Cualia.es

«Iron Man: El demonio en una botella» (1979), de David Michelinie, Bob Layton y John Romita Jr.

La de «Demon in a Bottle» (Iron Man, vol. 1 nº 128, noviembre de 1979) es una portada mítica. Obra de Bob Layton, nos presenta a un Tony Stark alcoholizado, tal y como aparece en las páginas interiores, escritas por David Michelinie y dibujadas por Layton junto a John Romita Jr.

Sin duda, The Invincible Iron Man nº 120-128 (marzo-noviembre de 1979) es una de las sagas más recordadas del héroe de la armadura.. El demonio en una botella, además, fue la principal fuente de inspiración para la película Iron Man 2.

Acababa la década de los 70. Iron Man ya era uno de los veteranos de La Casa de las Ideas. El personaje había surgido en 1963, en el número 39 de Tales of Suspense, fruto de los talentos de Stan Lee, Jack Kirby, Larry Lieber y Don Heck. Desde entonces, era un personaje muy importante dentro del universo Marvel. Claro que su relevancia aún era mayor en el mundo de la ficción que en la realidad de los quioscos.

Los cómics de Iron Man no tenían tanta demanda como los de otras creaciones Marvel, al menos hasta que el equipo formado por Michelinie (argumento y guión), Layton (argumento y entintado) y Romita Jr. (dibujo) se encargaron del acorazado vengador y, sobre todo, del relleno del traje: ese Tony Stark que se mostró ante el público como un humano con sus virtudes y, sobre todo, con sus defectos.

En una de las páginas culminantes y más recordadas del cómic, se reflexiona sobre la carga que ha de soportar un héroe hoy en día, que básicamente es la de ser “un hombre sujeto a presiones y responsabilidades muy superiores a las que padecen sus semejantes”.

A estas alturas, después de la muerte, disección y resurrección que han sufrido los superhéroes en las últimas décadas, quizá los problemas y reflexiones de Tony Stark en este cómic pueden resultar inocentes para el lector sofisticado. Pero en 1979 los cómics todavía eran algo especialmente dedicado a los más jóvenes y enfocado a la diversión. Así que no dejaba de ser chocante que el clímax de esta saga no se basara tanto en una lucha física de Iron Man contra supervillanos, sino de Tony Stark enfrentándose a su propia autocompasión y a su correspondiente afición al lingotazo.

La mayor parte de El demonio en una botella es propia de un cómic clásico juvenil, tremendamente divertido, tanto por la acción como por la efectividad cómica de los textos, muy bien dibujado y sin demasiadas complicaciones.

Incluso la parte dramática se narra de una manera directa y sin excesos oscuros. Esto no es Watchmen Arkham Asylum: es diversión y drama para todos los públicos, con ese gusto tan estadounidense por la redención y la superación personal.

Como dije anteriormente, la película Iron Man 2 encontró su principal inspiración en esta saga, que incluye, además de los problemas alcohólicos de Stark, a villanos como el estrambótico Latigazo y el empresario Justin Hammer. Este último, por cierto, aparece en el cómic más reservado y anciano que en el film. De hecho, Hammer está dibujado a imagen y semejanza del inolvidable Peter Cushing, con lo que suponemos que su apellido no es casual.

Aparte de ser un claro ejemplo de historieta entretenida y con sustancia, El demonio en una botella también demuestra que el lector de cómics, al contrario de lo que sucede con algunos consumidores de artes y filosofías más elevadas, prefiere que sus héroes no sean seres perfectos e infalibles.

Sinopsis

¡La más memorable y aclamada aventura del Hombre de Hierro jamás publicada!

El mejor equipo creativo que haya pasado por las páginas de Iron Man realiza la historia definitiva del Vengador Dorado.

Tony Stark se enfrenta a Justin Hammer, un intocable enemigo que lanza contra él una verdadera horda de villanos. Pero la más dura batalla nada tiene que ver con él, sino con algo que puede seducir, poseer y destruir a Iron Man como ningún enemigo ha llegado a hacerlo: el alcoholismo.

Ficha editorial

Iron Man: El demonio en una botella

Publicación original: The Invincible Iron Man #120-128 (marzo-noviembre de 1979)

Guión: David Michelinie y Bob Layton

Dibujo: John Romita Jr.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes y sinopsis © Marvel Comics. Cortesía del Departamento de Prensa de Panini Comics. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).