Cualia.es

Crítica: «La legión del águila» («The Eagle», 2011)

En La Legión del Águila Kevin Macdonald lleva al cine una excelente novela juvenil que escribió en 1954 Rosemary SutcliffEl Águila de la Novena Legión.

El largometraje de Macdonald es fiel al fascinante argumento urdido por Sutcliff. El protagonista es un joven oficial del ejército romano, Marcus Flavius Aquila (Channing Tatum), empeñado en descubrir la verdad sobre la desaparición de su padre y del resto de las fuerzas que formaban la Novena Legión, en el norte de Britania. Le acompaña en la aventura su esclavo britano, Esca (Jamie Bell), con el cual emprende Marco una peligrosa exploración en territorio picto, más allá del muro de Adriano, allí donde ningún romano sobrevive a la furia de los diversos pueblos celtas que ocupan lo que hoy es Escocia.

Pese a su ritmo irregular y a su tono explícitamente documental, La Legión del Águila es una apreciable película de época, rodada con clasicismo –un milagro en los tiempos que corren– y con un tono que recuerda la épica intimista del cine japonés de samurais. Con esto queda avisado el espectador: Macdonald, que fue documentalista y es nieto del gran Emeric Pressburger, se aleja del peplum más dinámico, al estilo de Centurión, y rueda una película pausada y reflexiva, en el que cuentan más el preciosismo de los paisajes o el detalle antropológico que los combates cuerpo a cuerpo.

En este sentido, La Legión del Águila agradará mucho a quienes disfrutaron con Mongol (Sergei Bodrov, 2007) o con El ocaso del samurai (Yoji Yamada, 2005), y será menos atractiva para quienes aguarden una secuela de 300. Con todo, el primer tercio de la cinta contiene unos cuantos combates impecablemente resueltos.

Por su meticulosa planificación y su excelente dirección artística, la cinta acredita una factura de primera categoría, y eso que el presupuesto no es precisamente generoso.

En ningún momento aburre, y en los diálogos se advierte el talento de su guionista, Jeremy Brock, responsable de los libretos de Retorno a BridesheadSu Majestad, Mrs. Brown y Charlotte Gray.

Como ya indiqué, el libro en el que se inspira el guión lleva la firma de Rosemary Sutcliff (1920–1992), toda una institución en el ámbito de la novela histórica, sobre todo en la destinada a los más jóvenes. De niña, se sintió fascinada por las leyendas celtas y sajonas, y en general por la historia antigua de las Islas Británicas. Aunque no aprendió a leer hasta los nueve años de edad, su capacidad de estudio y su esfuerzo acabaron convirtiéndola en una escritora muy capacitada.

En 1950 publicó The Chronicles of Robin Hood, y cuatro años después, El Águila de la Novena Legión (The Eagle of the Ninth). Esta última novela se basaba en un mito ampliamente difundido: el de la misteriosa desaparición de la Legio IX Hispana, acaso aniquilada por las tribus pictas de Escocia.

Los historiadores han desechado esa explicación legendaria: tras su campaña en Britania, aquella legión fue destinada a Noviomagus, en la actual Holanda, y luego sus fuerzas acabaron combatiendo en Oriente, para ser diezmadas en la revuelta de Bar Kochba. Pese a ello, lo cierto es que la idea de su ominosa desaparición en Escocia ha persistido, y ello se debe, en buena medida, a esta novela.

Sutcliff prolongó la aventura hasta completar una saga. Así, a El Águila de la Novena Legión le siguieron The Silver Branch (La Rama de Plata, 1957), Frontier Wolf (El lobo fronterizo, 1980), The Lantern Bearers (Aquila, el último romano, 1959), Dawn Wind (Viento crepuscular, 1961), Sword at Sunset (Espada al atardecer, 1963), Sword Song (1990) y Shield Ring (1956).

La dramática aventura de los legionarios en Caledonia, imaginada sutilmente por Sutcliff, ya fue llevada a la pequeña pantalla por la BBC en 1977, con guión de Bill Craig y con el actor Anthony Higgins en el papel de Marcus Aquila. Esta nueva versión de Kevin Macdonald cuenta en su reparto con los mencionados Tatum y Bell, arropados por actores tan sólidos como Donald Sutherland y Mark Strong.

