Cualia.es

«Morning Glories» (2010-2016), de Nick Spencer

Su creador, Nick Spencer, describe Morning Glories (2010-2016) como un cruce entre Runaways y la teleserie Perdidos (Lost). No se me ocurre un modo mejor para definir este exitoso cómic, repleto de sorpresas, mucha adrenalina, giros inesperados e inquietudes adolescentes.

Ciertamente, Morning Glories parece la continuación –en otro contexto– de Runaways, el cómic creado en 2003 por Brian K. Vaughan y Adrian Alphona. Con evidentes paralelismos con el manga, Runaways nos presentaba a seis chavales de familia acomodada. Seis chicos que son hijos únicos, y que un día descubren que sus padres forman parte de una poderosa organización criminal. La sorpresa inicial introduce a los protagonistas en una nueva y frenética dimensión de la realidad, en la que caben la magia, los superpoderes e incluso los extraterrestres.

No me sorprende que Joss Whedon quedara prendado de la serie y acabase formando parte del equipo creativo.

En realidad, todo ello nos permite trazar un hilo de continuidad entre el tebeo de VaughanMorning Glories. En este último caso, los protagonistas también son seis adolescentes de una inteligencia tan grande como sus problemas personales.

Cuando sus familias les matriculan en uno de los institutos privados más prestigiosos del país –la Academia Morning Glory–, nuestros jóvenes creen que se trata de un colegio de alto rendimiento, donde las buenas notas les permitirán incorporarse a la elite más exclusiva.

Para su desgracia, pronto irán descubriendo que la Academia, más allá de su hermosa fachada neoclásica, es un lugar peligroso y hermético, en el que la fuga –por decirlo con un eufemismo– es una opción que nadie ha sido capaz de culminar felizmente.

Los fenómenos paranormales son un fenómeno corriente tras esos muros. Igual que la tortura, el lavado de cerebros y ciertas investigaciones psicotrónicas que parecen dignas del doctor Josef Mengele.

En esa lucha por la supervivencia que emprenden los protagonistas, quien toma en primer lugar la iniciativa es la rubia Casey Blevins, una chica inteligente, de buena familia, a quien la Academia le arrebata lo que más quiere a través de métodos dignos de un club de psicópatas.

El buen acabado del guión, sumado a las ilustraciones de Joe Eisma y a las espléndidas portadas de Rodin Esquejo, convirtieron este cómic en uno de los lanzamientos comerciales más atractivos de aquel año. Además, si eres adolescente de corazón o aún recuerdas ciertas pesadillas de esa etapa, probablemente sientas que parte de esta historia es tuya.

Sinopsis

Una de las más celebradas obras del cómic estadounidense moderno, escrita por el nuevo talento de Marvel: Nick Spencer. La academia Morning Glory es una de escuelas preparatorias de mayor prestigio en todo el país… Pero algo siniestro se esconde detrás de sus muros. Después de que seis estudiantes con inmenso talento, pero extraordinariamente problemáticos, se vean atrapados y luchando por sus vidas, los secretos de la academia comenzarán a salir a la luz.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de sinopsis e imágenes © Image Comics. Cortesía de Panini Comics. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.