Cualia.es

«La Capa» (2013), de Jason Ciaramella, Joe Hill y Zach Howard

Joe Hill le da tiempo para escribir cómics con la misma dedicación que emplea en la literatura. En cualquier caso, con La Capa demostró que un tebeo, si tiene un guión sólido y estructurado, vale tanto como un buen relato literario.

A partir de una idea de Hill que él mismo quiso convertir en viñetas, Jason Ciaramella guionizó La Capa con una extraordinaria atención al detalle. Ambos tuvieron la suerte de que un espléndido dibujante, Zach Howard, se sumara al proyecto junto al colorista Nelson Daniel.

Nos encontramos ante una de esas historias en las que un potencial superhéroe no alcanza a serlo por una sencilla razón, y es que se trata de un cretino, un desequilibrado o un canalla. O las tres cosas juntas, como es el caso.

Un año antes de la edición de este cómic, pudimos ver una película que parte de la misma idea, Chronicle (2012), y lo cierto es que, leyendo La Capa, uno empieza a pensar que el guionista de la película –Max Landis– echó alguna que otra ojeada al tebeo de Hill.

Pero ¿cómo empezó todo? Vayamos por partes… The Cape es un relato breve que Joe Hill incluyó en su antología 20th Century Ghosts (2005). Aquel fue su primer libro: quince cuentos, acompañados de una introducción. Material sólido, bien tramado, que llamó la atención de los lectores y despertó el interés de la crítica.

Gracias al cómic inspirado en dicha obra, conocemos a Eric, un tipo problemático e inestable, cuyo único tesoro es una capa que descubrió en su infancia. No se trata de un simple pedazo de tela. Esa prenda permite a su poseedor volar como Superman.

Para desgracia de amigos y familiares, la mente de Eric no está preparada para semejante don. No sólo es un irresponsable. También es un tipo paranoico, e implacable en su enfermiza percepción de la realidad.

Por otro lado, Eric no tiene un mentor responsable, dispuesto a enseñarle las reglas necesarias para lucir una máscara con orgullo, y desde luego, tampoco existe aquí un Tío Ben que explique al aprendiz de héroe aquello de «Un gran poder conlleva una gran responsabilidad».

Pese a la nula empatía que despierta el personaje, uno sigue su peripecia con creciente interés. Y es que, si bien los superpoderes nos sitúan en el terreno de los prodigios, Eric no es otra cosa que un ejemplar de basura blanca, torturado por sospechas injustificadas, incapaz de amar a su pareja y lacerado por recuerdos familiares que él mismo ha ido corrompiendo.

En una época en el que el mercado del cómic rara vez nos sorprende, fue toda una novedad encontrarse con un título como éste, de atmósfera opresiva y con una historia retorcida, a contracorriente y sin concesiones.

Sinopsis

Eric ha cruzado el límite. Después de años de fracasos, por fin ha encontrado algo en lo que destaca y pretende que el mundo lo sepa. Y no es hacer el bien precisamente. Así, Eric recoge su capa de la infancia y, con ella, reparte su odio hacia todos sus supuestos seres queridos, en una miríada de desastres, asesinatos, traiciones y giros de guión inesperados.

Este es el inicio de una nueva serie escrita por Joe Hill, una joven promesa de la ficción en Estados Unidos. Primero se lanzó la historia en una entrega, pero dado el éxito de público y crítica, se decidió desarrollar el argumento en una colección que recopilamos en este único tomo.

Llevar una capa era símbolo de heroísmo, pero después de leer esta historia, nunca las volverás a ver igual.

El novelista y guionista de cómics Joe Hill (cuyo nombre completo es Joseph Hillstrom King) demuestra una vez más su talento sin recurrir a su célebre padre, Stephen King (de hecho, durante mucho tiempo escondió su parentesco). En 2011, fue proclamado Mejor Autor en los prestigiosos Premios Eisner. Sus obras se centran en la fantasía, el terror y la ciencia ficción.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © IDW Publishing. Cortesía de Planeta DeAgostini Cómics. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.