Cualia.es

«Historias tremendas» (2009), de Enrique Sánchez Abulí, Oswal y Darko Perović

Inevitablemente, el ser humano sabe explotar lo más violento y miserable de su naturaleza. ¡Y cómo! Esa es la primera cosa que hay que tener en cuenta a la hora de leer estas Historias tremendas, donde Enrique Sánchez Abulí diseccionó con humor negro nuestra faceta menos admirable.

En estos relatos de Sánchez Abulí ‒que podemos vincular con otra serie de 1992, las Historias negras que elaboró con Jordi Bernet‒ se pinta un panorama espeluznante, pero también divertido. ¿Y si resulta que la perversidad es sólo una cuestión de mala suerte? ¿Qué tal unas cuantas historias en las que el mal, el sadismo y la idiotez salen triunfantes?

Difícil de admitir, ¿verdad? Esa es la idea. De hecho, en estas Historias tremendas el crimen, la antropofagia, la crueldad y la comedia sangrienta no son recursos argumentales más o menos episódicos, sino elementos clave de cada historia.

Aquí los personajes son el no va más de la infamia. Poco importa si se trata de una call girl, de un hechicero vudú o de un caballero medieval. Vale, quizá no son héroes deslumbrantes, pero dejan una impresión, digamos, duradera.

Además, todos tienen en común esa mala sangre que convierte las grandes frases y los buenos sentimientos en papel mojado.

Alguien debería analizar por qué la desgracia o la tragedia son abordadas en nuestro entorno cultural como elementos humorísticos. Mientras llega el ensayo definitivo sobre el tema, leer estas Historias tremendas constituye todo un placer para los amantes del humor negro más corrosivo y desvergonzado.

No hay virtud –desde la valentía hasta la paciencia, pasando por el amor y el afán de conocimiento– que esquive la capacidad destructiva de estos relatos. Con tono irreverente, tremendismo y una permanente sonrisa, Sánchez Abulí confecciona este repertorio feroz, y de paso, nos hace sentir la carga planetaria del horror.

La esperanza es aquí tan difícil de explorar como los restos del Titanic. Y es que la obra tiene otra particularidad: continúa por el camino que ya transitaron los personajes de los esperpentos de Valle-Inclán y las películas de Fernando Arrabal.

El guionista también saca mucho partido de esa ironía inmisericorde y castiza, propia de Berlanga y Fernando Fernán-Gómez –pienso en El extraño viaje–. Con razón señala Paco Plaza en el prólogo que «Abulí se une a la riquísima tradición hispánica que arranca mucho antes de Valle-Inclán y encuentra acomodo entre nombres como Berlanga, Buñuel, Álex de la Iglesia; todos ellos grandes retratistas de mirada sardónica que han sabido tomar el pulso a sus congéneres y ser cronistas de su tiempo, capturando con una crueldad certera nuestra forma de ser».

Los dos artistas encargados de traducir a imágenes las fantasías de Abulí son de primera categoría. Cuando la obra se publicó, el serbio Darko Perović ya era un viejo conocido de los lectores de MakokiCimoc o Creepy. Su trazo es formidable, y posee una carga expresiva de largo alcance.

En estas páginas Darko se encuentra con la fuerte competencia de un maestro, Oswal, uno de los grandes dibujantes argentinos, con brío y gracia sobrados para ilustrar estas historias de chispa, sangre y bilis.

Sinopsis

Historias tremendas nos ofrece veinticuatro historias que pulsan absolutamente todas las teclas emocionales del lector, excepto las del aburrimiento y la indiferencia.

Enrique Sánchez Abulí no es solamente el mítico creador de Torpedo 1936, también uno de los guionistas más sólidos de la historia del cómic español. Maestro absoluto en un género propio, casi inventado por él, que podría denominarse del “tremebundismo”, hermano de la tragicomedia y el esperpento, estas historias reúnen lo mejor del género negro, la intriga, el terror, la tragedia y la comedia para asomarnos a un panorama de la vida absolutamente “tremendo”, donde la crueldad y la ternura a veces son lo mismo.

Sánchez Abulí (Francia, 1945) es uno de los pocos guionistas de tebeos reconocidos y reconocibles del panorama actual. Ha realizado muchas obras conjuntas con Jordi Bernet, como la serie TorpedoHistorias Negras (ambas en colección Bernet Integral) o La Naturaleza de la Bestia (col. Biblioteca gráfica) todas ellas publicadas por Glénat, pero también ha colaborado con autores como Félix Vega, Daspastoras, etc.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de sinopsis, nota editorial e imágenes © Glénat España, Editores de Tebeos. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.