El rodaje comenzó el 24 de agosto de 2009, y la compañía productora, Focus Features, fijó su estreno el 25 de febrero de 2011. En la película, Marcus Aquila (Tatum) es ascendido a centurión, y quien se adentra con él en la Caledonia escocesa es un esclavo, Esca (Bell). Para recrear los escenarios de la Escocia sin romanizar, el equipo eligió parajes tan hermosos como las riberas del Loch Lomond y Loch Lurgainn, la playa de Achnahaird, Wester Ross y los páramos de Hungría.

Pese a inspirarse en una novela juvenil, Macdonald ha querido ser muy riguroso en cuanto a los detalles históricos. Tanto él como el director de producción, Michael Carlin, y el diseñador del vestuario, Michael O’Connor, han apurado la documentación disponible. A diferencia de otras cintas en las que los habitantes de ese territorio son dibujados como bárbaros al uso, en La Legión del Águila descubrimos a una cultura picta muy singular, con un curioso maquillaje de guerra, extraños tocados y vestidos confeccionados con pieles de foca.

Cineastas y escritores han sacado mucho partido de la leyenda de la Novena Legión. En 2010, Stephen Lorne Bennett publicó la novela Last of the Ninth. Tres años antes, llegó a las pantallas La última legión (The Last Legion, 2007), de Doug Lefler, basada en la novela homónima de Valerio Massimo Manfredi. La más reciente aproximación a esos acontecimientos pudo verse en la citada Centurión (2010), una cinta con una perspectiva de los hechos bastante más violenta y feroz que la mostrada por el film que nos ocupa.

Sinopsis

Britania, siglo II después de Jesucristo. Dos hombres, el amo y el esclavo, se aventuran más allá de la frontera del mundo conocido en una búsqueda tan obsesiva como peligrosa que les llevará hasta los límites de la lealtad y la traición, de la amistad y el odio, del desengaño y el heroísmo… El realizador Kevin Macdonald dirige esta épica aventura de romanos, La legión del Águila, producida por Duncan Kenworthy, basada en un guión de Jeremy Brock adaptado a partir de la clásica novela El águila de la Novena Legión, de Rosemary Sutcliff.

En el año 140 dC, el Imperio Romano se extiende hasta Britania, aunque su dominio no es completo dado que las tribus rebeldes de Caledonia (la actual Escocia) se han hecho fuertes en el norte. Marco Aquila (Channing Tatum) llega a Britania, decidido a restaurar la empañada reputación de su padre, Flavio Aquila.

Hace veinte años que los 5.000 hombres de la Novena Legión, encabezados por Flavio y el famoso emblema de oro, el águila de la Novena Legión, marcharon hacia el norte, a Caledonia. Jamás volvieron. La legión y el emblema desaparecieron entre las brumosas montañas. Furioso, el emperador Adriano mandó levantar un muro para sellar el territorio. El Muro de Adriano se convirtió en la frontera más septentrional del Imperio Romano, en el límite del mundo conocido.

Educado para convertirse en un brillante soldado y al mando de un pequeño fortín situado en el suroeste de la isla, Marco hace prueba de un valor inconmensurable durante un asedio. Roma le elogia, pero le separa del servicio debido a sus graves heridas. Marco, desmoralizado, convalece en la villa de su tío Aquila (Donald Sutherland), un oficial retirado. Durante una pelea de gladiadores, Marco pide impulsivamente que se perdone la vida a un joven gladiador, y Aquila compra al britano Esca (Jamie Bell) para regalárselo. Marco trata a Esca con desprecio, y el esclavo odia todo lo que es romano. Pero Esca jura servir al hombre que le ha salvado la vida.

Al oír que se ha visto el águila de oro en un templo del lejano norte, Marco decide actuar y, acompañado por Esca, cruza el Muro de Adriano. Descubre que los montes de Caledonia ocupan una vasta y salvaje región. No le queda más remedio que fiarse del esclavo si quiere llegar a su destino. Se encuentran con Guern (Mark Strong), un ex legionario romano, y Marco comprende que el misterio de la desaparición de su padre seguramente tenga que ver con la identidad y lealtad de su esclavo. Descubrir el secreto se hace más apremiante cuando ambos se enfrentan a los guerreros del temible príncipe de los Foca (Tahar Rahim).

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de notas de producción e imágenes (Fotografía de Matt Nettheim) © Toledo Productions, Film4, Focus Features. Cortesía de Universal Pictures International. Reservados todos los derechos

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.