Cualia.es

«Historia de la Edad Media en Occidente», de Emilio Mitre

Son legión los lectores interesados por la Edad Media. En este dato incluyo tanto a aquellos que la estudian académicamente como a quienes, por puro romanticismo o sugestionados por el cine o la literatura, desearían ser huéspedes de un monasterio románico o de un castillo roquero.

En este escenario de emocionantes excursiones, ubicamos una época de áspero clima moral, excesos crueles, amores marcados por el designio caballeresco, símbolos que excitan la fe popular y otros desafíos a la suave prudencia de nuestra época. Es como si al hablar de aquellos tiempos nos dividiésemos entre dos urgencias, en apariencia contradictorias: la de comprobar cuánto hemos prosperado desde entonces y la de confirmar en qué medida obedecemos a los mismos prejuicios y conveniencias.

Por lo demás, el encanto de la Edad Media, más allá de su importancia cultural, artística o histórica, viene dado por ciertos estereotipos, con su parte de realidad y con una gran dosis de leyenda. Reliquias que fueron testimonio de prodigios. Libros iluminados en criptas oscuras. Espadas brillando en la densa humareda del combate…  Como ven, es la fantasía lo que nos lleva a compartir esa honda pasión que Umberto Eco experimentó «atravesando bosques simbólicos donde habitaban unicornios y grifones, y comparando las estructuras pinaculares y cuadradas de las catedrales con las puntas de malicia exegética ocultas en las tetragonales fórmulas de las Summulae«.

Estas últimas líneas, escritas por Eco en una carta que le remitió al editor Franco Maria Ricci, merecen, sin duda, ser puestas en el contexto de la realidad, y para ello, no se me ocurre mejor referencia que esta Historia de la Edad Media en Occidente, en la que Emilio Mitre interpreta todas las claves del Medioevo con tanto rigor como claridad expositiva.

Recorrer y sentir ese tramo histórico es recorrer y sentir una transformación decisiva de las mentalidades, del arte y de la sociedad. Frente a los tópicos que mencionábamos más arriba ‒casi obligados en la novela popular y en los medios audiovisuales‒, Mitre, catedrático de historia medieval, nos brinda el mejor antídoto posible: un minucioso recorrido académico que comienza con la migración de los pueblos germánicos y la consiguiente caída del Imperio romano en Occidente, y que se prolonga hasta el ocaso del Medievo y la eclosión renacentista.

Este espléndido manual, bien conocido desde 1995 por los universitarios que estudian Historia Medieval, desgrana a conciencia todos los elementos fundamentales de la materia: el papel determinante de la Iglesia y su lucha contra los movimientos heréticos, los instrumentos del poder político, las relaciones sociales y económicas en el campo y la ciudad ‒recordemos Ciudades medievales europeas (Cátedra, 2013), del mismo autor‒, la expansión militar, la vida cultural, los ideales de la caballería, y en paralelo, todos aquellos acontecimientos que conforman la cronología de dicha etapa.

Al igual que otras obras de Mitre, como Historia y pensamiento histórico. Estudio y antología (Cátedra, 1992) y La Iglesia en la Edad Media. Una introducción histórica (Síntesis, 2003), esta Historia de la Edad Media en Occidente también tiene por objeto la docencia universitaria. Sin embargo, cualquier lector atraído por este periodo hallará en sus páginas un análisis generoso, detallado y sumamente ameno, con sus márgenes repletos de reflexiones reveladoras.

Sinopsis

Generalmente se ha presentado la Edad Media como la época de la fe… trufada, habría que añadir, de múltiples supercherías. Pero, como sustentó Alexander Murray, fue también la edad de la razón, aunque no del racionalismo. Bastaría para ello con remitirnos a las múltiples disputas entre fe y razón y a la búsqueda de posibles acuerdos entre ambas; algo que constituyó un ejercicio familiar en los medios académicos de Occidente.

La Edad Media fue la época de las enciclopedias, sumas y espejos. Un género que trataba de dar una explicación del mundo, tomado como «libro escrito por la mano de Dios en el que todo ser estaba representado por una palabra llena de sentido» (A. Gurievitch).

Más allá de la construcción de nuevas teorías sobre el Medievo —siempre ficticias—, este periodo exige del historiador —como ha sugerido Jacques Heers— que se haga primar lo concreto por encima de las abstracciones forjadas a través de los textos literarios o normativos. Así, esta obra ofrece una completa visión del pasado de nuestra civilización desde el momento de la crisis irreversible del Imperio Romano en Occidente hasta la expansión ultramarina europea. En ella se interrelacionan los sucesos históricos, los procesos económicos y los hechos culturales y sociales de esta época. El texto va acompañado de una cronología del Occidente medieval y de una completa bibliografía actualizada y comentada.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Grupo Anaya. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Colaborador de "La Lectura", revista cultural de "El Mundo". Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Álbum Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.