Cualia.es

«¡Shazam!» (David F. Sandberg, 2019)

Es más que probable que, a la salida del cine, un montón de niños exclamen “¡Shazam!” para imitar al protagonista de la película, como hicieron otros infantes hace muchas, muchas décadas cuando el superhéroe, con el nombre de Capitán Marvel y en compañía de sus compañeros (la Familia Marvel), era todavía más popular que el mismísimo Superman.

La competencia era tal que el personaje, propiedad Fawcett Comics, tuvo que desaparecer en 1953 después de que DC denunciara a la editorial por plagio, con la excusa que de el Capitán Marvel era una copia de Superman. No vamos a detallar la larga y accidentada historia de la Familia Marvel, así que baste con decir que hoy en día la Familia Marvel se llama Familia Shazam, es propiedad de DC y Superman ya es amigo en lugar de rival.

Shazam es un personaje bien conocido por los aficionados al los cómics de DC, pero no tanto por el público general. Supone un cierto riesgo comercial por parte de Warner incluir a Shazam en su tambaleante “Universo Extendido de DC”, y quizá por ello la película tiene menor presupuesto y ninguna estrella en su reparto (lo más cercano a un actor famoso es Mark Strong en el papel de Dr. Sivana).

Curiosamente, ¡Shazam! es una película con mejor aspecto que los caros y equivocados mamotretos del Hombre de Acero y la Liga de a Justicia perpetrados por Zack Snyder. Tras el casi inesperado éxito de la divertidísima, colorida y pulp Aquaman (James Wan, 2018), Warner/DC han encontrado el camino a seguir, abandonado la descolorida senda de violencia y enfoque tristón de Snyder y ofreciendo diversión para toda la familia y fantasía desacomplejada.

David F. Sandberg es el director de ¡Shazam! y ya había demostrado tener madera de buen artesano en sus anteriores trabajos, en especial en la vistosa Annabelle: Creation (por cierto, la horrible muñeca hace un cameo casi subliminal en esta nueva película).

Sandberg destaca en esta película no solo por saber rodar escenas de acción con acierto y sacando todo el provecho tanto al escenario como al presupuesto. También hay en ¡Shazam! un especial mimo de las interpretaciones, algo notorio teniendo en cuenta que la mayoría de los personajes son menores de edad. Por primera vez en el “Universo Extendido de DC”, y con permiso del macarrismo campechano de Jason Momoa, tenemos unos protagonistas que realmente caen simpáticos y, siempre dentro del tipo de película en el que estamos, se hacen cercanos y creíbles.

Dejando al lado si el film adapta fielmente o no el cómic o los viejos seriales de la Familia Shazam (para gusto de un servidor, hace una adaptación más que decente), lo importante aquí es que estamos ante una impecable película familiar que pueden disfrutar los niños (aparece algún demonio de aspecto lovecraftiano que quizá asuste a los más pequeños, pero eso es todo), los adolescentes y los adultos, porque el mensaje más importante que ¡Shazam! es que la familia no es tanto una cuestión de genética sino de afecto y unión. Los padres “genéticos” que aparecen en el film, por distintas razones, resultan más dañinos e incompetentes que la adorable pareja que acoge en su casa a niños procedentes de otros hogares donde fueron rechazados, creando así una familia envidiable.

Hay aventuras y peligros mágicos en ¡Shazam!, pero en esta ocasión no se trata de batallas épicas en las que medio mundo explote por los aires y todo resulte apocalíptico. El Dr. Sivana resulta un personaje que inspira más compasión que odio, y las peleas entre la Familia Shazam y los demonios son vistosas, pero no sangrientas. Además, están repletas de chascarrillos para que los peques no lo pasen mal ante esas criaturas tan grotescas.

Como se indica en un gag de la película, se acabaron las tonterías de adolescente enrabietado de Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia, sustituidas por diversión, buen cine de género y mensaje positivo que nos trae cierta esperanza para una franquicia a la que ya dábamos por perdida.

¡Y además es una excelente película navideña! ¿Qué más se puede pedir?

Sinopsis

Billy Batson (Angel) es un chaval de acogida de 14 años que ha crecido en las calles, que cuando grita la palabra ‘¡Shazam!’, se convierte en el superhéroe adulto Shazam (Zachary Levi), por cortesía de un antiguo mago (Djimon Hounsou). Dentro de un cuerpo musculoso y divino, Shazam esconde un corazón de niño. Pero lo mejor es que en esta versión de adulto consigue realizar todo lo que le gustaría hacer a cualquier adolescente con superpoderes: ¡Divertirse con ellos! ¿Volar? ¿Tener visión de rayos X? ¿Disparar un rayo con las manos? ¿Saltarse el examen de sociales? Shazam va a poner a prueba los límites de sus habilidades con la inconsciencia propia de un niño. Pero necesitará dominar rápidamente esos poderes para luchar contra las letales fuerzas del mal que controla el Dr. Thaddeus Sivana (Mark Strong).

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © New Line Cinema, DC Films, The Safran Company, Seven Bucks Productions, Mad Ghost Productions, Warner Bros. Pictures. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).