Cualia.es

Aquellos lejanos tiempos en que los personajes infantiles fumaban…

La editorial chilena Oringo Ediciones es muy valiente: acabo de comprar en Lima una compilación muy completa con las mejores historietas de Condorito, el personaje de cómic humorístico más popular de toda la historia en Latinoamérica, concretamente las pertenecientes a la década de los años 50, inmediatamente colindantes con su creación (Pepo ideó a su hedonista pajarraco buscavidas en 1949).

Pues bien, como podéis apreciar, el simpático bicho aparece en la portada de esta reedición de 2010 con un cigarrillo en la boca y absolutamente ninguna advertencia al público familiar al que va dirigido el volumen. No sé si eso resulta algo positivo o negativo… ¡pero a mí me llena de alivio!

Ignoro si en España ocurrirá otro tanto con nuestros clásicos tebeísticos, imagino que sí: dudo que nadie se ponga a expurgar o a contextualizar una por una cada historieta reeditada de la revista TBO o de las primeras entregas de Mortadelo y Filemón, por políticamente incorrectas que resulten ahora (e inapropiadas para nuestros sobreprotegidos niños). Pero un personaje infantil fumando en portada sí hubiese llamado la atención, ¿verdad?

Este álbum antológico incluye una agradecida introducción a la génesis del personaje por parte del especialista Pedro Maino. Hasta donde alcanza mi entendimiento, Condorito fue una obra que nunca triunfó en España (recuerdo en los 80 algún que otro conato de introducción comercial), por lo que el texto resulta muy útil para un profano como yo en este fenómeno latinoamericano.

Obviamente, el contenido original está preñado de material interesantísimo para los lectores, tanto desde un punto de vista artístico como sociológico. Maravillosa por ejemplo la historieta protagonizada por una intensa campaña anti-alcohol (presuntamente municipal) cuyos promotores terminan siempre celebrando en un bar; o esos clichés que hoy se considerarían machistas (la muchacha halagada por dos hombres que se pelean por ella, como en la segunda secuencia más abyecta de Centauros del desierto), pero que forman parte del lugar común que también nos explica la mentalidad de una época. ¡¡¡De ahí que a nadie le parezca raro que Condorito vaya por la vida con una pistola encima!!!

¿Por qué siento alivio, como digo, al leer estas páginas sabiamente inalteradas, aunque tal vez debido al fruto de la inconsciencia, por los responsables de Oringo Ediciones? Porque demuestra que la vida nunca se puede ocultar demasiado tiempo, por muy remota y perteneciente a un pasado olvidado que sea; y por olvidadiza y consumidora en exclusiva del presente que sea nuestra sociedad. Al final, la vida siempre vuelve a resurgir por el recodo más impensado e inesperado, para arrollar a todos los que con su falso moralismo pretenden imponernos un orden inmaculado con el fin de convencernos de que los defectos, los vicios, los placeres… lo humano, en fin, NUNCA EXISTIÓ.

Copyright del artículo © Hernán Migoya. Reservados todos los derechos.

Hernán Migoya

Hernán Migoya

Hernán Migoya es novelista, guionista de cómics, periodista y director de cine. Posee una de las carreras más originales y corrosivas del panorama artístico español. Ha obtenido el Premio al Mejor Guión del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y su obra ha sido editada en Estados Unidos, Francia y Alemania. Asimismo, ha colaborado con numerosos medios de la prensa española, como "El Mundo", "Rock de Lux", "Primera Línea", etc. Vive autoexiliado en Perú.
(Avatar © David Campos)