Cualia.es

El violín de Nielsen

El danés Nielsen (1865-1931) es conocido, sobre todo, por sus sinfonías. Menos, por su interesante obra pianística y, de vez en cuando, es llevado a las tablas junto con su ópera Saúl y David.

Sin embargo, su primera querencia musical fue el violín, que le enseñó su padre y luego perfeccionó con un anónimo maestro local. Una de sus primeras labores como compositor fue una sonata para violín y piano, hecha allá por 1880 y que no incorporó a su catálogo. Luego, fueron importantes en su vida creativa tres violinistas que lo estimularon a redactar obras para su instrumento: Henri MarteauThorvald Nielsen (que no era su pariente, cabe aclarar) y Emil Télmanyi.

De tales contactos surgieron un concierto para violín y orquesta, las dos sonatas incluidas en el disco recomendado (que datan de 1895 y 1912) y las piezas de bravura que le siguen.

El lenguaje de Nielsen es prudente, centrado en un trabajo de elegantes armonizaciones y un diálogo en contrapunto entre el violín y el piano. Si bien hereda la gran tradición de la sonata romántica, lo hace diluyendo sus certezas de tonalidad en atmósferas que, a menudo, evocan la delicuescencia del impresionismo francés.

En cuanto a los preludios con variaciones y remoquete de presto que le siguen, son pruebas indiscutibles de la erudición nilseniana en cuanto a escritura volinística virtuosa. Exigen a un intérprete brillante y atrevido y Georgios Demertzis lo es de sobra. De otro modo, el fiasco estaría asegurado, porque en materia de tracas solistas no hay términos medios.

Disco recomendado: Carl A. Nielsen: Sonatas nos. 1 y 2 para violín y piano; Praeludium og Tema med Variationer; Praeludio e Presto / Georgios Demertzis, violín. Maria Asteriadou, piano / BIS / Ref.: BIS 1284 (1 CD) D2

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo se publica en Cualia por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos. 

Blas Matamoro

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista. Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de "La Opinión" y "La Razón" (Buenos Aires), "Cuadernos Noventa" (Barcelona) y "Vuelta" (México, bajo la dirección de Octavio Paz). Dirigió la revista "Cuadernos Hispanoamericanos" entre 1996 y 2007, y entre otros muchos libros, es autor de "La ciudad del tango; tango histórico y sociedad" (1969), "Genio y figura de Victoria Ocampo" (1986), "Por el camino de Proust" (1988), "Puesto fronterizo" (2003), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)
En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por "Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina". (Fotografía publicada por cortesía de "Scherzo")