Cualia.es

«Astonishing X-Men: Xenogénesis» (2010-2011), de Warren Ellis y Kaare Andrews

Warren Ellis es uno de esos guionistas estrella que cualquier franquicia de cómics desea tener en sus filas. Sus obras de culto Planetary y The Authority lo situaron entre los principales nombres de mundo de la viñeta actual. Se transformó así en uno de los más importantes cultivadores de esa tendencia contemporánea, surgida después del psicoanálisis y la deconstrucción del superhéroe durante los ochenta.

Dicha tendencia se basa en el repaso histórico de la evolución de los superhéroes, combinando los aspectos más modernos con la recuperación (en ocasiones maliciosa) de elementos y personajes más o menos olvidados, de periodos más naif.

Planetary y gran parte del trabajo “de encargo” de Ellis están en cierto modo hermanados con los Caballeros Extraordinarios de Alan Moore o el Batman de Grant Morrison (y, en menor medida, con el de Scott Snyder), obras donde se ejerce una labor de arqueología y posmodernidad para recordar las raíces y recorrido de los héroes, demostrando que todo ha sido posible y que, por qué no, podría volver a serlo.

Después de la aplaudida etapa de Joss WhedonEllis se convirtió en el responsable de Astonishing X-Men, una tarea dura aunque uno sea Warren Ellis. Al fin y al cabo, Whedon es un maestro a la hora de combinar humor, drama, culebrón y argumentos de ciencia-ficción y fantasía, que vienen a ser casi todos los ingredientes de los cómics Marvel.

En esa receta faltaría uno de los elementos más definitorios de la Casa de las Ideas: la crítica social. En ese aspecto, Ellis sí superó a Whedon. ¿Fue suficiente? La opinión de los fans está dividida, pero prevalece la sensación de que el trabajo del creador de Buffy no fue superado, y de que Ellis se limitó a cumplir, sin llegar a brillar.

En este caso, nos detenemos en los arcos argumentales titulados Exogenetics y Xenogénis. En ambos casos, se nota la mano de Ellis en la abundancia de elementos de ciencia-ficción más o menos sofisticados (aquí con notable protagonismo de la ingeniería genética), la recuperación de personajes secundarios olvidados (el Hombre Pterodáctilo Sauron, Mutantes sin Fronteras…) y toques provocadores, en especial en la actitud sexual de los protagonistas, algo potenciado por los dibujos de Xenogénesis, donde los caricaturescos trazos de Kaare Andrews hacen que personajes como Emma Frost parezcan salidos de las páginas de Kiss Comics.

Exogenetics es, básicamente, una historia de acción y monstruos donde los acontecimientos y los “efectos especiales” se suceden sin parar. Con algunos momentos de suspense destacables (el rescate de una cápsula espacial en caída libre), no hay un notable estudio de personajes más allá de los chistes y puyas, aunque el enemigo final, una vez revelado, no tiene desperdicio en su naturaleza y motivaciones.

En cuanto a Xenogénesis, si uno no se distrae con los omnipresentes y russmeyerianos perfiles de Emma Frost, leerá una historia africana que se mueve entre la denuncia de las atrocidades que se sufren en el continente y la crítica a los tópicos condescendientes que tenemos los habitantes del primer mundo cuando hablamos de África, aunque, ay, Ellis no puede evitar caer en más de uno (como hacemos todos).

Sinopsis

Astonishing X-Men 31-35 y Astonishing X-Men: Xenogenesis 1-5 USA

¡El segundo arco argumental de Warren Ellis, esta vez con Phil Jimenez como dibujante! Abigail Brand, la directora de SWORD, ha estado en algunas delicadas situaciones, y ella no es la clase de persona que pide ayuda… Esta vez, sin embargo, una vieja amenaza se aproxima a la Tierra, y si quiere impedir la extinción de la humanidad tendrá que llamar a La Patrulla-X. Quizás ellos no tengan un plan contra sus enemigos, o siquiera la oportunidad de derrotarles, pero eso no les ha detenido en el pasado.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Marvel Comics, Panini Comics. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).