Cualia.es

«El Asombroso Hombre Lobo» (2007-2010), de Robert Kirkman y Jason Howard

Robert Kirkman es un guionista insólito y se puede decir que valiente. Después de convertir a los zombis en sujetos de un drama psicológico, merodeó por los alrededores del terror clásico y nos sorprendió con una novedosa versión del mito del hombre lobo.

¿Dije novedosa? Y también canónica. Más que nada porque su licántropo se contagia con una dentellada bajo la luna, como lo hacen sus hermanos de sangre, y adquiere la misma apariencia canina que todos los hombres lobo que la leyenda, la literatura y el cine nos han brindado desde la noche de los tiempos.

Sin embargo, este ser lobuno es disciplinado –atentos– por un vampiro, y a las malas, consigue dominar su maldición. El resultado nos recuerda lo que viene a ser cualquier superhéroe: un mutante que consigue apañárselas con sus peligrosos dones y los emplea para hacer el bien.

El autor de The Walking Dead, aliado con el dibujante Jason Howard, publicó esta serie a través del sello Image Comics, entre julio de 2007 y noviembre de 2010.

El protagonista, Gary Hampton, es el paradigma del éxito. O en principio, así lo creemos, hasta que las finanzas de Gary empiezan a caer en barrena. Es ejecutivo, está casado y tiene una hija adolescente. Pero la costumbre de madrugar para hacer negocios queda atrás cuando tiene que mirarse al espejo cubierto de pelo y con unos colmillos descomunales.

Gary puede transformarse a voluntad durante la noche, conserva la inteligencia humana tras la mutación y sólo pierde la cabeza una vez al mes. Lo cual, por cierto, suele acarrear alguna que otra víctima inocente.

Los guiones de Kirkman van ganando en interés a medida que el serial avanza. Para disfrute de sus seguidores, aquí mantiene algunos recursos habituales en The Walking Dead. Por ejemplo, el cliffhanger en la página final de cada episodio y los momentos discursivos para aliviar la tensión. También concede importancia a las inquietudes adultas y a los conflictos familiares, encarnados en esta oportunidad por el protagonista, su mujer y Chloe, la hija adolescente que ya mencioné.

La narración es dinámica y se disfruta plenamente. Kirkman tiene buen sentido del ritmo, y logra que su relato discurra con invariable interés. Sin embargo, los amantes del dibujo de corte clásico y realista tendrán que acostumbrarse al peculiar grafismo de Jason Howard. Artista de trazo grueso y de diseños un tanto caricaturescos, propios de un cartoon televisivo, Howard se las arregla para componer eficazmente las escenas, equilibrando con vivacidad y energía lo que le falta en otros órdenes. Con todo, estoy seguro de que un dibujante realista hubiera sacado mucho más partido a esta atractiva propuesta.

Sinopsis

Después de redefinir el mundo de los superhéroes con Invencible y las películas de zombis con Los muertos vivientes, Robert Kirkman llega dispuesto a reescribir los mitos de los hombres lobo con esta nueva serie, en la que la aventura, la acción y la violencia están servidas.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Planeta-DeAgostini Cómics. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.