Cualia.es

La vida secreta de las palabras: «Gazpacho»

En algún manual erudito de cocina leí que la voz gazpacho tiene su origen en una palabra portuguesa, caspacho. A su vez, el linaje de este vocablo tan simpático se pierde en la Iberia prerromana. En concreto, figura como antecedente caspa gaspa, esto es, fragmento o residuo.

Como fuente de autoridad literaria, se cita un entremés festivo de Luis Quiñones de Benavente (1593-1651), autor asimismo de muy afortunadas loas y jácaras. Ciertamente, en tiempos de este escritor ya se consumía gazpacho. Con todo, este agradable plato no permite una definición unívoca. En la actualidad, la receta más frecuente es la de una sopa fría, elaborada a base de pan, aceite y agua, con vinagre, tomate, ajo y cebolla. Los más sibaritas recuerdan una fórmula primitiva, con migas hechas de la torta que se cuece amorosamente en las brasas. Repasando las posibles formulaciones del gazpacho, se puede coincidir con aquello que dijo Sancho Panza: «Más quiero hartarme de gazpachos, que estar sujeto a la miseria de un médico impertinente, que me mate de hambre».

Desde el gazpacho marteño hasta el gazpachuelo, las expresiones locales de esta sopa de verduras trituradas parecen infinitas, y casi tan difíciles de rastrear como la etimología de la voz gazpacho. César Oudin, en el Tesoro de las dos lenguas francesa y española (1607), nos describe «une soupe faite avec vinaigre, huile, sel et pain». Más preciso es Sebastián de Covarrubias, en cuyo Tesoro de la lengua castellana o española (1611) figura (en plural) la palabra gazpachos, definida como «cierto género de migas que se hace con pan tostado y aceite y vinagre, y algunas otras cosas que les mezclan, con que los polvoriza».

Dice Covarrubias que esta es «comida de segadores y de gente grosera, y ellos le debieron poner el nombre como se les antojó». Alude asimismo a las palabras toscanas guazzo y guazzeto, que equivalen a «potaje o guisado líquido con algunos pedazos de vianda cortados y guisados con él». De guazzo vendría guazpachos, con tal fortuna en el gusto ibérico que incluso surgieron entre nosotros figuras como gazpachero, descrito por la RAE (1734) como «el que lleva el gazpacho a los que están trabajando en el campo».

Imagen superior: Pixabay.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Esta es una versión expandida de un artículo que escribí, con el seudónimo «Arturo Montenegro», en el Centro Virtual Cervantes, portal en la red creado y mantenido por el Instituto Cervantes para contribuir a la difusión de la lengua española y las culturas hispánicas. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.