Cualia.es

«Dead, She Said», de Steve Niles y Bernie Wrightson

El dibujante Bernie Wrightson y el guionista Steve Niles son dos profesionales del cómic de terror que estaban destinados a encontrarse. Dead, She Said (2008) es un pequeño divertimento que no se toma muy en serio a sí mismo, con mucho humor macabro y algún que otro horror exquisito fruto del genial dibujante.

El panorama del terror en viñetas actual no está muy alejado del horror cinematográfico. Las adaptaciones de franquicias pertenecientes al cine y el videojuego ocupan un lugar importante en las secciones dedicadas a este género, al igual que las continuaciones de cómics de éxito, entre los que destacó. hace un tiempo, 30 días de noche (2002), aquel gran bombazo de Steve Niles que luego generó toda una saga comiquera y más de una película.

Niles comenzó su carrera colaborando con otros profesionales del terror multimedia como Clive Barker y Todd McFarlane, y desde entonces se ha movido como pez en el agua dentro de este género, ya sea en el terror puro y duro –El clavoGigante…– como inventando historias paranormales para franquicias como Batman –Condado de Gotham–, aunque siempre mostrando un tipo de sentido del humor cafre y característico.

Pese a su olfato comercial y su sagaz conocimiento de los trucos que funcionan, Steve Niles todavía está por escribir una historia realmente original y brillante. El desarrollo de sus obras suele ser algo torpe, y sus triunfos se basan más en las llamativas ocurrencias y momentos impactantes con las que el autor salpica sus cómics que en la buena narración.

Así sucede en este Dead, She Said, un cuento detectivesco de terror que comienza de manera más o menos seria y que pronto se pierde en una sucesión atropellada de chistes gore y buenas propuestas perturbadoras pero hiladas con brusquedad. Dead, She Said remite claramente al clásico mil veces versionado Con las horas contadas (1950), una joyita del cine negro en la que un tipo debe investigar, antes de morir, quién le ha envenenado. En esta versión, el protagonista es un detective que se despierta tras haber muerto y convertido en un zombi progresivamente putrefacto, una idea que ya fue explotada con éxito en un pequeño clásico de la serie B titulado Estamos muertos…¿o qué? (1988).

Con la aparición de un científico loco y unos insectos malvados, lo que en principio parecía que iba a ser una historia de investigación termina por esfumarse y se transforma en una mera exhibición del extraordinario talento del veterano dibujante Bernie Wrightson, nombre habitual en los clásicos terroríficos de las editoriales Warren y DC, y autor de las más veneradas ilustraciones para el Frankenstein de Mary Shelley.

Dead, She Said se complementa con unos extras tan o más jugosos que el propio cómic principal: una galería de ilustraciones y bocetos de Wrightson que incluye portadas, una colección de monstruos y una pequeña historieta en blanco y negro titulada ¡Qué maja es!, una joyita en la mejor tradición de Creepy, mejor que el propio Dead, She Said tanto en argumento como en ejecución. Y es que, comparando ambos cómics, el lector llega a la conclusión de que el color de Grant Goleash resulta totalmente superfluo en Dead, She Said.

Copyright del texto © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Planeta DeAgostini Comics. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Vicente Díaz

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, ha desarrollado su carrera profesional como periodista y crítico de cine en distintos medios. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic y la cultura pop. Es coautor de los libros "2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario", "La diligencia. El libro del 80 aniversario" y "El universo de Howard Hawks".