Cualia.es

Crítica: «Wanted: Se busca» (Timur Bekmambetov, 2008)

Impresionante desembarco de Timur Bekmambetov en Hollywood, que tenemos que añadir a los otros dos filmes dirigidos por este director ruso, y ya conocidos fuera de su país de origen, Guardianes de la noche (2004) y Guardianes del día (2006).

No es frecuente tal descarga de adrenalina cuando hablamos de un realizador del Este, y quizá por ello, resulte aún más interesante el ingreso de Bekmambetov, maestro de la escenografía y de los efectos especiales, en una industria cada vez más globalizada.

Pero vayamos a lo que importa: ¿por qué razones debo recomendarles Wanted? En principio, por algo bien simple: ofrece al espectador aquello que le promete. Ni más, ni menos: acción a raudales, humor negro, situaciones inverosímiles, violencia estilizada y alguno de los excesos más notorios hechos en el nombre del arte cinematográfico.

¿Quién es responsable de un estilo tan libre? El dedo señala a Bekmambetov, que usa la cámara con la misma libertad que un diseñador de vídeojuegos. Lo cual, por cierto, es mucho más difícil de lo que piensan algunos compañeros críticos.

Aunque esta no sea la película idónea para juzgar las interpretaciones de sus protagonistas, no pasaré por alto el sentido del humor de James McAvoy, que en todo momento inspira una sonrisa inteligente. Incluso cuando esta montaña rusa empieza a acelerarse.

La noticia saltó a los medios cuando Universal Pictures anunció que la siguiente película de Angelina Jolie sería Wanted, en cuyo reparto ya figuraban McAvoy y Morgan Freeman. El hiperactivo Bekmambetov se puso al frente del equipo en abril de 2007, y desde ese justo momento la maquinaria de promoción de la compañía extendió la idea de que la cinta, cuyo estreno en Estados Unidos tuvo lugar en junio. Esto es, en mitad de una temporada repleta de blockbusters.

Los decorados principales se construyeron en Praga, Budapest y Chicago. Pronto se supo que Jolie había aceptado su papel con una condición: Dean Georgaris ( Tomb Raider: la cuna de la vida) debía adaptar a su perfil el guión escrito por Michael Brandt y Derek Haas.

Digámoslo de una vez: los cambios, aunque discretos, podían resultar beneficiosos en lo cinematográfico, pero a lo mejor inquietaban a los seguidores de la historieta en la que este largometraje se inspira. Porque antes de dar el salto a la pantalla, Wanted fue conocido como un comic book. En concreto, una miniserie creada por el escocés Mark Millar.

Un ejecutivo de la Universal, Jeff Kirschenbaum, adquirió los derechos de adaptación. Y aunque a Millar no le gustó en absoluto el primer borrador del guión –demasiado blando, demasiado complaciente–, pronto comprendió que Bekmambetov estaba dispuesto a dar un puñetazo en la mesa. “Al llegar Timur –declaró Millar– con esa locura suya, tan propia de Europa del Este, lo hizo todo más sucio. Se acercó al espíritu del original”. Fue entonces cuando entró en escena un nuevo guionista, Chris Morgan, que dio una vuelta de tuerca al material antes de que llegase a manos de Dean Georgaris.

Repleta de tiroteos y de persecuciones –no faltan aquí los habituales especialistas en parkour–, la película está rodada con una nueva cámara digital, la Red One, que permite angulaciones casi disparatadas. El detalle no es menor, sobre todo si tenemos en cuenta que el estilo del cineasta ruso sólo admite adjetivos como desmedido y artificioso.

Tal es la confianza del estudio, que Timur Bekmambetov ya está preparando una secuela. Casi sobra decirlo: la idea de poner en marcha está franquicia complace a Mark Millar, quien comprueba cómo aumentan, día a día, las ventas de su cómic.

A la hora de valorar la orientación de la película –excesiva en todos los sentidos–, no está de más conocer a Millar, quien lleva tiempo actualizando series Marvel como Spider-Man y Los Cuatro Fantásticos.

Conviene, por ejemplo, recordar su más que mejorable paso por la DC, como autor de varios guiones de The Authority que provocaron una gran polémica por su contenido, plagado de alusiones sexuales y políticas. Como si Millar quisiera tomarse la revancha de sus antiguos jefes en la DC, también hay sexo, violencia y política en las seis entregas de Wanted (Top Cow, 2003-­2004), escritas por él e ilustradas con enorme talento por J. G. Jones.

La clave dramática de Wanted es muy atrevida: aquí los que cuentan de verdad son los supervillanos. Aliándose, han acabado con los héroes y ahora dominan el mundo desde las sombras. En cierto modo, ya habrán advertido que se deja notar en todo ello el rastro de cómics como Watchmen y Batman: The Dark Knight Returns.

El protagonista, Wesley Gibson –interpretado por McAvoy en la película–es un tipo insignificante que, de pronto, descubre que es hijo de un poderoso criminal, The Killer, cuya habilidad con las armas ha heredado por vía genética. Rigurosamente entrenado por una sociedad secreta, la Fraternidad, Wesley comienza una nueva vida. En lo sucesivo, resuelve sus problemas a tiros. Por supuesto, eso también le lleva a descubrir importantes secretos de familia.

The Fox, la asesina a quien da vida Angelina Jolie, es en el cómic de Millar una especie de Catwoman provocativa, con un cierto parecido físico a Halle Berry.

Sinopsis

Basada en la explosiva serie de cómics de Mark Millar y dirigida por Timur Bekmambetov, creador de imágenes espectaculares y realizador de la saga rusa cinematográfica de mayor éxito de la historia, Guardianes de la noche, la película Wanted cuenta la historia de cómo un don nadie apático se transforma en un justiciero sin par. En 2008, el mundo conocerá al héroe destinado a una nueva generación: Wesley Gibson.

Wes (James McAvoy) tiene 25 años y es el zángano más desencantado y aburrido que habita en el planeta. Su jefe se mete con él sin parar, su novia no le hace caso y su vida carece de alicientes. Todos los que le conocen están convencidos de que este vago nato nunca llegará a nada. A Wes sólo le queda esperar que el tiempo pase hasta que muera de forma rutinaria.

Pero todo cambia cuando conoce a una mujer llamada Fox (Angelina Jolie).

Después del asesinato del padre de Wes, al que veía muy poco, la letal y sexy Fox recluta al joven para la Fraternity (Fraternidad), una sociedad secreta que entrena al joven a encontrar y sacar sus poderes adormecidos para vengar la muerte de su padre. Mientras Fox le enseña a desarrollar reflejos tan rápidos como el rayo y una agilidad desmesurada, Wes descubre que esta sociedad secreta se rige por un código muy antiguo que nadie puede infringir: llevar a cabo las condenas dictadas por el destino.

Gracias a sus brillantes y malvados profesores, entre los que se encuentra Sloan (Morgan Freeman), el enigmático líder de la Fraternidad, Wes disfruta de la fuerza que siempre quiso tener.

Sin embargo, poco a poco, empieza a darse cuenta de que sus compañeros no son lo que parecen. Atrapado por su recién adquirida fuerza y su deseo de venganza, Wes aprenderá lo que nadie podía enseñarle: sólo él controla su destino.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de la sinopsis y las notas de producción © Universal Studios, 2007. Cortesía de Universal Pictures International Spain. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.