Cualia.es

Crítica: «Vengadores: La Era de Ultrón» (Joss Whedon, 2015)

No, no se confundan. Esta no es sólo la secuela de un gran éxito. Tampoco es sólo un blockbuster de colores brillantes y acción explosiva. Es algo más. Sin dejar que la expectativa al otro lado de la pantalla le ponga nervioso, Joss Whedon ha vuelto a superar las previsiones, regalándonos una espléndida aventura, que además de acción tiene alma.

Vengadores: La Era de Ultrón reitera los méritos de su predecesora, y los envuelve nuevamente en papel de regalo, sin otro cambio de orientación que esas pinceladas emocionales que otorgan aún más profundidad a sus protagonistas. Precisamente por ello, al margen del soberbio repertorio de efectos en las secuencias de persecución o combate, lo que más satisface al espectador medio es el modo en que Whedon se detiene en la personalidad de los héroes: el carisma mercurial de Tony Stark (Robert Downey Jr.), la entrañable relación entre Bruce Banner (Mark Ruffalo) y la Viuda Negra (Scarlett Johansson) o la vida familiar de Ojo de Halcón (Jeremy Renner). ¿Alguien dijo ternura? ¿Vulnerabilidad? Bueno, esa es otra de las bazas del director, empeñado en que un tono cordial y cercano aflore en cada fotograma. De ahí la simpatía que despiertan las anacrónicas reacciones de Thor (Chris Hemsworth) o el Capitán América (Chris Evans), que continúan siendo dos peces fuera del agua pese a su evidente importancia en el supergrupo.

El contraste entre esos momentos de intimidad y la épica más grandilocuente es lo que produce este efecto tan agradable y tan sugestivo en la película. Añadamos al conjunto un villano impecable, Ultrón, animado con sofisticación y substancia por James Spader, y dos nuevos y ambiguos mutantes, Pietro Maximoff / Quicksilver (Aaron Taylor-Johnson) y Wanda Maximoff / La Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen), y nos resultará más fácil definir el tipo de espectáculo al que se nos invita.

En cierto modo, Ultrón es la enésima versión de la rebelión de las máquinas, perfilada con ciertos apuntes de parodia, que además Spader sabe aprovechar al máximo. Su génesis en el laboratorio de Stark y su elaborado plan para derrotar a los Vengadores se transforman en la disculpa ideal para poner en marcha esa trepidante montaña rusa en la que todos deseamos subir.

Como de costumbre, Whedon aprovecha hasta en los más mínimos detalles un guión muy bien escrito, repleto de diálogos chispeantes y réplicas ingeniosas (con más de un guiño cinéfilo y literario).

Entre los secundarios, hay mucho donde elegir: Andy Serkis, Julie DelpyThomas KretschmannPaul BettanySamuel L. JacksonIdris Elba… cada uno de ellos concentrado en sus planos y dispuesto a que recordemos que también pasaba por delante de la cámara.

La intriga que mueve la acción ‒y que no adelantaré al lector‒ tiene la musculatura suficiente como para que el interés no decaiga en ningún momento. Ligera y fluida pese a su escala y sus ambiciones, Vengadores: La Era de Ultrón es la prueba de que el escapismo hollywoodense merece muchísimo respeto.

Sinopsis

Con S.H.I.E.L.D. destruido y los vengadores necesitados de un descanso de atender las amenazas globales, el inventor Tony Stark crea a Ultrón: una inteligencia artificial autoconsciente e inteligente que vigila y soluciona los peligros del mundo gracias a la tecnología de Stark Industries. Sin embargo las cosas rápidamente se complican cuando Ultrón descubre que los humanos son la mayor amenaza, y decide erradicarlos de la tierra.

Datos curiosos

Hulk ha mejorado su vestuario con la incorporación de unos pantalones elásticos que lleva debajo de la ropa. No volverá a pasar apuros por quedarse medio desnudo cuando destroza la ropa en sus estallidos. Ahora, cada vez que Hulk estalle, los pantalones, hechos de un tejido técnico de microfibra, se estirarán con él.

Gracias a la avanzada tecnología de Tony Stark, Ojo de Halcón también ha modernizado su armamento. Ahora tiene tantas puntas de flecha como objetivos. Algunas de las armas se explican en la película y en otros casos, el público disfrutará viendo sus increíbles efectos en la pantalla. El carcaj de Ojo de Halcón también ha cambiado. Ahora está más automatizado y se carga más rápido, además de albergar nueve flechas.

El arco de Ojo de Halcón también se ha renovado y ha pasado del clásico color negro al granate. Otras prestaciones del arco incluyen un dispositivo de avistamiento de infrarrojos y otro de avistamiento sonoro.

El escudo del Capitán América también incorpora un cambio muy interesante. Ahora tiene capacidad para volver a manos de su dueño, como ocurre en los trajes de Iron Man. En vez de tener dos asas en la parte de atrás, el escudo tiene ahora un elemento magnético que se sujeta al guante del Capitán.

