Cualia.es

«Los Campbell» (2014), de José Luis Munuera

Me he traído a Lima el primer álbum de Los Campbell, la comedia de aventura ‘de autor’ que José Luis Munuera guioniza y dibuja para la editorial francesa Dupuis y que en España publica Dibbuks. Lo compré en Barcelona pero decidí degustarlo en el relax del hogar limeño y así poder atesorarlo cerca. En mis regresos a Barna iré comprando el resto (la serie ya va por el quinto volumen).

Tres comentarios solamente respecto a mi lectura, para que no me acusen de franelero con Jota:

1) Si tenéis hijos, regaladle este cómic: me hubiese encantado leer algo así de crío, creo que con eso está todo dicho. Envidio a los que como Munuera aliñaron su infancia en la cultura de la BD: todas las páginas de Los Campbell están llenas de Astérix, de Iznogud, de los Dalton… Es un festival de risas y piratas, con un equilibrio estupendo entre los hilos dramáticos y un humor que tira de espaldas por lo natural, sano y desenfadado en estos tiempos de pedestales portátiles y autocontrol expresivo, voluntario e involuntario. Todo ello sin dejar de ser un cómic familiar, «para lectores de siete a setenta y siete años», que decía el otro…

2) Uno de los detalles que más me hace disfrutar como un enano al leer tebeos, y todavía no sé la razón, consiste en que el autor dibuje un gentío de fondo en el que uno de los personajes mira al lector. En el cine, cuando un extra mira a cámara suele ser por descuido; en cómic, por el contrario, no existe la noción de «descuido actoral»: todo pasa por la mano del artista. Por tanto, cuando un personaje entre la masa mira «a cámara», es porque el dibujante quiere. Y no sé por qué… ¡a mí me encanta! Me encanta la noción de que un personaje de cómic «actúe» mal o se descuide de la «representación»… o rompa la cuarta pared adrede. Es como un guiño al lector, un codazo de complicidad que siempre me causa regocijo y me resulta enormemente sugestivo, como si todavía estuviera descubriendo las diferencias entre la vida real y la que nos gusta, la de mentira, y jugáramos a confundirlas.

3) En la planificación visual de mis guiones nunca suelo plantear al dibujante carreras frontales de los personajes en liza, por temor a que no los plasme con la viveza requerida: casi siempre, por inercia, le propongo una acción (que requiera desplazamiento del personaje) en perfil, tres cuartos o cenital. Por eso me pasmo cuando veo viñetas con un personaje corriendo frontalmente, a la altura de nuestros ojos ¡y viniendo de lejos! como el que esboza Munuera con cuatro detalles, la simple contraposición de piernas y el rastro de piedrecitas en el aire. Pero me pasmo de verdad: miro un dibujo en apariencia tan sencillo y pienso «Joder, ¿pero cómo ha hecho este tío para que al primer golpe de vista yo vea a ese esbirro corriendo un buen tramo si no tengo de él más perspectiva que la frontal y sin una miserable línea cinética que haga de señuelo a los ojos?». Creo que por detalles así admiro a los dibujantes de cómic por encima de cualquier otro arte.

Y ya paro, porque sé que a Munuera no le gustan los elogios y me va a poner verde como lea esto (Tengo la esperanza de que no lo lea).

Ah, bueno, y también me encanta que no salga en todo el tebeo ningún bobo «uauh»…

Sinopsis

Campbell es una verdadera leyenda de la piratería. Pero hace cinco años su mujer fue asesinada y Campbell se retiró del negocio. Ahora cuida de sus dos hijas en paz, lejos de los dolorosos recuerdos del pasado. Pero Carapepino, un cabeza hueca, no piensa ponérselo fácil y, desesperado por ser favorecido por el temible Inferno, hará todo lo posible para dar con él. Este se ve obligado a huir con sus hijas y esconderse en una comunidad de leprosos. Pero el enfrentamiento parece inevitable porque los vínculos entre Campbell e Inferno son más complejos de lo que parecen.

Con el dibujo explosivo de José Luis Munuera, muy dinámico y expresivo, descubrimos una historia que mezcla humor, piratería, aventura y relaciones familiares. Trata de renovar el género gracias a las dos jóvenes heroínas en las que se convierten las hijas de Campbell (Genova, la adolescente y la pequeña y revoltosa Itaca) y que acercan la dimensión humana de la historia al lector. Munuera se inspiró en su propio familia para crear la familia Campbell.

José Luis Munuera (1972, Lorca) se ha convertido, junto con Juanjo Guarnido (Blacksad), en referente indiscutible de cómo un autor español puede triunfar en el mercado francés. Estudió Bellas Artes en Granada y dio el salto directamente a nuestro país vecino a mediados de los noventa. Sus primeros pasos fueron con guiones de Joann Sfar, y no tardaría mucho en iniciar una larga asociación con el prolífico guionista Jean-David Morvan, con el que ha dibujado más de una quincena de álbumes (serie Nävis). Entre sus trabajos más destacados se encuentran cuatro álbumes para la serie Spirou y Fantasio, uno de los iconos más emblemáticos del cómic francobelga. Como curiosidad, mencionar que también dibujó la adaptación al cómic de la película de Dreamworks La ruta hacia El Dorado. El último paso adelante en su carrera ha sido conseguir trabajar en títulos más personales, como El juego de la Luna (con Enrique Bonet, por el que fue seleccionado en el Salón del Cómic de Angouleme) o Fraternity (con Juan Díaz Canales, entre otros guionista de Blacksad) ambos publicados en España por Astiberri. Dibbuks ya le publicó Walter el lobo, una serie realizada enteramente (guión y dibujo) por él, al igual que su nueva serie sobre la familia de piratas Los Campbell del que publicamos en 2018 el quinto y último volumen. En 2015 ha ganado el premio al mejor dibujante en el Festival Internacional de Cine Fantástico de la Costa del Sol. En 2018 publica Zorglub (Dibbuks), en el que narra las aventuras del malvado inventor del universo Spirou.

Copyright del artículo © Hernán Migoya. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Dibbuks. Reservados todos los derechos.

Hernán Migoya

Hernán Migoya

Hernán Migoya es novelista, guionista de cómics, periodista y director de cine. Posee una de las carreras más originales y corrosivas del panorama artístico español. Ha obtenido el Premio al Mejor Guión del Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y su obra ha sido editada en Estados Unidos, Francia y Alemania. Asimismo, ha colaborado con numerosos medios de la prensa española, como "El Mundo", "Rock de Lux", "Primera Línea", etc. Vive autoexiliado en Perú.
(Avatar © David Campos)