Cualia.es

«Superman: Hijo rojo» (2003), de Mark Millar, Dave Johnson y Kilian Plunkett

No sé hasta dónde se llegará en el cómic por la vía del What If?, pero está claro que una de las obras más atractivas dentro de este subgénero es Superman: Hijo rojo (Superman: Red Son, junio-agosto de 2003).

De hecho, el tebeo de Mark Millar marcó un antes y un después en ese variopinto repertorio de historias alternativas, donde se cuestiona el destino de los héroes bajo circunstancias inesperadas.

Como punto de partida, este cómic plantea una de las preguntas más sugestivas que cabe imaginar en torno a Superman: ¿Qué hubiera ocurrido si el Hombre de Acero se hubiese criado en la Unión Soviética?

Publicado por DC a través del sello Elseworlds, Superman: Hijo rojo demuestra asimismo el talento de su creador, Millar, de quien hoy puede decirse que ha cambiado el panorama del cómic por medio de esa poderosa receta que fueron los ultimates.

A lo largo de tres volúmenes prestige –reunidos ahora en un elegante libro de tapa dura–, los lectores que accedieron a la primera edición se sumergieron en un múltiple juego de referencias.

Con la precisión a la que nos tiene acostumbrados, Millar ordena una galería de espejos deformantes en la que muchos personajes DC adquieren una personalidad alternativa.

De entrada, la Guerra Fría imaginada por Millar tiene dos protagonistas: Stalin, cuya feroz dictadura es condicionada por la presencia de Superman, y John F. Kennedy, que lidera a unos Estados Unidos en decadencia tras el asesinato de Nixon.

Desde el punto de vista político, el papel de Superman es ambiguo, y por eso mismo, apasionante. Criado en una granja colectiva de Ucrania, se convierte en un campeón del socialismo y en el principal defensor del Pacto de Varsovia. Sin embargo, su auténtico deseo es consolidar una utopía para todos los terráqueos, ejerciendo él como déspota ilustrado.

Millar consigue que el personaje no caiga en el cliché. Superman es noble y posee otra cualidad sin la cual todas sus demás virtudes resultarían inútiles: el entusiasmo. En principio, cree en los valores que personifica el tirano Stalin, y sólo empieza a dudar de su papel cuando descubre que, tras el pragmático lenguaje de los políticos, se fomentan oscuras ambiciones y graves injusticias.

En el transcurso del relato, viene a decirse que el kryptoniano es un titán peligroso, cuya ética y sentido de la justicia, por razonables que sean, no tienen otro cimiento que sus poderes sobrenaturales.

¿Sería mejor una dictadura por el solo hecho de estar ordenada por un superhombre? ¿Es cierto que el poder absoluto corrompe absolutamente? La duda, fundamental para Millar, encuentra en estas páginas una respuesta inteligente e ingeniosa.

Toda la galería de personajes resulta fascinante. Lex Luthor es un científico genial, frío y ambicioso, casado con Lois Lane. Los planes secretos de Luthor para vencer a los soviéticos son conocidos por un agente de la CIA, James Olsen, que también quiere destruir a Superman. Bizarro, clon imperfecto del Hombre de Acero, es la primera opción de Luthor para hacer frente al superhéroe comunista. Por su parte, éste cuenta con la simpatía de Wonder Woman y debe hacer frente a disidentes como Batman.

No les adelantaré más detalles, pero prepárense para las sorpresas, porque son muchas las figuras del universo DC que aparecen a lo largo de la historia, siempre desde un nuevo punto de vista.

Si nos detenemos en la estética de Superman: Hijo rojo, queda claro que los aciertos de Millar a la hora de diseñar este relato encuentran un apoyo inmejorable en el equipo artístico. No en vano, este último está formado por tipos de un talento descomunal. Me refiero, claro, a los dibujantes Dave Johnson y Kilian Plunkett, los entintadores Andrew Robinson y Walden Wong, y el colorista Paul Mounts.

Hay que brindar por este cómic. Su originalidad lo merece.

Continúa en el siguiente artículo

Nota al margen: en 2020 se estrenó una película de animación inspirada en este cómic. No llegó a las salas de cine y se distribuyó directamente en plataformas digitales, Ultra HD Blu-ray y  Blu-ray.

Sinopsis

¡Mirad! ¡En el cielo! ¿Es un pájaro? ¿Es un avión? Es… ¡Superman! El extraño visitante de otro planeta que puede cambiar el curso de los ríos, doblar acero con sus propias manos… y que, como campeón de los obreros, libra una batalla interminable por Stalin, el socialismo y la expansión internacional del Pacto de Varsovia. En esta versión de la conocida historia, cierto cohete kryptoniano se estrella en la Tierra, llevando a un bebé que un día se convertirá en el ser más poderoso del planeta. Pero su nave no se estrella en América. No crece en Smallville, Kansas. En lugar de eso, encuentra su hogar en una granja colectiva de la Unión Soviética.

Surgida de la mente de Mark Millar, el autor de las aclamadas obras The Authority y Wanted, llega esta visión extrañamente diferente sobre el mito de Superman. Con artistas de la talla de Dave Johnson, Kilian Plunkett, Andrew Robinson y Walden Wong, además de una introducción a cargo del productor cinematográfico Tom DeSanto (X-Men, Transformers y Transformers 2: La venganza de los caídos), este tomo también contiene una extensa galería de bocetos de Johnson, Plunkett y Alex Ross.

EDICIÓN ORIGINAL: Superman: Red Son núms. 1 a 3 USA || FECHA PUBLICACIÓN: Marzo de 2018 || GUIÓN: Mark Millar || DIBUJO: Dave Johnson, Kilian Plunkett.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero Peña. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © DC Comics, ECC. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.