Cortesía de Tony Stark, la Viuda Negra presume en esta película de nuevas barras de combate basadas en los palillos de eskrima (la eskrima es un arte marcial filipino, con influencia del esgrima español del siglo XIX). Pero los dos palillos de la Viuda Negra están cargados de la misma forma que sus aguijones, así que cuando pincha, no sólo le da un puyazo a su rival, también le propina una enorme sacudida eléctrica.

En esta película, el diseñador de producción Charles Wood y su equipo construyeron un set enorme de la Torre de los Vengadores, el mayor plató que se ha construido para una película de Marvel. Gran parte de la película discurre en los numerosos niveles de la Torre. Una gran superficie de cristal deja ver una panorámica de Nueva York y también se ve un hangar para el Quinjet. Los múltiples entornos están todos conectados, y pueden moverse de abajo a arriba y viceversa.

La Torre de los Vengadores está diseñada para servir a la historia de múltiples formas. En la película, la Torre, diseñada y construida por Tony Stark, es un lugar de reunión para Los Vengadores, un sitio para elaborar planes, hacer negocios, relajarse o estudiar. Hay una sala de estar, tres zonas de laboratorio, además de una sala de máquinas, un gimnasio, una zona de relax y un vestuario. La Torre también se diseñó para que Tony Stark tuviera todo lo que necesita en su trabajo y sus investigaciones.

Los nuevos personajes del cómic de Marvel que se incorporan al Universo Cinematográfico de Marvel son Wanda (la Bruja Escarlata) y Pietro Maximoff (Quicksilver). Tienen poderes que todavía no se han visto en la pantalla. Pietro es tan veloz como el rayo y Wanda tiene el poder de la telequinesis. Puede disparar neuronas al cerebro de la gente utilizando sus poderes por control remoto y de esa forma manipular sus mentes.

Otro nuevo personaje del equipo de Los Vengadores es Visión, interpretado por Paul Bettany, que ya había puesto voz a Jarvis en las películas de Iron Man. Es una forma de vida artificial con un aspecto totalmente diferente. Los poderes de Visión son espectaculares y representa una nueva era en los poderes del equipo de Los Vengadores.

El Hulkbuster es una pieza icónica de la tecnología de Iron Man. Se trata de un supertraje diseñado para combatir a Hulk. Tony Stark y Bruce Banner desarrollaron la Armadura del Hulkbuster después de haber estudiado los movimientos físicos y la fuerza de Hulk. Su objetivo era contenerle y minimizar los daños que causan sus arrebatos de ira. Un satélite de órbita baja está siempre alrededor de Banner y en un momento dado, Tony Stark puede desplegar la armadura Hulkbuster, entrar en ella y detener a Hulk en seco, al menos en teoría.

Esta vez, el Quinjet que se ha rediseñado tiene un aspecto más militarista. Ahora, los pilotos tienen una buena visión de lo que ocurre alrededor mientras vuelan. El diseño de la cubierta se basó en una cabina de un helicóptero con cristal delante y debajo. De esta forma, cuando el Quinjet vuele por el espacio aéreo de la ciudad, el público experimentará una sensación vertiginosa de velocidad. El interior es más funcional, y el espacio es más minimalista ya que se han eliminado los acabados lujosos y los elementos acolchados para conseguir un aspecto más vanguardista.

En Vengadores. La era de Ultrón de Marvel se utilizaron localizaciones reales de todo el mundo para anclar la historia a la realidad y recalcar la idea de que Los Vengadores son un equipo que combate amenazas a escala global. De Inglaterra a Sudáfrica, Italia y Corea del Sur, el rodaje tuvo lugar en ambientes reales que añaden profundidad y complejidad al aspecto de la película terminada.

El rodaje coreano fue muy importante para la actriz coreana Claudia Kim que creció en Seúl e interpreta a la doctora Helen Cho en la película. Estaba muy orgullosa de que algunas escenas de Vengadores. La era de Ultrón se rodaran en Corea.

Una característica especial del rodaje en Seúl fue el uso de drones y coches por control remoto para colocar cámaras en lugares a los que nunca hubieran podido llegar operadores o helicópteros. La producción se hizo con los servicios profesionales de los hermanos Menstru Pa, Campeón Nacional de Corea en aviones no tripulados, y Pak Min Keu, que es Campeón Nacional de Corea en carreras de coches por control remoto.

Vestir a los Superhéroes para una escena fundamental de la fiesta recayó en la veterana diseñadora de vestuario Alexandra Byrne. Como es la primera vez que se ve a Thor con ropa de fiesta, Byrne trabajó con Chris Hemsworth para encontrar una buena combinación de vaqueros, chaqueta y camisa que no pareciera un disfraz. Vestir a Tony Stark fue más fácil, sobre todo porque Robert Downey Jr. quería un look muy sofisticado. Así que recurrieron a los famosos sastres londinenses de Savile Row para hacerle un traje a medida. Después de cinco pruebas, Tony Stark tenía un aspecto de lo más elegante.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Marvel Studios. Cortesía de Walt Disney Studios Motion Picture Spain. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como "Cuadernos Hispanoamericanos", "Album Letras-Artes" y "Scherzo".
Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).
Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos. Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.