fenecida editorial Glénat España. Reservados todos los derechos.

Hernán Migoya

Hernán Migoya

Hernán Migoya es novelista, guionista de cómics, periodista y director de cine. Posee una de las carreras más originales y corrosivas del panorama artístico español. Ha obtenido el Premio al Mejor Guión del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y su obra ha sido editada en Estados Unidos, Francia y Alemania. Asimismo, ha colaborado con numerosos medios de la prensa española, como "El Mundo", "Rock de Lux", "Primera Línea", etc. Vive autoexiliado en Perú.
(Avatar © David Campos)