Cualia.es

Hombres, letras y guerras

Entre las tantas costumbres que nos identifican, los animales humanos tenemos el simbolismo y la guerra. Emitimos símbolos que se transmiten de boca en boca, se escriben, se tallan, se edifican y se esculpen. Tienden a perdurar. La guerra, a la vez, propende a destruir y aniquilar. Esta extraña y despareja pareja ha llevado a Toni Montesinos a escribir No habrá muerte. Letras del Gulag y el nazismo de Boris Pasternak a Imre Kertèsz (Fórcola, Madrid, 2018, 241 páginas).

El siglo XX, al cual pertenecen los escritores que Montesinos examina, ha sido pródigo en ambos fenómenos. El autor observa, acumulando y exponiendo en disciplinada serie, una especie de patético connubio entre exterminio y supervivencia. Ha habido una hambruna feroz de registrar lo ocurrido, centrando la atenta mirada del lector en el sistema de persecuciones que acompañó a las armas. Las dos grandes revoluciones de la centuria, el nazismo y el comunismo, enfrentadas a muerte en determinado momento de su historia, coincidieron en conductas que parecen copiadas entre sí, obra de una oscura y común genética de la masacre y la mordaza.

El exterminio racial y metódico, los fusilamientos, los campos de trabajos forzados, las cárceles clandestinas, los bombardeos a granel, los mendaces procesos, las torturas, parecieran estimular al silencio. Pero, por el contrario, esta obra vastamente homicida ha suscitado voces y páginas: novelas, diarios, crónicas, libelos, cartas, dramas teatrales, guiones de cine, discursos y, desde luego, volúmenes formales de historia. Nada ha escapado a la apasionada y doliente atención de Montesinos, que es palpable y audible en el anheloso respirar de su escritura.

Útil tanto al inquieto paseante de la lectura como al especialista, sea historiador general o de las literaturas comparadas, este libro es un viaje a través de la más tenebrosa faz de la condición humana en cuyo secreto penetra la luz, ínfima pero implacable, de la vergüenza y la memoria. Signan un siglo que, para muchos de nosotros, fue y será inexorablemente nuestro siglo.

Por momentos, al hilo de estas páginas, cabe que nos preguntemos por qué, en especial, estos regímenes se concentraron en castigar hasta con la muerte a determinados escritores. En nuestros días y en los ámbitos de las democracias liberales, resulta muy difícil la respuesta. Quizá se deba a algo que se ha perdido en nuestra vida política: la fortaleza de las doctrinas. El comunismo y el nazismo fueron densamente doctrinales. Encarnaron la idea y la voz, necesariamente única, de la irresistible Verdad, la Verdad de la Historia y la Verdad de la Raza. La simbolizaron en banderas, escudos, emblemas, cánticos, desfiles, en fin: imágenes, sonidos y letra escrita. Este aplastante simbolismo los condujo a un perpetuo estado de guerra contra los enemigos ostensibles y los ocultos. A menudo, no lo eran pero la guerra, santa en tanto misionera de la Verdad, todo lo absolvió. Y así la condición humana volvió a ser, una vez más, símbolo y exterminio, todo por junto.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista. Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de "La Opinión" y "La Razón" (Buenos Aires), "Cuadernos Noventa" (Barcelona) y "Vuelta" (México, bajo la dirección de Octavio Paz). Dirigió la revista "Cuadernos Hispanoamericanos" entre 1996 y 2007, y entre otros muchos libros, es autor de "La ciudad del tango; tango histórico y sociedad" (1969), "Genio y figura de Victoria Ocampo" (1986), "Por el camino de Proust" (1988), "Puesto fronterizo" (2003), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)
En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por "Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina". (Fotografía publicada por cortesía de "Scherzo")