Cualia.es

Crítica: «Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn)» (Cathy Yan, 2020)

De manera idéntica a como sucedió en el mundo del cómic, el universo cinematográfico DC trata de convertir a Harley Quinn en su respuesta femenina a Deadpool (o Masacre, para los veteranos). Tras su aparición en Escuadrón Suicida (2016), Margot Robbie vuelve a encarnar al personaje creado por Paul Dini y Bruce Timm en su magistral serie de dibujos animados, Batman, la mejor encarnación del veterano personaje y de su mundo que se ha visto en una pantalla.

La tragicómica Harley, novia maltratada pero enamoradísima del Príncipe Payaso del Crimen (también conocido como el Joker), logró dejar tan tóxica relación e independizarse en su propia serie de cómics, escrita por el matrimonio formado por Amanda Conner y Jimmy Palmiotti. Este tebeo, de estilo humorístico y gamberro, emprendió su andadura editorial en 2013. Las intenciones fueron mejores que los resultados, ya que, en el mejor de los casos, el cómic provoca sonrisas, pero casi nunca carcajadas, y el humor resulta más forzado que efectivo.

¿Por qué DC trató de convertir a Harley en su Deadpool, cuando ya tenían para eso a Lobo? En fin, elucubraciones de un friki.

El caso es que Aves de presa viene a ser una película de Harley Quinn con otros personajes femeninos de DC, desaprovechados y mal desarrollados, que actúan como comparsas. El film de Cathy Yan toma como modelo principal el cómic de Conner y Palmiotti, y hereda de éste los simpáticos colorines y la lozanía «cuqui punk» de la protagonista, pero también un humor que no termina de funcionar.

Aves de presa está mal escrita, mal dirigida y mal interpretada, no porque el reparto sea malo (más bien al contrario), sino porque no parece haber nadie al timón que sepa darle un enfoque concreto a los actores o a la propia película.

Margot Robbie, que además de ser una belleza sabe actuar, carece de la vis cómica y el punto demente que el personaje necesita (la elección perfecta habría sido Samara Weaving). En cuanto a los demás personajes, lo cierto es que parece estar cada uno en una película distinta.

El film intenta tirar del dudoso gancho comercial de moda: el feminismo superficial. Tampoco funciona demasiado bien al respecto, ya que las heroínas se muestran demasiado inmaduras e inseguras como para ser un ejemplo empoderador, por muchos hombretones que ellas machaquen a lo largo del metraje.

Renée Montoya (Rosie Pérez), otra de las grandes creaciones de Dini y Timm para la serie de animación, pasa de ser uno de los personajes más íntegros y fuertes del universo DC a una policía que se comporta como una niñata rebotada porque no le reconocen su trabajo. Algo grave teniendo en cuenta que aquí además tenemos una versión cincuentona del personaje, que ya debería estar por encima de esas memeces.

La Cazadora (Mary Elizabeth Winstead) pretende ser una parodia de los héroes oscuros, pero toda la sátira se limita a un chiste recurrente, que ni siquiera es demasiado ingenioso.

En este endeble guión, Canario Negro (Jurnee Smollett-Bell) es un personaje poco definido y carente de peso, que podría desaparecer en la sala de montaje sin que se notara su ausencia.

La historia es sencilla, y no necesita más giros: varios personajes detrás de un diamantino McGuffin. Temerosos de que sepa a poco, y con ganas de hacerse los chisposos, los responsables de la película (que a saber quiénes son: estas producciones no tienen autores concretos) llenan el film de flashbacks, voces en off y rótulos graciosuelos que acaban molestando en lugar de ayudar a que la trama fluya.

En la parte aceptable de la película tenemos el trabajo de los especialistas del equipo 87Eleven. Al parecer, Chad Stahelski (John Wick) ha echado una mano en algunas secuencias de acción. Por desgracia, salvo en una o dos excelentes escenas desarrolladas en una comisaría, la realización y el montaje le quitan lustre a estos estimables profesionales y a sus coreografías.

Aves de presa tiene un pase (mínimo) como película de acción, pero como comedia no funciona. Carece de la mínima química entre unos actores tan desaprovechados como sus personajes.

Sinopsis

En Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn) de Warner Bros. Pictures, Margot Robbie (Yo, Tonya) retoma el papel de Harley Quinn, junto a Mary Elizabeth Winstead (Calle Cloverfield 10, serie de TV Fargo) como la Cazadora; Jurnee Smollett-Bell (True Blood [Sangre fresca] de HBO) como Canario Negro; Rosie Pérez (Sin miedo a la vida, Dando la notaAún más alto) como Renée Montoya; Chris Messina (Argo, serie de TV Heridas abiertas [Sharp Objects]) como Victor Zsasz; y Ewan McGregor (Doctor Sueño, Trainspotting) como Roman Sionis. Además, la debutante Ella Jay Basco encarna a Cassandra «Cass» Cain en su primera incursión en el cine.

La película, basada en personajes de DC, está dirigida por Cathy Yan (Dead Pigs) a partir de un guión de Christina Hodson (Bumblebee). Robbie también es productora, junto a Bryan Unkeless y Sue Kroll. Los productores ejecutivos de la película son Walter Hamada, Galen Vaisman, Geoff Johns, David Ayer y Hans Ritter.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © DC Entertainment, Clubhouse Pictures, Kroll & Co. Entertainment, LuckyChap Entertainment, Warner Bros. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).