Cualia.es

Crítica: «Tropic Thunder» (Ben Stiller, 2008)

Ben Stiller realiza una comedia brillante, tan convincente y personal como el trío de intérpretes que encabezan el reparto.

En los ochenta, el legado humorístico de programas como Saturday Night Live y de grupos como Second City y los Monty Python consiguió atrapar a los espectadores de dos generaciones sucesivas. Mientras pasaba buena parte de su tiempo soñando con ser realizador, Ben Stiller también llegó a escribir guiones para aquel mítico SNL. Lo cierto es que ya había recibido la energía creativa de aquellos años –la edad dorada de John Belushi, Dan Aykroyd, Gilda Radner y Bill Murray– gracias a sus padres, los prestigiosos comediantes Jerry Stiller y Anne Meara.

Pese a que, como ven, tenía la comedia en sus genes, Stiller quiso ser un actor dramático de fama, al estilo de vacas sagradas como Al Pacino. El caso es que aquella esperanza no tardó en desvanecerse, sobre todo porque la competencia entre aspirantes era atroz. Por fin, en 1987 Stiller consiguió un papel en El imperio del sol, de Steven Spielberg. Y fue durante aquel complicado rodaje cuando al joven intérprete se le ocurrió la idea de escribir Tropic Thunder.

Tanto nuestro actor como otros colegas en busca del éxito frecuentaban las audiciones. Y como por aquellos días aún eran muy abundantes las películas bélicas sobre la guerra del Vietnam –al estilo de Platoon (1986) y La colina de la hamburguesa (1987)–, Stiller y otros como él se presentaban a las pruebas de cámara con uniforme de camuflaje y provistos de munición imaginaria. Uno de aquellos castings, organizado por Oliver Stone, dejó a Stiller con la agotadora impresión de haberse sometido a unas pruebas de alistamiento en los marines. Fue precisamente allí donde le vino a la cabeza esta pregunta: ¿qué sucedería si los actores tuvieran que luchar en un combate donde las balas no fueran de fogueo?

Stiller disponía de un referente obvio: el enloquecedor rodaje de Apocalypse Now, narrado en el documental Hearts of Darkness: A Filmmaker Apocalypse (1991), de Fax Bahr y George Hickenlooper. Para qué negarlo: esa idea de Coppola en mitad de la jungla, sumido en el delirio, recibiendo noticias del diablo todos los días, era francamente inspiradora.
Aunque el actor ideó la trama a toda velocidad, el guión de Tropic Thunder tuvo un desarrollo muy prolongado y azaroso. De hecho, a lo largo de los últimos diez años, Stiller ha revisado muchos borradores hasta dar con el tono más conveniente.

Al final, han sobrevivido a las tachaduras y los subrayados tres personajes principales: Tug Speedman, un héroe de acción empeñado en ser un intérprete respetable, Jeff “Fats” Portnoy, un cómico hiperactivo y adicto a substancias prohibidas, y Kirk Lazarus, también actor, australiano por más señas, acérrimo seguidor del Actors Studio y obsesionado por su papel del afroamericano sargento Osiris.

En la pantalla, Stiller da vida a Speedman, Jack Black encarna a Jeff y un genial Robert Downey Jr. se mete en la piel de Lazarus. Por cierto, la intervención de este último requirió otro cambio en el libreto, pues en principio el papel iba a ser interpretado por un auténtico afroamericano, y finalmente, se pensó en darle una vuelta de tuerca surrealista.

Completan el elenco Steve Coogan como Damien, el director del film que ruedan en la jungla, Nick Nolte como el veterano en quien se inspira la película, y un buen número de estrellas, contratadas para hacer cameos en momentos decisivos de la acción y en tres falsos trailers. Sobresalen en este último apartado Tom Cruise, Tobey Maguire y Matthew McConaughey.

El rodaje se desarrolló en Kauai, en una de las áreas de las islas Hawai más frecuentadas por Hollywood. Se trata de una localización idónea para representar el Sudeste Asiático, y que además cuenta con una infraestructura estable de equipos y material de filmación.

Entre los estrenos de Paramount para esta segunda mitad del año, Tropic Thunder figura en un lugar muy destacado. Una posición de salida que, sin lugar a dudas, justifica el esfuerzo publicitario, y que viene avalada por la excelente reacción del público en los pases previos.

Sinopsis

Un grupo de actores rueda una película sobre la Guerra del Vietnam: la más cara sobre ese conflicto. Todos se quejan por las condiciones de trabajo. La situación va de mal en peor, sobre todo para el director de la cinta, Damien. Tanto es así, que su reparto de estrellas acaba abandonado en mitad de la jungla.

Ellos creen que Damien los seguirá filmando con cámaras ocultas, pero lo cierto es que en la selva se desarrolla una auténtica guerra. Así pues, los protagonistas deberán hacer todo aquello que harían sus personajes, y sobre todo, comportarse como auténticos soldados si quieren salir con vida de ese infierno.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes, sinopsis y nota de prensa © DreamWorks LLC, 2008. Fotografía de Merie Weismiller. Cortesía de Paramount Pictures Spain. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.