Cualia.es

La belleza del crimen

Se lo etiquetó como “el asesino de Pioz”. Es Patrick Nogueira, brasileño, de 22 años, que asesinó a dos tíos y dos primos. Lo hizo tras convidar a unos con pizzas y al otro con una conversación nocturna en la puerta de su casa.

La decisión homicida fue segura y repetida: un degüello por la espalda. Así ultimó a unos cuantos de sus parientes más cercanos. No satisfecho con haberlo hecho, a la vez que cumplía su tarea, la iba narrando a un amigo por su móvil y se retrataba junto a los cadáveres y, enseguida, al lado de los restos pulcramente seccionados. Luego limpió la escena y se duchó, en un ejercicio de doble higiene.

El caso me recordó un par de ellos relativamente cercanos: el Carnicero de Milwakee y el Crimen del Rol. El primero era un hombre aparentemente destinado a encantar al mundo: rubio, alto, guapo, con unos ojos claros de dulce mirar. Mataba a sus amantes, unos jovencitos, acaso en el momento cimero del placer, viendo que nunca se mostraban más hermosos que en la agonía. Luego los troceaba y con sus cráneos construía una suerte de altarcillos privados ante los cuales les rendía culto. Sacralizaba a sus amores, como cualquier enamorado. Los retenía en la dura presencia de la muerte, insisto: como cualquier enamorado. El resto lo iba eliminando aquí y allá.

Los dos autores del Crimen del Rol organizaron unos itinerarios al azar, con una suerte de juego inventado por uno de ellos. Finalmente, asesinaron a su víctima, un hombre de 52 años, en una parada de autobús.

Ninguno de estos asesinos se movía por pasiones ni arrebatos emotivos o sanguíneos. Al contrario: en sus maniobras hay inteligencia, es decir capacidad mental de distinguir, y razón, es decir proporción entre los fines y los medios. De poco nos sirve admitir que estamos ante ejemplos de psicopatía, o sea un malestar psíquico como padecemos cualquiera de nosotros pero que, en vez de sufrirlo y angustiarnos, como las personas normales (léase: neuróticos) los psicópatas lo ponen en escena y lo actúan. Insisto: inteligencia y razón permanecen intactas. Incluso pueden convertirse en una poderosa ideología, armada hasta los dientes con la más avanzada y técnica industrial basada en la ciencia. Me refiero a un tal Adolf Hitler.

La defensa del asesino de Pioz argumentó que era inimputable porque le falla una neurona (tenemos 16.000 millones en la cabeza, tú y yo, querido anónimo que me lees). Ojalá que fuera cierto. Lo digo en nombre del género humano, de sus espeluznantes miserias, que admito como nuestras. Si no hay un freno moral que actúe a tiempo, se ve que ni la inteligencia ni la razón sirven de nada. La pregunta sigue en el aire y no se me ocurrirá contestarla: ¿dónde están las razones inteligentes que nos permitan contar con el bien y el mal, con su aceptación, su distinción y nuestra libertad?

Imagen superior: Pixabay, CC.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista. Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de "La Opinión" y "La Razón" (Buenos Aires), "Cuadernos Noventa" (Barcelona) y "Vuelta" (México, bajo la dirección de Octavio Paz). Dirigió la revista "Cuadernos Hispanoamericanos" entre 1996 y 2007, y entre otros muchos libros, es autor de "La ciudad del tango; tango histórico y sociedad" (1969), "Genio y figura de Victoria Ocampo" (1986), "Por el camino de Proust" (1988), "Puesto fronterizo" (2003), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)
En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por "Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina". (Fotografía publicada por cortesía de "Scherzo")