Cualia.es

«Obra literaria reunida», de Luis Buñuel

Lo mejor de Buñuel era su don para jugar con las expectativas. Apoyado en la pasión por la cultura que compartían otros coetáneos (pienso en sus compañeros de la Residencia de Estudiantes y en los otros miembros de la generación del 27), no tardó en convertirse en un pionero del surrealismo y en un cineasta que exhibía un estilo propio e inconfundible.

Esta fórmula única ‒la cualidad que resume lo buñuelesco‒ nos permite describir algunas de las fases más gloriosas del cine español y mexicano. No en vano, hablamos de una agudeza y una inventiva que burlan el filtro del tiempo y llegan hasta nuestros días.

Jordi Xifra, director del Centro Buñuel de Calanda, conoce al detalle la obra cinematográfica del genio aragonés, pero reivindica en esta edición crítica la faceta literaria de don Luis. ¿Por qué se ignora al Buñuel escritor? Supongo que el motivo es obvio. Su grandeza como cineasta desaloja otros méritos. Y eso que sus memorias, Mi último suspiro, coescritas por Jean-Claude Carrière, ya revelan que fue un narrador que podía elegir sin problema entre la pluma y la cámara.

Este libro, al cuidado de Xifra, plantea una visita ordenada al mundo literario de Buñuel. Tras una exhaustiva introducción, descubrimos la poesía presurrealista del director, su teatro (la tragedia cómica Hamlet) y relatos, sus poemas surrealistas, varias conferencias y un puñado de críticas y ensayos cinematográficos. A la vista de las notas a pie de página, uno comprende en qué medida Xifra ha investigado a conciencia las fuentes de las que se nutre el volumen.

Ese aparato crítico, por otra parte, resalta algo substancial. Me refiero al hecho de que Buñuel ya no admite posturas intermedias en cuanto a su literatura. Fue, entre otras cosas, un escritor sobresaliente. El problema es que lo fue en un país en el que, para nuestra desgracia, el encasillamiento y la amnesia nos han impedido admirar textos de una modernidad sorprendente, muy arraigados en la tradición española, y al mismo tiempo, con un enfoque rompedor y vanguardista.

Dicho posicionamiento literario, trasladado de lo creativo a lo personal, permite ahora conocer con más nitidez el alma de Buñuel. Solo por eso, aunque haya otras muchas más razones, vale la pena acercarse a esta Obra literaria reunida, que ilumina desde nuevos ángulos la enorme figura del director de Un perro andaluz y Los olvidados.

Como escribe Jordi Xifra, el de Buñuel es «un corpus en el que no es fácil sumergirse sin abstraerse de su trabajo fílmico. Mas el error sería considerar este factor una limitación a su estudio. Al contrario, su cine nos permite con frecuencia dilucidar, juzgar mejor o complementar algunos extremos de su lírica y justipreciar al poeta, prosista, dramaturgo y ensayista que fue antes de devenir cineasta».

Sinopsis

La historia de la producción literaria de Luis Buñuel se debate entre datos contradictorios y documentos extraviados, así como vaguedades y silencios de su autor. Cuando hablamos de el, lo que solemos decir es que es el más universal de los cineastas españoles. El marbete no yerra, pero elude que, una vez hubo transitado por el ultraísmo, contribuyó sobremanera a urbanizar la parcela no solo del surrealismo literario en España, sino del ensayismo cinematográfico, del que fue pionero. Esta edición, a partir de la reunión y el análisis crítico de toda su obra literaria, se compone de poemas, narraciones breves e hiperbreves, una insólita incursión en la dramaturgia y ensayos sobre el cine.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Cátedra. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.