Cualia.es

«Drome» (1927), de John Martin Leahy

Sin ser tan conocido como H.P. LovecraftRobert E. Howard o Robert BlochJohn Martin Leahy fue un habitual en revistas como Weird Tales durante la década de los 20, escribiendo relatos y también ejerciendo de ilustrador.

Su escrito más conocido quizá sea Bajo la tienda de Amundsen (1928), una breve joya de terror antártico que bien podría haber influido en parte obras posteriores tan fundamentales como En las montañas de la locura (H.P. Lovecraft, 1931) o el relato ¿Quién hay ahí? (John W. Campbell, 1938), este último adaptado al cine en El enigma de otro mundo y posteriormente en La Cosa.

Drome fue publicado en Weird Tales en cinco entregas durante 1927, y reeditado como novela en 1952. En dicha reedición, John Martin Leahy incluía ilustraciones propias y retoques en el texto, como una introducción escrita por el ficticio Darwin Frontenac (protagonista de su novela The Living Death, y citado en Bajo la tienda de Amundsen) y algún añadido con menciones –más bien metidas con calzador– a invenciones contemporáneas como la televisión o la bomba atómica.

La idea de estos retoques, suponemos, era actualizar la novela a los tiempos, a pesar de que la prosa de Leahy resulta prácticamente decimonónica, amén de establecer una conexión entre toda las obras del autor, y es que pocos escritores resisten la tentación de crear un universo propio interconectando sus creaciones.

Drome se une a la larga tradición de novela aventurera con las entrañas de la tierra como escenario, subgénero donde autores como Julio VerneEdgar Allan Poe o Edgar Rice Burroughs, entre una innumerable lista de escritores, han dejado volar su imaginación al máximo para crear obras memorables.

También hay que recordar que, en los tiempos en los que se escribió la novela, las locas teorías sobre la llamada Tierra Hueca estaban muy de moda, en especial por las actividades pseudo-científicas de organizaciones como la Sociedad Teosófica o la Sociedad Thule.

Todos estos mitos románticos y fantasiosos sobre Agartha, civilizaciones prehistóricas, mundos y razas subterráneas, curiosamente, están volviendo a ponerse de moda en la actualidad, en especial entre los aficionados a la «conspiranoia», ocupando casi la totalidad de que solían ser en otros tiempos revistas o canales de televisión dedicados a la ciencia o la Historia. Y es que, en momentos de crisis y de hastío respecto al mundo real, nada como soñar con otras realidades y misterios.

Hay que aclarar que Drome no es la mejor de las novelas sobre el «intramundo». Leahy era un escritor que sabía manejar lo enigmático, el suspense y la sugerencia, algo perfecto para crear relatos, pero insuficiente para el desarrollo de una novela completa.

Su estilo resulta algo repetitivo, lastrado por la inclusión excesiva de citas cultas y científicas algo discutibles –rara es la página en la que no se nombra a Dante–, y el desenlace de la novela se antoja atropellado, condensando en poco más de diez páginas lo que uno intuye que debería de haber sido gran parte del relato en los planes iniciales de Leahy.

La historia, en todo caso, tiene el suficiente encanto como para ser saboreada por el lector soñador. Narra el viaje de dos aventureros al interior de una interminable gruta semioculta por los glaciares del monte Rainier, cercano a Seattle, siguiendo la pista de lo que algunos testigos describen como «un ángel acompañado de un demonio».

En su periplo, descubrirán el mundo interior llamado Drome, donde hallarán peligros y maravillas que incluyen monos-murciélago, laberintos, abismos letales, bosques imposibles, felinos-serpiente, nubes de gases de fosforescentes y una antigua civilización matriarcal de tintes helénicos.

Drome no es una gran novela, pero sí una obra recomendable para completistas del pulp y militantes del escapismo.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario" (2018), "El universo de Howard Hawks" (2018), "La diligencia. El libro del 80 aniversario" (2019), "Con la muerte en los talones. El libro del 60 aniversario" (2019) y "Alien. El 8º pasajero. El libro del 40 aniversario" (2019).