Cualia.es

Gianni Raimondi, el tenor de la voz de oro

Gianni Raimondi, que siempre será recordado por haber sido el Percy de Maria Callas en las míticas representaciones milanesas de Anna Bolena vista por Visconti, el Alfredo Germont de la primera grabación discográfica de Traviata de Renata Scotto o el Rodolfo pucciniano de Mirella Freni en el bonito filme de Zeffirelli y Karajan, grabó en 1963 un disco donde daba rienda suelta a su potente personalidad tenoril, hecha de sonidos áureos y a la vez férreos, con límpidas y fulminantes escaladas al registro agudo.

Un disco entonces muy difundido y alabado que hoy parece haber desaparecido de los circuitos habituales de adquisición. Por ello, una especie de alternativa que propuso Bongiovanni en su capítulo Il mito dell’opera parece cumplir el propósito de llenarlo, permitiéndonos así de rebote recordar a este atractivo intérprete que todavía en 1993 era capaz de sacar adelante con el esperado vigor varias canciones napolitanas cuando, en compañía de su magnífica colega Magda Olivero, exponía en Barcelona el pregón del Concurso Francisco Viñas de ese año en el que ambos formaban parte del jurado.

La selección de Bongiovanni, que comprende veinte años de su carrera, da cuenta de la evolución del cantante, que pasa de personajes líricos, como el generoso de agudos Arturo de Puritani, el desenfadado Duque de Mantua de Rigoletto o el desdichado Edgardo de Lucia di Lammermoor, a entidades de mayor peso como el aturdido Arrigo de Vespri siciliani o el arrebatado Carlo Moor de Masnadieri.

Si el fraseo del tenor o sus conceptos pueden resultar a menudo algo genéricos o superficiales, la calidad de su dicción, la vitalidad de muchos acentos y el generoso instrumento vocal que pone en juego tanto belleza como fortaleza, compensan seguramente con creces aquellas carencias, en interpretaciones sin truco, pues están todas tomadas del vivo. Y de las que, y esto es un amable pero explícito coscorrón para los editores, no se detallan el origen de las tomas sonoras, aunque sí la fecha de las mismas. Un vacío que, como en otras ocasiones similares, el aficionado de siempre enseguida suplirá, aunque se le debería evitar el esfuerzo.

Disco recomendado: Recital Gianni Raimondi: Arias de I Puritani, Lucia di Lammermoor, Linda di Chamounix, Luisa Miller, L’Africana, Mignon, Rigoletto, Un Ballo in maschera, La Bohème, Tosca, Requiem (Verdi), I Vespri Siciliani, I Masnadieri / Bongiovanni / Ref.: GB 1187-2 (1 CD)

Copyright del artículo © Fernando Fraga. Este artículo se publica en Cualia por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Fernando Fraga

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.
Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista "Scherzo".
Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Crítica de Arte", "Ópera Actual", "Ritmo" y "Revista de Occidente". Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros "Vivir la ópera" (1994), "La ópera" (1995), "Morir para la ópera" (1996) y "Plácido Domingo: historia de una voz" (1996). Es autor de las monografías "Rossini" (1998), "Verdi" (2000), "Simplemente divas" (2014) y "Maria Callas. El adiós a la diva" (2017). En colaboración con Enrique Pérez Adrián escribió "Los mejores discos de ópera" (2001) y "Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD" (2013).