Cualia.es

“Psicosis II: El regreso de Norman” (Richard Franklin, 1983)

Esto es lo que la musa susurra en mi cabeza cada vez que comienzo a escribir una novela…

Por eso y muchas cosas más, sí, sí, reconozco que la obra maestra es Psicosis, pero el psicópata magistral es el de Psicosis 2. En él ya estaba el germen de casi todo lo que ha venido después en el subgénero.

Gracias, mi querido, llorado Tony Perkins, por haber entendido con tanta sensibilidad al rarito Norman Bates, convirtiendo en protagonista de gran tragedia operística y mil dimensiones dramáticas un asesino de ficción inicialmente plano.

Y gracias, Tom Holland, por otorgarle el sentido del humor tierno e inteligente que todo gran personaje necesita.

Qué gustazo volver a ver esta película, por favor. ¡Qué moderna la ha vuelto el tiempo!

Sinopsis

Psicosis II es la terrorífica secuela del clásico del suspense de Alfred Hitchcock, Psicosis. Anthony Perkins vuelve a interpretar al mítico Norman Bates quien, a pesar de pasar años de tratamiento en una clínica psiquiátrica, no puede eludir las exigencias de Mamá. Vera Miles también vuelve a interpretar a la inquisitiva mujer atormentada por el brutal asesinato de su hermana y el siniestro motel donde sucedió todo. Meg Tilly y Dennis Franz coprotagonizan esta escalofriante secuela.

«Fui quien organizó en 1967 la segunda retrospectiva de la obra de Hitchcock ‒decía Richard Franklin, director de Psicosis II, en una entrevista realizada en 2003‒. Fue la primera a la que él asistió, en la Universidad del Sur de California (USC). Conocí a Hitchcock aquella noche. En realidad, lo entrevisté en el escenario. Y luego me invitó a observar cómo trabajaba en Topaz. Si lo miro en retrospectiva, tendría que haber dejado justo entonces la universidad, y haberlo hecho de forma permanente. Pero en aquel tiempo yo estaba en la escuela de cine, así que aproveché para visitar a Hitchcock cuando no tenía clases. (…) Yo tenía diecinueve años, así que es un poco difícil para mí decir que tengo una idea real de lo que estaba pensando un hombre que había cumplido más de sesenta. Pero era todo lo que te imaginas. Contaba chistes y todas esas cosas. En la retrospectiva, me sorprendió descubrir que estaba extremadamente nervioso. Esto se contaba en una de las biografías que le dedicaron: su biografía oficial. Hitchcock estaba acostumbrado a hacer sus presentaciones en su programa de televisión con un equipo de filmación, que era un escenario con el que se sentía muy cómodo. Pero levantarse frente a doscientos o trescientos estudiantes era algo que nunca había hecho. En fin, ¡no creo que estuviera más nervioso que yo! En el set, sin embargo, era muy diferente. (…) Era un verdadero perfeccionista, extraordinariamente detallista, y sin embargo, probablemente fuera el set más tranquilo en el que he estado. (…) Era como un titiritero. Recorría el set con mano de hierro. (…) Lo que me contó sobre el proceso de hacer cine ya lo había dicho en diversas entrevistas. Probablemente aprendí más sobre sus retos y tribulaciones personales a través de Peggy Robertson, que fue su asistente personal. En el momento en el que conocí a Hitchcock yo era muy joven, pero quince años después, yo ya había rodado algunas películas, así que hablar con Peggy durante el rodaje de Psicosis II me permitió llenar ciertas lagunas. En todo caso, no había nada que Hitchcock tuviera que decir que no se pueda aprender viendo sus películas».

«Sabía que los críticos estarían en mi contra, incluso antes de ver la película ‒dice Tom Holland, guionista de Psicosis II‒, por haber tenido la audacia de escribir la secuela de una obra tan increíble. Lo irónico del asunto es que en 1961, cuando se estrenó Psicosis, todas las críticas fueron negativas porque Hitchcock hizo muchas cosas ‘de mal gusto’, sobre todo si tenemos en cuenta los tabúes y las convenciones morales que rompía el film. En realidad, Psicosis cambió mi vida. (…). Fue el primer slasher de la historia. Antes estuvieron la Hammer y la AIP, pero fue Hitchcock quien inventó el slasher. (…) La razón por la que la película se ha mantenido y sigue creciendo es la increíble actuación de Tony Perkins. Todo el reparto de Psicosis II fue excelente, pero Tony, de vuelta tras 22 años, refleja con un acierto absoluto la continuación de Norman. Tony creó a Norman. La secuela realmente cimentó a Norman Bates como un ícono del horror, porque desde entonces ha habido un constante negocio derivado de Psicosis. Tienes secuelas, series de televisión … En esencia, Norman ‒como Chucky, Leatherface o Michael Myers‒ ha entrado en esa galaxia de grandes monstruos cinematográficos. Norman es el primer asesino en serie. Tony hizo un trabajo condenadamente bueno».

Imagen superior: fotograma de «Psicosis II», de Richard Franklin.

Copyright del artículo © Hernán Migoya. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Universal Pictures. Reservados todos los derechos.

Hernán Migoya

Hernán Migoya

Hernán Migoya es novelista, guionista de cómics, periodista y director de cine. Posee una de las carreras más originales y corrosivas del panorama artístico español. Ha obtenido el Premio al Mejor Guión del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y su obra ha sido editada en Estados Unidos, Francia y Alemania. Asimismo, ha colaborado con numerosos medios de la prensa española, como "El Mundo", "Rock de Lux", "Primera Línea", etc. Vive autoexiliado en Perú.
(Avatar © David Campos)