Cualia.es

«Batman e hijo» (2006), de Grant Morrison

Gente peligrosa y estrafalaria, con un futuro siniestro, que se empeña en ir envenenando la vida de Gotham City un día sí y otro también. Esos son los adversarios de Batman desde hace 75 años. Los mismos que reaparecen en los guiones de Grant Morrison con un vigor renovado.

Morrison, como saben, quiere que todas las encarnaciones del Hombre Murcielago se fijen en un solo perfil: un único canon que albergue, con cierta coherencia, los vaivenes psicológicos y morales del personaje a lo largo de las décadas.

Ese empeño se advierte en el formidable ciclo argumental que lleva por título Batman e hijo (Batman #655–658, septiembre-diciembre de 2006), publicado originalmente en cuatro entregas. Del dibujo se encarga Andy Kubert, que aquí pone de manifiesto su talento habitual.

Con Batman e hijoMorrison se estrenó en la franquicia gothamita. Como su título indica, el cómic se centra en la figura del hijo de Bruce Wayne: el inestable y a veces insoportable Damian Wayne.

Morrison aterrizó en el universo del Caballero Oscuro después de haber firmado esa joya que es All Star Superman. Como un guiño al pasado oculto del personaje, introduce en el relato a ese chaval, nacido de los amoríos entre el justiciero enmascarado y Talia al Ghul, la hija y heredera de Ra’s al Ghul.

Como Damian ha sido entrenado a fondo por la Liga de los Asesinos, ya se pueden imaginar que no le faltan reflejos para matar.

Gracias a este lanzamiento, el hijo de Batman, siempre a medio camino entre el carácter de los Wayne y las tentaciones de los Ghul, se incorporó en la continuidad DC, y de hecho, con el tiempo ha desempeñado tareas más que notables. Sin ir más lejos, ha sido el quinto Robin, haciendo sombra a alguno de sus predecesores.

Fue el editor jefe de DC Comics, Peter Tomasi, quien convenció al editor ejecutivo Dan Didio para que Morrison se hiciera cargo del Hombre Murciélago. Morrison ya había analizado la psique de Batman en Arkham Asylum, y no hay duda de que fue una magnífica elección. A las pruebas me remito: quien lea Batman e hijo descubrirá hasta qué punto el guionista comprende toda la sutileza del personaje y las implicaciones de la ciudad donde habita.

En este sentido, resulta muy eficaz que recupere para esta historia al Dr. Kirk Langstrom, Man-Bat, un entrañable supervillano que viene a ser un Jekyll que se transforma en un Hyde-murciélago. Su presencia en el relato, y el uso que hace de él Talia al Ghul, nos conducen a alguno de los momentos más espectaculares de este recomendable volumen.

Sinopsis

Siguiendo los consejos del leal Alfred Pennyworth, Batman parece decidido a prestar una mayor atención a su identidad civil, descuidada debido a la exigencia de su cruzada contra el crimen. Pero tras enfrentarse al Joker, en su camino hacia la normalidad se interponen inesperados desafíos: ejercer como padre de un hijo cuya existencia desconocía e investigar la aparición en Gotham City de tres extrañas versiones del Hombre Murciélago.

Con las aventuras recopiladas en el presente tomo, dibujadas por Andy Kubert y John Van FleetGrant Morrison —All-Star SupermanFlex Mentallo— inició su aclamada etapa como guionista del Caballero Oscuro: un ambicioso rompecabezas que parte de la voluntad de integrar en un único canon argumental los 75 años de historia del personaje.

EDICIÓN ORIGINAL: Batman núms. 655 a 658 y 663 a 666 USA || FECHA PUBLICACIÓN EN ESPAÑA: Marzo de 2014 || GUIÓN: Grant Morrison || DIBUJO: Andy Kubert, John Van Fleet.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © DC Comics, ECC. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.