Cualia.es

Magia; dandismo y mercadotecnia

Desde sus inicios Ludwig Döbler cultivó las características de un dandi, pero no su insolencia. Apuesto, esbelto, siempre dispuesto a recurrir a su ingenio, nunca franqueó los límites de la cortesía y educación en escena. Vivió un tiempo en el que, tras la derrota de Napoleón, el Congreso de Viena (1814-1815) intentó restaurar en Europa la monarquía absoluta, frente a las aspiraciones de la burguesía obligada a vivir de nuevo en los márgenes del poder. Sólo la represión y la censura hizo posible el retorno al antiguo orden.

Como suele suceder en estos casos, las formas de resistencia u oposición adoptan formas sorprendentes. El dandismo fue una de ellas. Una actitud que Döbler no llevaba a sus últimas consecuencias, pero cultivó un personaje que le permitía afirmar su personalidad, ratificar los valores compartidos y, en ocasiones, incomodar delicadamente a los partidarios de los usos y costumbres anteriores a la Revolución.

Döbler era extremadamente elegante. Procedía de la burguesía, y convirtió su distinguida forma de vestir y su refinada forma de hacer magia en una encarnación de las inquietudes estéticas de los miembros de su clase. Compartió popularidad con sus corbatas, guantes y sombreros, con los ramos de flores que producía de la nada en su espectáculo, con las piezas musicales que acompañaban sus números e, incluso, con perfumes o pasteles que fueron bautizados con su nombre.

Döbler tenía su propio gusto en el vestir , reconocible y muy apreciado, que compartía estética con sus juegos de magia: sobriedad, equilibrio, precisión, mesura, Los valores que apreciaba la burguesía. Dentro de los parámetros del llamado estilo Biedermeier, nombre con el que se conoce el estilo artístico desarrollado en las artes decorativas y principalmente en la moda y el mobiliario, en el Imperio austríaco durante el periodo posterior al Congreso de Viena, a lo largo de la época de la Restauración.

Los grabados le muestran con pantalón largo, la chaqueta ajustada, el chaleco de vivos colores, el foulard  al cuello, guantes, bastón y reloj de bolsillo. Döbler comercializó todos estos productos y algunos más que vendía durante las representaciones. Fue un genio de la mercadotecnia. El primer mago que optimizó el teatro como lugar de afluencia y encuentro y, consecuentemente, de venta.

Copyright del artículo © Ramón Mayrata. Reservados todos los derechos.

Ramón Mayrata

Ramón Mayrata

Poeta y novelista, ha ejercido también el periodismo escrito y ha trabajado como guionista de radio y de televisión. A los diecinueve años publicó su primer libro de poemas: "Estética de la serpiente" (1972). Un año antes aparecieron sus poemas iniciales en la antología "Espejo del amor y de la muerte", prologada por Vicente Aleixandre (1971). Trabajó como antropólogo en el antiguo Sahara español en pleno proceso de descolonización. Estas experiencias fueron la materia de su primera novela: "El imperio desierto" (Mondadori, 1992). Su amplia bibliografía incluye títulos como "Valle-Inclán y el insólito caso del hombre que tenía rayos x en los ojos", "El mago manco" y Fantasmagoría. Magia, terror. mito y ciencia".
Junto a Juan Tamariz fundó y dirigió la editorial Frackson especializada en libros técnicos de magia. Autor de innumerables artículos en periódicos y revistas, en la actualidad colabora en "El Norte de Castilla".