Cualia.es

«Los penúltimos días de Escohotado», de Ricardo F. Colmenero

Cada admirador de Antonio Escohotado ve en su obra y en su figura lo que quiere ver: libertad, antiautoritarismo, polémica, erudición, autoaprendizaje, contracultura, asombro… Yo veo heterodoxia. Pero con un matiz, y es que la forma que elige Escohotado para luchar contra ciertos dogmas está asombrosamente bien documentada. De ahí que sus detractores más serios necesiten una santa paciencia para oponerse a su arrolladora batería intelectual.

Descubrí a este ensayista e investigador a comienzos de los noventa, gracias a su Historia general de las drogas. Aquella edición de Alianza, en tres volúmenes, me pareció tan reveladora como tiempo después lo fue otro libro suyo, Caos y orden, en el que describe una nueva geografía intelectual y científica. De ahí en adelante, y sin importar su orden, los escritos de Escohotado, sean libros o artículos, se refuerzan los unos a los otros. Precisamente porque es su voz ‒explícita, razonada y muy personal‒ la que da coherencia a esa constante indagación.

Como pensador, no deja de asumir riesgos y se las ingenia para ser tan discordante ahora como antes. No es de extrañar, pues, que Escohotado tenga innumerables recursos para orientar a quienes hoy buscan razón y sentido.

Con tantos seguidores como una estrella de rock, continúa estudiando la realidad con un inquebrantable interés. Su producción literaria tampoco para de crecer, y eso que aún sigue de actualidad su monumental trilogía Los enemigos del comercio. Una historia moral de la propiedad (2008-2014).

Dentro de ese itinerario, Los penúltimos días de Escohotado se presenta como un adiós, publicado cuando nuestro camino y el del filósofo ya están a punto de bifurcarse.

Sin embargo, también tiene algo de bienvenida. Es más: cualquiera que desee adentrarse en el universo de Escohotado, aunque sea de manera informal, debería comenzar por este libro.

La obra se lee con placer e interés. El periodista Ricardo F. Colmenero ha redactado un texto macizo, lleno de giros y cambios de tercio, muy sustancioso. Cargado de anécdotas y también de esa energía vibrante que siempre brinda la inteligencia del profesor.

¿Es este libro una larga entrevista? Eso parece. Pero no hagamos caso a esta primera impresión. Los penúltimos días de Escohotado también es una crónica literaria ‒la de Colmenero trabando amistad con un sabio que, a punto de cumplir los ochenta, quiere morirse en Ibiza‒. Incluso habrá quien lo defina como una biografía encubierta. Pero si me lo permiten, prefiero verlo como un ensayo que prescinde de etiquetas. Sincero, con ventanas a infinidad de temas, ajeno a la sistematización. Y lo más importante, bendecido con una sensación de inmediatez que se manifiesta en cada capítulo.

Sin duda, esto último hay que agradecérselo a Colmenero, cuya cortesía con el lector es constante, y al propio Escohotado, dispuesto a condensar la esencia de su vida y de su pensamiento en esta retahíla de conversaciones.

Se entiende que esa palabra, «conversaciones», concede el mismo protagonismo a los dos interlocutores. Sin embargo, aquí la voz de Escohotado pasa siempre a primer plano. Aunque incluya pinceladas de su propia experiencia, el autor se sitúa en el papel de alumno o de prudente observador. Esta discreción le hace a uno recordar que aún es posible el buen periodismo. Ese que ya no se lleva, y que consiste en que el andamiaje y el cableado del oficio solo sean visibles cuando de verdad importan (A veces, olvidamos que el secreto de aquello que Wolfe y compañía llamaron Nuevo Periodismo no consiste en inflamar los egos, sino en lidiar con el reportaje como si este fuera un género literario.)

Al final, nos queda en la memoria un retrato de Escohotado muy nítido, escrito con brillantez y una grata complicidad, lo que servirá en el futuro para alumbrar desde otros ángulos el itinerario de este pensador a contracorriente.

Sinopsis

El 1 de marzo de 2021 Antonio Escohotado se mudó. Cogió una maleta, sus dos ordenadores, sus dos tijeras, su sombrero, su Newton, su Rembrandt, su Madonna, sus kilos de ejemplares de Los enemigos del comercio e Hitos del sentido, se enfundó en un abrigo de piel con el que parecía un ratón disfrazado de hombre de las cavernas y que acentuaba su condición de animal extinto, y se fue a Can Partit, un agroturismo de seis habitaciones en el centro de Ibiza, convirtiéndose en su único cliente.

Ahora vive en una habitación que parece excavada en una roca y que es perfecta para la hibernación. Con la ayuda de Matteo, un barman italiano que trabaja en un japonés, montaron el ordenador; mientras Antonio le pedía a Turbo, el dueño, que le hiciera una promesa nada fácil de cumplir, que si se ponía muy enfermo, a punto de morir, no llamara a una ambulancia.

Convencido de que uno de los hombres más inteligentes de la Tierra guarda el secreto del sentido de la vida y la inmortalidad del alma, el periodista Ricardo F. Colmenero se hace pasar por traficante de hachís y jugador de ajedrez para recoger los restos inmortales del comunista, del voluntario del Vietcong, del directivo del Instituto de Crédito Oficial, del presidiario, de la cobaya de estupefacientes, del primer repudiado por políticamente incorrecto cuando aún no existía lo políticamente incorrecto, del escritor, del filósofo, del abogado, del economista, del astrofísico, del traductor de Newton y Hobbes, del líder espiritual de Calamaro, del enemigo de Maradona.

Ricardo F. Colmenero nació en Ourense en 1977 y se licenció en Periodismo en la Universidad de Navarra. Empezó su carrera como periodista en el Miami Herald. Actualmente escribe reportajes, crónicas y columnas en el diario El Mundo. También colabora en el programa La brújula de Onda Cero, las emisoras Radio Galega, IB3, Radio Marca y la revista GQ. En 2018 ganó el XXXIX Premio Nacional de Periodismo Julio Camba y el XXXV Premio Unicaja de Artículos Periodísticos. Como escritor ha publicado la recopilación de textos autobiográficos Literatura infiel (2019).

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © La Esfera de los Libros. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.